Canales populares
  1. Hazlo tu mismo
  2. »
  3. Tutoriales

Calibración del Bajo eléctrico (aplicable tmb a guitarra)

Calibración del Bajo eléctrico
Tutorial práctico, libre de misticismo y pensamiento mágico.




Primero quiero explicar cómo llego a obtener los conocimientos necesarios para calibrar un instrumento de cuerda: el bajo (mi instrumento predilecto). Más de 15 años de ejecutar el mismo, de manera autodidacta, lo llevan a uno a descubrir la lógica del instrumento que ejecuta, aunque en principio no lo pueda explicar con la terminología adecuada. Luego, algún curso de luthería sumado a seminarios con luthieres de prestigio, hacen que esa lógica que uno ya conocía, sea perfeccionada y acompañada de la terminología adecuada, para poder intercambiar sobre el tema con otros colegas y seguir aprendiendo. Videos de youtube acerca de luthería, calibración de instrumentos, también son de ayuda o recordatorio.

Acerca de la información que encontramos en internet. Personalmente prefiero textos o videos que estén en inglés y de marcas reconocidas como Warwick, ya que hay mucha mentira y pensamiento mágico dando vueltas en los videos de aficionados, sumado al prejuicio que ellos tienen sobre el tema. Marcas como Fender o Gibson también suelen alimentar ese prejuicio del aficionado promedio. Al final dejo un glosario de terminología en inglés traducido palabra por palabra, útil para googlear. “Wills Easy Guitar” es un luthier muy respetado que combate el pensamiento mágico en sus tutoriales de youtube.

Antes de pasar a los contenidos, quisiera que sepas, que la calibración de un instrumento de cuerda, es un trabajo paciente, de concentración, donde se conecta de manera especial con el instrumento, a veces durante días o semanas, como un médico o un enfermero conecta con su paciente. Requiere de esfuerzo, tiempo, paciencia, un lugar apropiado para hacerlo, herramientas adecuadas, y un orden o planeamiento. Si carecés de la mayoría de esas aptitudes, no te recomiendo que metas mano, te evitás frustraciones enormes. Llevarlo a un luthier sería lo mejor en éste caso, y valorar su trabajo, y el valor monetario que decide ponerle al mismo, ya que son años de experiencia, horas de dedicación, herramientas adquiridas, todo puesto a disposición de tu instrumento. Eso no vale 100 ni 200 pesos. Tenerlo en cuenta.



Funcionamiento del bajo eléctrico.


Es un instrumento de cuerda pulsada o percusionada, que por la acción de la vibración de las cuerdas al ejecutarlas, produce sonido, notas. En los instrumentos acústicos la vibración es amplificada por medio de una caja de resonancia que es el cuerpo, en los instrumentos electrónicos dicha vibración excita una bobina imantada llamada pastilla o micrófono, generando una señal electrónica que viaja a través de un cable de audio, es amplificada en una potencia de sonido. Esto último rompe un poco uno de los mitos más conocidos en el ambiente, el de que las maderas hacen al tono de un instrumento electrónico macizo: solo afectan el tono en un porcentaje menor al 10%, casi imperceptible al oído, el 90-95% restante lo son el encordado, la electrónica y las pastillas. Perdón fanáticos de Fender y su paradoja de la trastera de maple vs palo de rosa...



Calibración / Mantenimiento.


Comenzaremos con un set de cuerdas nuevas (nacionales GK andan bien, si podés "ernie ball" son un lujo), o usadas sin rastros de óxido y lavadas (mi técnica de lavado es hervirlas 10 min en agua con unas gotas de detergente, luego secarlas bien).

Retiramos las cuerdas viejas. Limpiamos el diapasón con bencina o algún producto especial para tal fin, embebido en un algodón. Alcohol medicinal también puede servir. Continuamos la limpieza en el resto del instrumento (cuerpo, herrajes, pastillas). Eliminamos meticulosamente todo rastro de transpiración, tierra, polvo, pelusa, grasa de la piel, etc. Con un lustramueble en crema y un paño repasamos y lustramos el cuerpo y herrajes. Con un aceite especial para diapasones humectamos el mismo. Con un aceite liviano multiuso humectamos roscas y tornillería de herrajes.

