Check the new version here

Popular channels

Una ciudad con la idea fija

En San Miguel de Tucumán cuentan las horas que quedan antes del clásico de este sábado a las 19. Calculan que más de 20.000 personas asistirán al partido en La Ciudadela.







“¿Adónde va?”, pregunta el taxista, mirando como siempre por el retrovisor. “A la cancha de San Martín”. Sin preguntar mucho, el hombre se despacha. “No gaste plata, chango. Van a perder seguro”, bromea el “decano” confeso. En Tucumán, basta salir a la calle para sentir la ansiedad de los hinchas, la cuenta regresiva para jugar el clásico entre Atlético y San Martín, este sábado a las 19. En el centro de la ciudad, los vendedores ambulantes despachan su mercadería con las camisetas puestas y se prometen goleadas de vereda a vereda. Por la peatonal Muñecas, circula un grupo de chicas, con una caja de zapatos forrada de rojo y blanco, recaudando dinero para comprar cotillón. Hoy comenzó en el barrio de la Ciudadela la venta de entradas. Será sólo para el público local, de acuerdo a la disposición de AFA.

En los clubes, la ansiedad no puede ser mayor. El partido se iba a jugar el sábado 30, pero fue postergado una semana por la muerte del ex presidente Néstor Kirchner. En el medio, los técnicos de Atlético, Enrique Hrabina, y de San Martín, Carlos Roldán, dieron unos días de vacaciones a sus planteles. En la práctica del jueves, más de 1.500 hinchas de Atlético fueron al Monumental a darle su apoyo al equipo, luego de un “banderazo” en las cercanías del estadio. “Que de la mano, de Don Hrabina, todos la vuelta vamos a dar”, cantaron y se ilusionaron. Los “cirujas”, en tanto, tenían prevista una convocatoria similar para hoy. Y, de forma sostenida, estaban agotando las entradas para meter presión en su cancha.

En lo futbolístico, Atlético y San Martín llegan con una realidad muy diferente. El equipo de “Quique” está en la punta de la B Nacional, con una unidad más que el escolta Instituto de Córdoba; además, es el equipo más efectivo, con 19 goles a favor. La clave de su juego está en Cristian Chávez. El ex San Lorenzo es el conductor indiscutido y goleador del equipo. Otro punto a favor: el juego aéreo y el manejo de las pelotas paradas.

En la vereda de enfrente, San Martín está en zona de promoción, a sólo dos puntos del último y con un grave problema: convierte poco. En lo que va del torneo -12 fechas-, anotó en seis oportunidades y está entre los equipos menos efectivos, junto a Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Chacarita. En los puntos a favor tiene a Juan Casado, el enganche, que está pasando por un buen momento. Hace algunas semanas, a raíz de los malos resultados, estuvo en duda la continuidad de Roldán, pero finalmente la gerenciadora del club decidió darle su apoyo. Si pierde ante el Decano, la salida sería casi un hecho.

Claro que nada de eso cuenta. La historia de los clásicos tucumanos está repleta de capítulos en los que Atlético marchaba bien y San Martín le arruinó la fiesta y viceversa. Decidido a jugar sus últimos cartuchos, Roldán prometió después del último partido -y derrota- antes del clásico. “Vamos a ganar y ése será el despegue”, dijo. “Dos a cero vamos a ganar. Me imagino que nos van a esperar y contragolpear”, agregó luego para calentar aún más la previa. Hrabina fue más moderado y no arriesgó un pronóstico.

Los hinchas de San Martín ya están agotando las entradas, preparando el cotillón y con ganas de salir de la mala racha ante el rival de siempre. En la Ciudadela, se calcula que habrá más de 20 mil personas. Buscando mantener la punta, los de Atlético deberán conformarse con verlo desde casa, asado o empanadas mediante, o en su estadio, donde se instalarán pantallas para verlo. Una vez más, cirujas y decanos están frente a frente. La ciudad se paraliza. Mientras el taxista está seguro de que los tres puntos viajarán para afuera de La Ciudadela.
0
0
0
0
0No comments yet