Check the new version here

Popular channels

Acelerá tu PC Lince!!





Comentarios provocando Forobardo, serán eliminados y bloqueados
Comentarios con imagenes y gifs porno, serán eliminados y bloqueados
Comentarios spoiler, serán eliminados y bloqueados
Comentarios discriminativos, serán eliminados



Si necesitas algo, mandame un Mensaje Personal. Soy muy Activo.

Si te gustan mi aportes, podes Seguirme y ver mis actualizaciones @sarita1231

Comentá constructivamente


Bueno como todos sabrán para tener un ordenador "rápido" antes que nada debemos tenerlo en buen estado.

¿Cómo en Buen Estado?

Sencillo... Cuando hablamos de buen estado nos referimos a una limpieza, pero no una limpieza como por ejemplo borrar programas, sino a una limpieza física y verdadera.

He aquí en esta parte del post les dejaré unos tips, para evitar que el polvo ingrese a su PC, obteniendo de esta forma que las Limpiezas "Duren Más".


Comencemos...





¿Alguna vez cuando han abierto su PC se han encontrado con una escena parecida a esta?




Nada bonito, verdad? Ok, quizás es una exageración, pero Hoy, veremos algunos simples tips para mantener nuestra PC limpia, o al menos, algunos tips para limpiarla regularmente para que no llegue a esos extremos.

Mantener el gabinete o torre alejado del piso



Traten de mantener el gabinete elevado, no en el piso. No necesariamente en el escritorio, por supuesto, pero con algo de elevación para que no esté directamente en el piso. Es en el piso donde encontrarán la mayor cantidad de polvo, así que, con ventiladores jalando constantemente aire dentro de nuestro case, no es buena idea ponerlo tan cerca hacia donde encontraremos más polvo. Esto pueden llevarlo incluso más allá, y colocar algún pequeño closet, o cualquier mueble con puerta, extender los cables, y mantener nuestra PC en un ambiente más cerrado.

Cubrir agujeros en nuestra PC no usados



No me refiero a los agujeros de ventilación, pero si recientemente instalaron o sacaron un dispositivo de nuestra PC (una tarjeta de video, de red, de sonido) y han dejado el agujero sin cubrir, asegúrense de cubrirlo con algo. Este agujero ayudará a que el polvo se acumule más rápidamente, así que mejor cubrirlo con lo que sea. Al ser un agujero que usualmente está cubierto, no afectará en el flujo de aire.


Bueno, ahora pasaré a darle diez tips sobre como acelerar su pc sin limpiar nada físicamente.

Sigamos...



Elimina las claves superfluas

Cada vez que instalamos o desinstalamos un programa, el Registro de Windows añade información que, a la larga, puede provocar incongruencias que acaban yendo en detrimento de la estabilidad y fluidez del sistema. Sin ir más lejos, pese a que hayamos eliminado un programa de nuestro ordenador, este puede haber dejado un rastro con las preferencias de uso u otros parámetros técnicos.
Una de las opciones más cómodas y efectivas consiste en recurrir a software externo de optimización y desfragmentación del Registro, como TuneUp Utilities (www.tuneup.es) o CCleaner (www.piriform.com/ccleaner), pero con ciertos conocimientos avanzados podemos hacerlo también de forma manual.
Para ello, en la casilla de búsqueda del menú Inicio lanzaremos el comando regedit y se abrirá el Registro de Windows. Como cualquier operación de este tipo puede ser realmente delicada si no sabemos lo que hacemos, lo primero será hacer una copia del Registro, entrando en Archivo/Exportar e indicando un nombre para el backup que generaremos. En Intervalo de exploración marcaremos Todo y ya podemos guardar. Para restaurarlo, bastará con hacer doble clic sobre el archivo .reg que obtengamos.




Ahora que ya tenemos todo a salvo, vamos a repasar qué hay en cada rama. La primera, HKEY_CLASSES_ROOT, contiene todas las asociaciones de ficheros establecidas (por ejemplo, que un documento .doc se abra con Word), aunque en realidad todo lo que vemos son accesos directos a la ruta HKEY_LOCAL_MACHINESSoftwareClasses. Precisamente, en HKEY_CURRENT_USERSoftware es donde las aplicaciones crean sus entradas, con lo que si detectamos alguna de algún software que ya hayamos desinstalado, podemos borrarla sin problemas.
En HKEY_CURRENT_USER veremos la información de configuración del sistema y el software del usuario con el que hemos iniciado sesión, con lo que modifiquemos solo nos afectará a nosotros. Desde aquí, podemos personalizar lo que se muestra en el Panel de control, los directorios de instalación, la configuración de red, etc.
Por su parte, HKEY_LOCAL_MACHINE se centra en lo que afecta al hardware y las controladoras del PC, mientras que HKEY_CURRENT_CONFIG es una rama dinámica, en la que se van creando entradas al vuelo, según las aplicaciones que estemos ejecutando en ese momento y los servicios de Windows que estén en uso.