Con las manos bien limpias procedemos a colocar las cuerdas nuevas. Colocamos las 4, o las q tenga el instrumento, y progresivamente empezamos a tensarlas en grupo, de a poco cada una, para dar una tensión pareja a lo ancho del mástil y evitar curvaturas asimétricas del diapasón. Revisamos que tengan el ángulo de apoyo adecuado entre la cejilla y cada clavija, las palas sin ángulo tipo fender suelen dar algunos problemas en éste punto, algunas vienen con guías de altura como tornillos para dar ángulo, la idea es que la vibración de la cuerda muera en la cejilla y no se traspase a la pala o clavijero. En los clavijeros con ángulo, tratamos de que la cuerda quede prolijamente presentada con 3 a 4 vueltas de la misma alrededor de la clavija (podemos medir antes de cortar la cuerda, presentándola algunas vueltas).

Afinamos en LA 440 o la afinación que usemos (recomendable usar afinador, los hay en apps gratis para cualquier smartphone). Con la mano tiramos del medio de cada cuerda tensada, unos segundos, para que ceda, perdemos la afinación, volvemos a afinar. Repetimos el procedimiento al menos unas 3 veces más, hasta que al tirar de cada cuerda casi no perdamos su afinación.

Repasamos afinación una vez más, es muy importante. Ahora tenemos que resolver 4 cuestiones que son el ABC de la calibración, y es donde empiezan los debates, la polémica: Altura de cuerdas (acción), curvatura de mástil (tensor), entonación, altura de micrófonos o pastillas. Lo haremos en ese orden, explicando MI MÉTODO, habrá otros seguro, la idea es llegar al mismo puerto, entremedio cada cual con su manualcito.



Altura de cuerdas (acción)


Mucho encontramos en internet sobre éste tema polémico. Hay un estándar de altura entre cuerdas y trastes fijado por cada marca, cada luthier. Hay que respetar un radio si es que el diapasón tiene uno. A mí todo eso me tiene sin cuidado, voy por la solución más lógica, coherente y genérica tanto para un bajo warwick de 100 lucas como para un bajo texas o un faim económico de 4 lucas.

Necesitamos, para tener una buena ejecución del instrumento, ligera, confortable, tener las cuerdas lo más cerca de la trastera (diapasón) posible. Lo ideal sería que las cuerdas queden a un pelo de cabeza de apoyar sobre los trastes, suspendidas, pero eso sería imposible ya que al vibrar cuando las tocamos, no tendrían espacio para hacerlo, chocarían contra cada traste, por ende no sonarían las notas o no tendrían sustain, se apagaría el sonido al instante, acompañado de feo ruido a trasteo.

Bueno, vemos que la altura de las cuerdas al ras de los trastes no es conveniente. Veamos el caso contrario. Unas cuerdas con mucha altura, cerca de los 10mm por dar un ejemplo, hace que la ejecución sea dolorosa para los dedos, sufrida, torpe, el instrumento mienta no dando la nota correcta, sino hasta un semitono o más por encima de la nota buscada: sonamos para el culo dicho en criollo y cualquiera pensará que tendríamos que dedicarnos a otra cosa. Pero, las cuerdas tendrán espacio de sobra para vibrar aún de manera violenta, dándonos el máximo del sustain y sonoridad que podamos conseguir.

Conclusión ¿Cuál es la altura o acción correcta de cuerdas que deba usar? Es una respuesta muy personal, y tiene que ver con el estilo y la fuerza de ejecución que tenga cada uno al pulsar o empujar con la púa las cuerdas. Y también con lo que estemos dispuesto a sacrificar: comodidad versus sustain (sonoridad). Es una respuesta que puede llevarte meses de análisis, hasta dar con la altura indicada a tus intereses. Por lógica, dijimos que una acción baja de cuerdas nos da más comodidad para tocar, velocidad, precisión, es la acción que utilizan los que realizan técnicas como slapping, popping, hammers, tapping y todas esas cosas virtuosas que vemos en los bajistas progresivos. Pero no es muy conveniente si tenés un estilo de ejecución más agresivo, o si tocás con púa, también depende de la zona donde rasgás la cuerda (cerca del puente, la cuerda vibra menos, cerca del diapasón tenés la mayor vibración).

Mi elección: acción baja de cuerdas, lo más baja posible, sacrificando un pequeño porcentaje de sustain. ¿Por qué? porque tengo dedos suavecitos como bebé, soy vago y tiendo a ahorrar energía en cada acción que realizo, y tocando el bajo no es la excepción. Porque me gusta tener una experiencia cómoda con el instrumento, que te llame a tocarlo cada vez que lo veas. Porque me gustan los bajistas onda Les Claypool o Flea y sacar cada técnica de bajo que usan. Y porque quedo como un campeón haciendo un poquito de slapping o tapping cuando toco en vivo. Pero soy consciente de que si me dedicara a tocar el bajo con púa, un estilo más rockero punk o metal, tendría que sacrificar un poco esa comodidad y virtuosismo, para tener más sustain, levantando algunos milímetros cada cuerda.

