Check the new version here

Popular channels

ahorra un montón de $

Cómo preparar cimientos para una obra



Metáfora de toda resistencia, los cimientos son la base de las estructuras, quienes soportan el peso “del iceberg” que está sobre ellos. Los cimientos necesitan ciertos requisitos para que la construcción no se resquebraje, como cierta profundidad y cierto terreno en particular.
Lo ideal, antes de emprender la construcción de una casa, es asesorarse por un especialista sobre la profundidad de los cimientos y sobre la calidad del suelo que hará de soporte. De por sí, la profundidad debe exceder la capa superficial y llegar a las profundas, donde la tierra tiene mayor firmeza. El hallar esta firmeza específica requiere de un estudio atento del suelo en cuestión.
Cómo reconocer la firmeza del suelo para un cimiento
Un modo simple de identificar el nivel de profundidad adecuado para la excavación de un cimiento para una casa de una planta, es hundiendo la pala en la tierra. Verás que al principio la tierra sale fácilmente, hasta que la pala se hace insuficiente y se necesita un pico o picota. Entonces, deberás seguir cavando hasta que se hace casi imposible seguir escarbando.
Cuál debe ser el ancho y alto de la zanja para los cimientos
Todo depende de la resistencia que posean los suelos donde se elevará la construcción. Si se tiene suelos apretados y duros, bastan unos cuarenta centímetros de ancho para los cimientos. La amplitud irá aumentando a medida que los suelos sean menos resistentes. En ocasiones, los cimientos llegan a tener un metro de ancho.
Lo ideal para los cimientos es la capa rocosa del suelo. Sin embargo, no sirve si esta capa no se encuentra homogénea en el área a construir. 
Con respecto a la profundidad de la zanja, el criterio es el mismo. Todo depende de la distancia en que se encuentre la tierra dura y firme. Así, un cimiento puede tener una profundidad de medio metro, y ser suficiente desde el punto de vista de la solidez, o necesitar 150 cm para garantizar una buena base.
Construcción del cimiento
Los cimientos se realizan con piedra, aunque muchas veces se utilizan escombros, por ser más accesibles y económicos, y de resultados similares. En caso de tratarse de piedras, las mismas pueden ser volcánicas, de río, calizas, y todas aquellas variedades que representen solidez.
Antes de colocar la piedra o los escombros, se aplica en la fosa un lecho de cemento, o mezcla. El arte de construir cimientos requiere que las piedras de mayor volumen vayan abajo de todo, mientras que arriba se colocan las pequeñas.
A cada capa de piedras le seguirá entonces una de cemento. Es importante, no obstante, apisonar bien las piedras entre capa y capa, logrando que se forme un muro compacto en la fosa.
Cómo instalar suelo radiante por tubos de agua
La calefacción por piso, losa, o suelo radiante, es una opción excelente para calefaccionar hogares y locales comerciales, siempre y cuando se disponga de los recursos suficientes. Es que, en sus dos versiones, la eléctrica y la que funciona por tubos de agua, el suelo radiante implica un desembolso considerable de dinero, si se lo compara con cualquier otro tipo de calefacción. No obstante, si estás por comenzar una obra, ten en cuenta este sistema de calefacción que es cada vez más buscado. Aquí, algunos consejos sobre su instalación.
El suelo radiante por tubos de agua es un sistema de calefacción con múltiples ventajas. Se trata de una red de tubería que se instala empotrándose en el subsuelo o capa de mortero de una habitación. Es por esta tubería que transita el agua calentada mediante caldera, placa solar, acumulador eléctrico, o bomba de calor, entre otros, la que abriga el espacio a calefaccionar. Sobre la tubería, se coloca el piso, siendo preferentes para el uso losa radiante los pisos de madera, cerámico, linóleo, moqueta y mármol.

Requisitos para la instalación de un suelo radiante
La calefacción por piso radiante necesita de algunos detalles insoslayables a la hora de una instalación exitosa. Primero, hay que cuidar la calidad y el espesor del subsuelo o mortero que hará las veces de lecho de la tubería para el suelo radiante. En este sentido, el arquitecto o jefe de obra que proceda a colocar la losa radiante deberá ajustarse a la normativa vigente, que proporciona los cálculos necesarios para una adecuada distribución del calor.
Un modo frecuente de hacerlo es dando al mortero que cubre la tubería de suelo radiante unos 5 cm. Un error en la instalación podría suponer una irregular distribución del calor. En el caso de los desagües que puedan estar presentes en la habitación, se recomienda realizar rodearlos con bandas perimetrales, de modo de que no surjan inconvenientes de absorción.

Ventajas y desventajas de instalar un sistema de piso radiante
El suelo radiante implica un sofisticado sistema para acondicionar el clima en hogares, oficinas, y establecimientos de todo tipo. Tanto es así, que su evolución devino en suelos radiantes refrigerantes, gracias a los modernos métodos de programación.
Otras ventajas del sistema de calefacción por losa radiante es el ahorro: ahorro de espacio y ahorro energético. De más está decir que la temperatura homogénea que se logra mediante la implementación del suelo radiante otorga a los ambientes un plus de confort. La salud también se ve beneficiada con este método para calefaccionar, dado que reduce la cantidad de polvo y ácaros.
La desventaja de implementar un suelo radiante en el hogar o el comercio es su costo económico, no sólo en cuanto al complejo sistema de tuberías requerido, sino también a la complejidad del suelo que lo ha de contener.

0
1
0
5
1Comment