Acelera el arranque del equipo

Para ganar unos valiosos segundos cada vez que encendamos nuestro ordenador tenemos varias opciones. La primera está disponible desde el Registro, dentro de la categoría HKEY_LOCAL_MACHINESoftwareMicrosoft. Desde ahí podremos consultar todos los servicios que se inician automáticamente nada más arrancar el sistema operativo. Haciendo clic con el botón derecho, eliminaremos los que no queramos mantener.



La otra es más segura e intuitiva, y se accede a ella desde la utilidad msconfig (podemos buscarla y ejecutarla desde el menú Inicio). Una vez se abra la ventana principal de esta utilidad, en la pestaña Inicio de Windows se mostrará un listado con todas las aplicaciones que se ejecutan al arrancar el sistema, y simplemente marcando o desmarcando las que nos interesen completaremos la operación (totalmente reversible, por otra parte).
Por último, también podemos descargar una utilidad gratuita, AutoRuns para Windows, desde la web de la propia Microsoft, más completa que msconfig y con opciones que van más allá de los programas de inicio, abarcando otros componentes.




Todo por un apagado más rápido

Además de acelerar el arranque, en nuestras manos está la posibilidad de hacer que el apagado del sistema sea más veloz. En concreto, cuando vamos a cerrar Windows se envía una señal a todos los procesos y aplicaciones en ejecución para que se detengan, y como medida de prevención hay un tiempo establecido en la que el sistema espera a obtener respuesta (de hecho, cuando no se establece tal comunicación es cuando aparece el molesto aviso de forzar el cierre o seguir esperando).



Desde el Registro podemos modificar este plazo de tiempo e indicar que, en caso de demora, se detenga todo automáticamente y se apague o reinicie el sistema, aunque corremos el riesgo de perder información si no hemos guardado los documentos que tuviésemos abiertos. En concreto, crearemos dentro de la rama HKEY_CURRENT_USERControl PanelDesktop una entrada de tipo Valor de cadena (desde la barra de menú Edición/Nuevo ) con el nombre WaitToKillAppTimeout. Hacemos clic derecho sobre ella y, en Información del valor , introduciremos una cifra en milisegundos, con lo que si, por ejemplo, solo queremos esperar un máximo de 5 segundos, escribiremos 5.000.



Gestiona tu fichero de paginación

La memoria virtual de Windows se utiliza para almacenar de forma temporal los datos de los programas y los procesos que estén en uso y que requieran de espacio adicional en la memoria principal. Para gestionarla, se crea un archivo de paginación en el disco duro, con lo que el acceso acaba siendo algo más lento (a menos que contemos con un disco de estado sólido SSD). Con las configuraciones actuales, en las que lo más habitual es disponer de más de 4 Gbytes de memoria, podemos hacer que todos estos datos se ejecuten directamente siempre en ella y así ganar algo de rendimiento.



Para cambiar este parámetro nos dirigimos al Registro y buscamos la entrada HKEY_LOCAL_MACHINESYSTEMCurrentControlSetControlSession ManagerMemory Management. Ahí, hacemos doble clic sobre DisablePagingExecutive y cambiaremos la Información del valor de 0 a 1. Tras reiniciar el sistema, los cambios quedarán aplicados y habremos optimizado el fichero de paginación.



Desactiva procesos en segundo plano

Cuando nuestro equipo está en funcionamiento, multitud de procesos corren en segundo plano. Unos son propios del sistema operativo y otros dependen de los programas que tengamos abiertos en ese momento, pero también puede darse el caso de que, una vez cerrados, dejen algún rastro operativo.
Pulsando la combinación de teclas Ctrl + Alt + Suprimir accederemos al Administrador de Tareas, y, en Procesos, podremos verlos todos y la cantidad de RAM y CPU que consumen. Si alguno se ha vuelto inestable (lo sabremos por un excesivo uso de recursos) puedes cerrarlo al hacer clic en Finalizar proceso. No obstante, puede que si ha habido algún error, Windows sea incapaz de detenerlos.