Dicho todo esto, veamos como calibrar la altura de cuerdas. Tenemos algo que se llama Puente, que posee unas silletas (desconozco si así se las llama en nuestro país, en ingles son saddles). En cada silleta apoya 1 de los 2 puntos de apoyo de la cuerda (el otro es la cejuela). Cada silleta tiene 2 tornillos de apoyo, por lo general allen, para graduar altura. Comenzamos, con previo chequeo de instrumento afinado, desatornillando ambos tornillos hasta que la cuerda apoye sobre el último traste del diapasón (si tenemos 21 trastes, que apoye sobre el traste 21). Ahora comenzamos a atornillar en sentido horario, cada tornillo, de manera gradual y pareja (ambos tornillos deben tener la misma cantidad de vueltas), de a cuartos de vuelta, media vuelta, gradual recalco. Cuando observamos que la cuerda comienza a tomar altura del último traste, la ejecutamos (usando tu técnica personal, dedos o púa) a partir del traste 12 hacia el final, traste por traste, comprobando que no haya trasteos, zumbidos o notas apagadas. Si lo hay, continuamos levantando la silleta, de a cuartos de vuelta en ambos tornillos. Cuando conseguimos la altura mínima posible donde no tenemos trasteos, pasamos a la cuerda siguiente.

Con esto tendremos regulada la altura de las cuerdas, y no habría razón para volver a regularla, a menos que cambiemos el tipo o espesor de encordado. Perdimos afinación, volvemos a afinar.



Tensión de mástil.


El segundo tema que da que hablar. Lleno de misticismo en la web. Marcas y luthieres recomendando alturas indicadas que nos dará el tensor.

Cuando afinamos cada cuerda, le damos tensión a las mismas, esa tensión hace que el mástil se encorve hacia el lado de las cuerdas, haciendo que las mismas se separen del diapasón, como si fuese el arco que se utiliza para lanzar flechas. Según el grosor del encordado que utilicemos, el tipo de afinación que resulta en más o menos tensión de las cuerdas, por ende más o menos vibración de las mismas para dar la nota, será la tensión que tengamos que dar al tensor de mástil para contrarrestar esa curvatura.

El punto ideal, sería un diapasón recto como un espejo, eso resultará en que la cuerda no se aparte de los trastes, pero tampoco sonarán porque no tendrán espacio para poder vibrar y dar el máximo de su sonoridad. Un diapasón con mucha curvatura, tendremos el máximo de sustain, pero perdemos comodidad y precisión al ejecutar.

El punto correcto es una leve curvatura que nos dé toda la comodidad posible, pero que no comprometa la vibración de las cuerdas. Llegar a ese punto también puede demorarnos meses, donde probamos el instrumento y experimentamos con pequeños regules del tensor a ver cómo se comporta el instrumento. Es el regule más práctico de todos, y el que pueda necesitar un pequeño ajuste si pasan los meses y el instrumento estuvo parado, o se cambian cuerdas. De nuevo, si tenemos un estilo agresivo de ejecución o tocamos con púa, quizá convenga un extra de curvatura para ganar sustain.

Como trabajamos con el tensor de mástil. Con el tema de la altura o acción de las cuerdas ya resuelto (importante), y las cuerdas afinadas, comenzamos girar la cabeza del tensor (generalmente se encuentra en la zona de la pala o clavijero en los instrumentos modernos, a veces al descubierto, otras con una tapita), en sentido horario, para que el mástil se enderece hasta quedar recto o casi recto. Si tapamos cada cuerda entre el traste 1 o 2 y el 12, ésta apoyará sobre todos los trastes intermedios. Hacemos una prueba: ejecutemos cada cuerda con el mástil recto. Veremos que trastea en los primeros trastes hasta el 7mo aproximadamente. Ahora de manera progresiva y con pequeños giros de cuarto u octavo de vuelta, vamos desenroscando el tensor en sentido anti horario, y por cada pequeño retoque que hagamos repetimos la prueba de ejecutar en los primeros 7 trastes de cada cuerda. En algún punto veremos que las cuerdas dejan de trastear al realizar la prueba, y tendremos la curvatura que en principio buscamos. Puede que durante la semana o los meses podamos hacer un regule muy fino de octavo de vuelta más o menos, para encontrar el punto exacto. Mientras, ejecutar a diario para conocer el instrumento y cada punto del diapasón es lo mejor que podemos hacer.