En ese caso, deberemos recurrir a Símbolo del sistema, invocándolo desde el cuadro de búsqueda de menú Inicio. Una vez en él, para listar los procesos abiertos teclearemos el comando tasklist y detendremos el que nos interese escribiendo la línea taskkill/PID «número de PID» /F (aquí irá la cifra que le corresponda sin comillas). Por ejemplo, si queremos cerrar el Explorador de Windows porque ha dejado de funcionar, que en la ilustración tiene el número PID 1844 , introduciremos taskkill/PID 1844 /F.



Detén los servicios prescindibles

Los servicios del sistema son procesos y pequeños programas que Windows carga de forma predeterminada para facilitar la mayoría de operaciones habituales con un ordenador. Algunos de ellos resultan imprescindibles para el buen funcionamiento del equipo, pero otros puede que no interesen a todos los tipos de usuario (por ejemplo, las necesidades de un usuario doméstico no son las mismas que las de un profesional o una pyme, sin ir más lejos). Así, aunque se ejecuten en segundo plano y de forma transparente, en su conjunto acaparan una porción de recursos que podemos liberar fácilmente si sabemos bien lo que estamos haciendo.
Para acceder a su gestión, en el cuadro de búsqueda del menú Inicio tecleamos la orden services.msc y se abrirá una ventana con todos los existentes. Para eliminar uno de estos servicios, haremos doble clic sobre él y pulsaremos sobre Pausar o Detener. Presta especial atención a la descripción de cada uno de ellos, ya que aunque pensemos que podemos prescindir de él a la ligera, puede que esté conectado a otro servicio que requiere de su funcionamiento previo.




En la casilla Tipo de inicio también es posible deshabilitarlo para que no vuelva a arrancar cuando volvamos a encender el ordenador la próxima vez. Por lo general, los que podemos desactivar de forma segura y sin riesgos son los siguientes: Acceso a dispositivos de interfaz humana, Control parental (si no lo precisamos, claro está) y Servicio de entrada de Tablet PC (en caso de no disponer de pantalla táctil).
Lo mejor es echar un vistazo y decidir en función de nuestras necesidades, pero hay otros como Llamada a Procedimiento Remoto que resultan imprescindibles para el buen funcionamiento del Centro de Seguridad o la Cola de impresión, entre otros. También recomendamos activar el servicio Superfetch, que mantiene y mejora el rendimiento del sistema a lo largo del tiempo. En cualquier caso, la manipulación debe llevarse a cabo con cuidado.




Saca partido a ReadyBoost]

Con la llegada de Windows Vista se introdujo una tecnología pensada para aprovechar las memorias Flash USB como complemento de nuestro propio hardware, conocida como ReadyBoost. Con ella, podemos utilizar el espacio libre de un pendrive para liberar al sistema de gestionar la memoria de intercambio o swap. Una vez introduzcamos la llave USB en el puerto de nuestro ordenador (con un mínimo de 256 Mbytes libres y con interfaz al menos de tipo 2.0), en la ventana de reproducción automática podremos escoger la opción Aumentar la velocidad del sistema con Windows ReadyBoost, y desde ahí configuraremos su funcionamiento.



En Espacio reservado para la velocidad del sistema es recomendable marcar al menos 1 Gbyte para beneficiarnos de todas las bondades de esta tecnología (teniendo en cuenta, eso sí, que tal espacio quedará bloqueado y no estará disponible para el almacenamiento de archivos al uso). De todas formas, el propio Windows nos indicará el mínimo de cantidad que mejor se ajustará a nuestras necesidades (en el ejemplo de la ilustración, se nos aconseja reservar 1.708 Mbytes).
Si tenemos algún problema para activar ReadyBoost, antes deberemos iniciar el servicio Superfetch desde services.msc (como hemos visto previamente).




Pon a tu gusto el acabado visual

El aspecto de Windows 7 es verdaderamente atractivo y está muy conseguido, con más transparencias y sombras que nunca. Pero estos alardes gráficos también repercuten en el consumo de recursos, y si nuestra máquina no es de las más avanzadas, desactivando determinadas opciones de la apariencia podemos conseguir un plus de rendimiento.



Por una parte, podemos desactivar los temas de Aero haciendo clic con el botón derecho en un área vacía del escritorio y entrando en Personalizar. En Cambiar los efectos visuales y los sonidos del equipo, basta con escoger cualquiera de los temas Windows 7 Basic o Windows Clásico. Por otra parte, también podemos prescindir de los efectos visuales para dotar a nuestro ordenador de mayor fluidez. En Equipo, pulsamos con el botón derecho del ratón, entramos en Propiedades y seleccionamos Configuración avanzada del sistema. En Opciones avanzadas/Rendimiento/Configuración, nos situamos en la pestaña Efectos visuales y marcamos Ajustar para obtener el mejor rendimiento. Así, nos libraremos de sombras y animaciones, entre otras características.



Elimina las fuentes que no vas a utilizar

Windows incluye de serie muchas tipografías distintas, pero cuantas más tengamos, más tardará el sistema en cargarlas todas. Por eso, eliminar las que no utilicemos es siempre un buen consejo, sobre todo aquellas de alfabetos distintos al nuestro que rara vez nos serán útiles.



Para acceder a ellas, nos dirigimos al menú Inicio, y desde ahí buscamos Ver fuentes instaladas. Para asegurarnos de que no perdemos nada lo mejor es copiarlas antes de eliminarlas por completo, y así siempre podremos restaurarlas en caso de que las necesitemos. Tras seleccionar las que pensemos borrar, hacemos clic derecho y las copiamos, para acto seguido pegarlas en una carpeta cualquiera y ponerlas a buen recaudo.



Prescinde del servicio de indexado

La búsqueda integrada en Windows 7 funciona de una forma impecable y suele ser muy útil para encontrar lo que deseemos en un momento dado y con rapidez, pero el indexado está funcionando constantemente y provoca una disminución general de la velocidad con la que trabaja el ordenador.



Afortunadamente, es posible detener el servicio de indización cuando lo deseemos si preferimos ahorrar los recursos de CPU y memoria que acapara. Solo tenemos que pulsar el botón derecho del ratón sobre Equipo y acceder a Administrar. En la barra de la izquierda, seleccionamos Servicios y Aplicaciones/Servicios y buscamos el campo Windows Search. Tras hacer doble clic sobre él, en la pestaña General marcaremos Tipo de inicio como Deshabilitado. Tras aplicar y aceptar los cambios, quedará detenido y podremos volver a activarlo sin problemas en cualquier momento si lo deseamos.



Bueno, ahora pasaré a guiarlos a como limpiar la pc a fondo

Sigamos...





Introducción

La limpieza de un ordenador es una tarea que hay que realizar periódicamente, mucha gente piensa que un ordenador no necesita ningún mantenimiento, simplemente enchufar todo el cableado, encender el PC y listo. Pues no, hay que tener un mantenimiento mínimo, al igual que en un coche se cambia el aceite, las correas o los filtros, un PC también necesita sus cuidados y limpieza.

¿Qué problemas puede ocasionar no limpiar el PC?.

La respuesta es todos, así de simple. Un ordenador sucio se va a calentar bastante, lo cual provocará apagados aleatorios o reinicios esporádicos, incluso dañar muy seriamente componentes como el procesador o la tarjeta gráfica debido al exceso de temperatura causada por la suciedad.

Vamos a ver algunos ejemplos de ordenadores sucios





Poco hay que comentar la verdad, o bien el dueño es un autentico guarro o bien desconoce el significado de las palabras “limpieza de ordenador”. Como veis la capa de polvo es tremenda y ese sistema tiene problemas de temperatura muy graves. ¿De verdad queréis tener vuestro PC así?.

Más de lo mismo, fijaros en el disipador, de esa forma el aire que puede aspirar el ventilador es muy escaso y por consiguiente se elevara la temperatura del procesador. Igualmente las rejillas de la caja y el ventilador trasera están que dan asco.

Hay que poner remedio a esto, y eso es lo que vamos a hacer a partir de ahora.


MATERIALES NECESARIOS.

Vamos a ver que herramientas y materiales vamos a usar, tranquilos que el coste de limpiar un ordenador es bastante económico, eso si el tiempo que vamos a emplear no tiene precio y ya adelanto que es bastante.