Los tensores actuales en su mayoría suelen venir de doble acción, es decir que si continuamos ajustando en sentido horario el tensor, se genera en el mástil una curvatura opuesta a las cuerdas. Algunos pocos bajos de 6 o más cuerdas pueden tener 2 tensores, en ese caso es preferible que lo calibre un luthier de confianza y no nos complicamos la vida. La cabeza de los tensores actuales son para llave allen, algunos tensores antiguos venían con cabeza hexagonal como tuerca, o con una cabeza cilíndrica con perforaciones laterales. En todos los casos la lógica de calibración es la misma, solo que en instrumentos antiguos era necesario separar el mástil del cuerpo para regular tensor (todo un problema, si tenés ese tipo de instrumentos es mejor que caiga en manos experimentadas).

Como se dijo anteriormente, el recambio de cuerdas afecta la tensión del mástil, no de manera sustancial, pero conviene repasar. Condiciones climáticas como humedad o sequía (la madera es una microesponja que alberga partículas de agua en su interior, le decimos humedad), el transporte del instrumento en condiciones poco amables, golpes, caídas, guardar el instrumento por meses o años con las cuerdas tensadas o destensadas, todo esto también afecta la tensión del mástil.



Entonación.


Con la altura de cuerdas y tensión de mástil resuelto, y las cuerdas afinadas, procedemos a entonar. Necesitamos un afinador (descarguensé uno de google play si no tienen). Tomamos una cuerda, pongamos por ejemplo la primera del bajo que es SOL (G en inglés, ver glosario al final). Chequeamos que el afinador marque perfecto un Sol al pulsarla al aire. Ahora hacemos el armónico de traste 12 en la cuerda: ésto es, se apoya la yema del dedo sobre la cuerda justo encima del traste 12, pero sin hacer que la cuerda toque dicho traste, y se toca. Se chequea que dicho armónico sea un sol en el afinador. Ahora pulsamos efectivamente la cuerda en el traste 12 y la ejecutamos. En el caso ideal el afinador marcaría un sol perfecto. Si no lo marca tenemos 2 opciones:

- La nota pulsada en el traste 12 está pasada del Sol (es más alta). En éste caso volvemos a las silletas del puente que calibramos para acción de las cuerdas, solo que ahora regulamos un 3er tornillo que se está paralelo al sentido de las cuerdas. Dicho tornillo suele tener un resorte entre la cabeza del mismo y la silleta. Bien, al atornillar en sentido horario, la silleta se aleja del diapasón, generando unos milímetros extra entre los 2 puntos de apoyo (dijimos que eran silleta y cejuela). Si la nota está pasada, tendremos que efectivamente alejar la silleta, atornillando en sentido horario. Hacerlo de manera progresiva, de a cuartos de vuelta. Por cada retoque que hagamos, es paso obligado volver a afinar la cuerda al aire con afinador, porque alteramos tensión de cuerda, y probar afinación en el traste 12 con la cuerda apoyada sobre el traste.

- La nota pulsada en el traste 12 no llega al Sol (es más baja). Tendremos que acordar distancia entre silleta y cejuela. Ahora desatornillamos, sentido anti horario. Vemos que la silleta se acerca al diapasón. Siempre de manera gradual y paciente.

Regulando ese 3er tornillo en cada silleta donde apoya cada una de las cuerdas, vamos encontrando el punto donde tocar en el traste 12, el afinador nos marca la misma nota bien afinada que tocando la misma cuerda al aire. Se repite con cada cuerda.



La cejuela o cejilla

El punto menos hablado de la calibración. Muchos lo obvian. Pero diremos algunas cosas. Por regla general no es necesario tocar nada en la cejuela, si el instrumento está bien fabricado. Casos como los bajos Warwick en su gama alta, vienen con cejuelas metálicas regulables en altura por medio de 2 tornillos. La regulación es personal, la lógica indica que tendríamos que bajar la altura de la misma lo más que se pueda, sin comprometer el trasteo de las cuerdas cuando suenan al aire, para ganar en comodidad.