Como veis salvo al pasta térmica, que muchos también tendrán en casa, todo lo demás son cosas que solemos tener en todos los hogares. Aunque en la imagen se ven distintos tipos y tamaños de brochas, yo básicamente uso la más pequeña para los componentes delicados como la placa base y tarjeta gráfica, y la grande para caja. Dos destornilladores, uno de punta de estrella y otro de punta plana y finalmente una jeringa de pasta térmica. También aparece un atornillador eléctrico pero no recomiendo usarlo para los tornillos de la placa base u otro componente, en mi caso solo lo voy a usar para los tornillos de las bahías de 3.5″ que tiene la Antec Twelve Hundred. Para lo demás usad un destornillador manual.

No se ve en la foto, pero yo uso para quitar el polvo un secador de pelo normal y corriente, otros prefieren un aspirador o un bote de aire a presión, mi recomendación es la combinación de brocha y secador de pelo. He tenido ocasión de probar esos botes de aire a presión y no me acaban de convencer. El uso de aspiradores presentan el problema que la toma de aire se suele cargar de electricidad estática debida al rozamiento del aire al pasar por ella, y meter algo así dentro de un sistema electrónico es jugársela a que sale una chispa y queme / reviente un componente interno. Por otro lado, los botes a presión (y cualquier sistema que utilice aire comprimido) presentan el problema que, cuando el aire sale del interior del recipiente, hace que la humedad circundante se condense en forma de gotitas de agua (por éso precisamente podemos ver el cono de aire que sale del bote) y las rociemos sobre las superficies internas del sistema. Y todos sabemos que electricidad y agua nunca se mezclan.




¿Poco verdad?. Realmente y como dije antes lo único que tenemos que tener es tiempo libre y paciencia para una limpieza a fondo. Bueno, una vez vistos los materiales y aclarados algunos conceptos es hora de ponerse manos a la obra ¿no?.

Para empezar yo recomiendo que os llevéis el PC a un lugar en el cual tengáis espacio para trabajar, buena iluminación y buena ventilación. No recomiendo hacerlo en la misma habitación donde usáis el PC porque al limpiar las piezas, éstas van a soltar bastante polvo y no es plan de ensuciarlo todo.

En mi caso he aprovechado que tenia el sistema montado en la BitFenix Outlaw, por lo tanto tengo mi caja habitual vacía, esto ahorra mucho tiempo la verdad. No obstante desmontar un PC y sacar las piezas fuera de la caja es una tarea que se hace rápido, todo lo contrario que volver a montarlo en su interior.

LIMPIANDO LA CAJA DEL PC.



Este es uno de los filtros que tiene la caja, fijaos como están de polvo. A su vez también podéis ver la importancia de tener filtros en la caja, sin ellos todo ese polvo estaría en el interior de la caja.



Por dentro también esta bastante sucia, esto es en parte porque la he tenido mucho tiempo abandonada mientras hacia los análisis a otras cajas.



Los ventiladores traseros muestran también bastante suciedad.



Y las bahías de 3.5″ no se libran del polvo.



Voy a quitar uno de los tres cajetines donde se instalan los discos duros para empezar a sacar los filtros. Más polvo que me encuentro…



Turno de sacar todos los filtros, en total son cuatro; tres en los cajetines y uno en la parte lateral. Así esta el que tiene en la tapa lateral, mencionar que no tengo ningún ventilador instalado ahí. ¿Lo veis bien?, sí señores, todo eso es polvo acumulado y que gracias al filtro no esta dentro de la caja.



Sacamos los situados en los cajetines, aquí veréis menos polvo pero la razón es que esos filtros se limpiaron hace poco, el lateral es la primera vez que lo quito.



La diferencia se ve más clara aquí.



Pues voy a desmontar las rejillas perforadas para quitar y limpiar también el ventilador. Simplemente es quitar un tornillo a cada lado, no tiene ninguna complicación. Una vez echo ya podemos ver el ventilador, y como se esperaba pues esta bastante sucio.



Las rejillas también, claro.



Una vez quitado el ventilador, este es su aspecto por la parte trasera. Sucio como era de esperar.



Aunque este tutorial esta basado en mi caja, es aplicable a todas en realidad. Voy a coger una brocha digamos de tamaño medio y voy a empezar a limpiar bien esta parte. En el hueco de 3.5″ superior queda todavía algo de polvo, no os preocupéis que después de tomar la fotografía se limpió correctamente.



El ventilador que antes hemos visto hasta arriba de suciedad, como veis ahora ya esta en buenas condiciones.



Ahora solo me queda, para terminar con esta parte, hacer lo mismo con los otros dos cajetines.



Ya tengo todos los filtros quitados, es hora de limpiarlos. Es muy sencillo hacerlo, yo directamente los meto debajo del grifo y a base de agua se quedan como nuevos. Por supuesto dejadlos secar antes de volver a ponerlos en la caja.

Filtros antes del lavado.



Filtros después del lavado.



¿Se nota no?. Los retiramos del lugar del trabajo porque tan solo acabamos de empezar, todavía nos queda bastante trabajo por hacer.

Los ventiladores traseros como es normal también están sucios, se pueden limpiar sin quitarlos…pero ya que estamos vamos a quitarlos mejor.



Tras pasarle la brocha ya están limpios, como debe ser.



Vamos ahora a proceder con la caja. Como he comentado al principio del tutorial, yo uso una brocha y un secador de pelo para quitar el polvo. Antes no lo he comentado, pero es muy recomendable usar una mascarilla para el polvo, y más si se tiene alergia.

Pues nos armamos de paciencia, cogemos la brocha, secador y al ataque. Con la brocha le vamos dando pasadas al polvo y con el secador hacemos que salga fuera de la caja. El proceso es muy, muy simple, recordad darle a todos los rincones de la caja tanto por dentro como por fuera.



Tras aproximadamente quince minutos yo ya he terminado. No tengáis prisa y limpiad todos los rincones de la caja.





Pues ya tenemos la caja reluciente, bien limpia. Ahora es el turno de limpiar los componentes internos del PC y volver a montarle los ventiladores y todos sus accesorios.

LIMPIEZA DE COMPONENTES INTERNOS.

Una vez que hemos terminado con la caja, es hora de ponerse con los componentes internos. En este tutorial se ha hecho una limpieza a fondo, desmontando absolutamente todo fuera de la caja. En otros casos únicamente habrá que volver a aplicar la pasta térmica al procesador, GPU y limpiar los filtros.

Empezaremos por la placa base, aunque en la fotografía no la muestre con una bolsa antiestática es muy recomendable ponerla sobre ella, en mi caso no disponía de una en ese momento y a decir verdad yo personalmente no la uso, pero se recomienda.



La placa base es una Asus P5K Premium y esta tal cual la saque de la anterior caja, la BitFenix Outlaw. Como veis no tiene el PCB sucio ni nada. Ha habido casos en los que me he encontrado placas base a las cuales el ventilador del chipset no giraba debido a la suciedad, otros con las ranuras de expansión hasta arriba de polvo e incluso casos en los que una simple limpieza de polvo, la placa base volvía la vida. A la hora de ver los componentes es donde la eficacia de unos filtros antipolvo se nota. Pero ya que tenemos la placa base fuera de la caja y con buena accesibilidad a todas sus ranuras, pasaremos la brocha por todos sus huecos y slots, también a los disipadores del chipset y VRM. Las memorias RAM no es necesario que se saquen, es algo opcional puesto que insertadas es muy difícil que se acumule algo de suciedad en la ranura. De todos modos podéis sacarlas y con una goma de borrar repasar los contactos y limpiar los slots, pero como digo es algo opciones, yo en este caso no lo he hecho.

Cuando limpiéis todas las partes del PCB de la placa base, tened mucho cuidado a la hora de pasar por los condensadores, son componentes muy delicados.

Bueno, vamos a retirar el disipador que es un Arctic Cooling Freezer 7 Pro y veremos que nos encontramos. Efectivamente esto no tiene buena pinta, apenas ya queda pasta térmica y dejando de lado el contacto del IHS con la base del disipador (que no es buena), vamos a ponerle remedio a esto.



¿Y cómo limpiamos los restos de pasta térmica?. Pues muy fácil, la marca Arctic tiene un producto específico para esta tarea, se llama Arctic Clean.



Yo no voy a usarlo, en este caso voy a tirar de una solución casera que es igual de eficaz; el zumo de limón. Sí, habéis leído bien, zumo de limón. Algunos estaréis pensando que será una locura pero todo tiene su lógica, el limón es un excelente desengrasante y todos lo tenemos en casa. De hecho, los que hayan usado Arctic Clean saben que huele un poco a limón.

Basta con echar en un vaso un poco de agua y unas gotas para tener una solución con la que limpiar los restos de pasta térmica, con la ayuda de un pequeño trapo ha quedado así.



La base del disipador también necesita un buen repaso, haremos lo mismo que con el procesador.



Y tras hacerlo, ya esta bien limpia.



Su ventilador ya limpio.



Ahora vamos a aplicar una nueva capa de pasta térmica al procesador, para ello cogéis la jeringa y ponéis una cantidad que sea más o menos el tamaño de un grano de arroz. Yo me he pasado como dos veces en la cantidad de la pasta térmica, aunque este error os servirá para saber la cantidad que NO hay que poner.



La cantidad correcta la podéis ver en esta foto



Con la ayuda de una tarjeta tipo DNI la extendemos por todo el procesador creando una capa uniforme que ha de quedar así.



Volvemos a colocar el disipador y ya podemos dar por finalizada la aplicación de la pasta térmica para el procesador, vamos ahora con la tarjeta gráfica.

La que se muestra es una XFX 8600GTS, la cual tiene cambiado el disipador de serie por un Artic Cooling Accelero Twin Turbo, al quitarlo la encontré así.



Más de cerca la GPU, tiene mejor aspecto que el procesador pero igualmente la vamos a cambiar.



La base del disipador, como se ve es la primera vez que voy a cambiar la paste térmica desde que le cambie el disipador, se aprecia la capa que viene de serie aplicada. No os preocupéis por el separador que falta en la esquina superior izquierda, se encontró sin problemas.



Volvemos a hacer uso del zumo de limón para limpiar los restos de pasta térmica en la GPU. Tras hacerlo ha quedado así.



Y en la base del disipador lo mismo, trapito y a limpiar.



Listo, como nueva y ya solo quede aplicar una nueva capa de pasta térmica.



La aplicamos directamente en el núcleo de la tarjeta gráfica usando el mismo método que con el procesador, un poquito de pasta térmica y la extendemos hasta crear una capa uniforme. Si os fijáis bien, en la parte superior de la GPU sobra un poco de pasta térmica, aseguraros de que eso no os pase a vosotros. Después de hacer esto se vuelve a montar el disipador y ya tenéis la tarjeta gráfica lista, tened también cuidado con los disipadores de las memorias que suelen despegarse con facilidad.



En este tutorial nos hemos centrado en la limpieza de la caja, ventiladores, disipador, procesador, tarjeta gráfica y placa base. No vamos a recomendar desmontar el ventilador de la fuente para su limpieza por una sencilla razón, y es que es una tarea delicada y que puede tener bastante riesgo si se toca donde no se debe. Yo recomiendo simplemente que le quitéis el polvo que pueda tener y listo. De hecho yo no la he limpiado por esa razón.

A los discos duros lo mismo, podéis pasarle un trapo por encima pero tened cuidado con no hacer movimientos bruscos. Cuando manipuléis un disco duro tened siempre mucha precaución, y por supuesto no se os ocurra abrirlos porque quedarían inservibles.



Pues ya hemos acabado, ¿fácil no? Ahora ya podéis quitaros todos los miedos y limpiar vosotros mismos el ordenador. Solo queda volver a montarlo todo y comprobar que funciona correctamente.







Recomiendo que antes de colocarlo en su lugar definitivo comprobéis que arranca sin problemas. Yo he usado un viejo monitor CRT que tengo para los PCs que reparo y así me aseguro que todo funciona, y en caso de que no arranque pues ver donde esta el fallo.

Puede que os pase eso, que el PC no llegue a arrancar. Tranquilidad, seguro que al volver a montarlo y con las prisas de disfrutar de vuestro nuevo y flamante PC libre de suciedad, algún cable se ha quedado sin conectar. Repasad bien todas las conexiones y que todos los componentes están bien asentados en sus ranuras correspondientes.

¿Cuanto ha llevado esta tarea?. Pues sinceramente, he empezado a las 16:00h y he acabado a las 20:00h, ha durado 4 horas la limpieza de mi PC. En parte porque tenia que desmontar todo de la anterior caja, sacar las fotos y porque la Antec Tweleve Hundred es una caja con mucho trabajo, en cambio otras cajas requieren menos tiempo.

Como dije al principio, tened paciencia y elegid un día que de antemano sabéis que tenéis tiempo libre de sobra, lo necesitaréis.



Bueno Amigos espero que les haya gustado atte: @Umpierrez_Man


0
0
0
0No comments yet