En bajos económicos, la cejuela suele ser de plástico, y no regulable. Si confiamos en el fabricante, la dejamos tal como está. Si notamos que a pesar de haber hecho todo el proceso de calibración, es incómodo tapar las cuerdas en el primer traste (siempre el dilema se da en relación al primer traste), deberíamos bajar un poco la altura de la cejuela. Esto es poco recomendable si no estamos cancheros: se aflojan en su totalidad la tensión de las cuerdas, con cuidado se despega la cejuela del mástil, con una lija fina se come su altura desde la cara inferior, y se coloca de nuevo probando el cambio. Si nos pasamos y comimos de más hay que poner cejuela nueva, por eso la advertencia.

Con cejuelas de plástico recomiendo pintar con lápiz de grafito los surcos donde pasa cada cuerda, para evitar que los entorchados desgasten el material. Repetir 1 vez al año si se toca seguido.



Punto importante en ésta instancia de la calibración

Todos los puntos anteriores DEJAN automáticamente DE FUNCIONAR si y solo si:

- La tapa del diapasón tiene curvaturas asimétricas o anormales producto de deficiencias en la fabricación, mala elección de maderas o paso del tiempo en malas condiciones de conservación. Si encontramos deformaciones, necesitamos un luthier que rectifique diapasón y vuelva a entrastar (no se entrasta si es fretless).

- Los trastes están desnivelados en alturas unos de otros (producto de mala fabricación), o están desgastados con surcos en su superficie (uso de años, trastes de pésimo material). Si es un problema de mala fabricación con desniveles en alturas de trastes, se puede solucionar con un rectificado y coronado de trastes. Si los trastes están gastados con surcos, conviene reentrastar con un luthier.



Altura de las pastillas o micrófonos.


Finalmente, lo último que tenemos que revisar. Aquí la lógica es similar a las anteriores. El regule es personal. Yo prefiero llevar la altura de las pastillas lo más cerca posible de las cuerdas, pero no permitiendo que las mismas las rocen al vibrar. Si las rozan pueden quedar pegadas por imantación y el sonido que escuchamos amplificado en el parlante es como de un golpe, que puede llegar a desconar inclusive. Si alejamos las pastillas, el sonido se hace más "aireado", menos estresado, más simulando el sonido acústico de un instrumento de cuerdas, pero perdemos ganancia, graves al frente, saturación. Está en cada uno lo que elija.

Para regular, mí técnica es, con pastillas tipo jazz bass: cada pastilla tiene 2 tornillos a cada costado de la misma. Girando en sentido horario, ese costado de la pastilla se aleja de las cuerdas. Anti horario, ese costado de la pastilla se acerca a las cuerdas. Pulsamos sobre el ultimo traste la primer cuerda y la ejecutamos, adrede un poco agresiva. Si la cuerda roza o genera un ruido a zumbido en el micrófono, giramos en sentido horario el tornillo de ese mismo lado de la cuerda. Si no roza, podemos probar acercar la pastilla de ese lado a ver qué sucede, hasta que lleguemos al punto anterior al roce. Ahora repetimos el procedimiento sobre la última cuerda, ejecutada en el último traste, y regulando el tornillo de ese lado de la pastilla. Si el bajo tiene 2 pastillas, se repito todo el procedimiento con la 2da pastilla. Por regla general la pastilla cercana al puente puede quedar unos milímetros más alta que la del diapasón, ya que la vibración cercana al puente es menor. A su vez, puede también suceder que del lado de la última cuerda, la pastilla quede un poco más baja que del lado contrario, o sea debajo de la primer cuerda. Esto es porque las cuerdas más graves y gruesas generan más vibración al sonar, y necesitan más espacio para ello.



Para finalizar el trabajo de calibración, se revisa el circuito en busca de falsos contactos, mazas mal soldadas, cableados deficientes. Los potenciómetros se rocían con un limpiacontactos en aerosol para limpiar ruidos al girarlos. Si el bajo es nuevo y no hace ruidos de falso contacto, se supone que todo está en buen estado, así que con limpiar los potenciómetros estamos. Bajos viejos castigados, conviene quizá cablear nuevamente con cable de audio mono mallado, y poner potenciómetros nuevos, son cosas económicas. Verificar que tenga el contacto de maza en el puente. Se puede blindar también tanto el circuito como los micrófonos. Pero la explicación la dejo para un post a futuro.



Gracias por bancarme hasta el final y leerme con atención. Espero que te haya sido de utilidad el post, y que te motive a calibrar y mantener tus propios instrumentos. Asimismo, si decidís dejarlo en manos de alguien con oficio, valorar más su trabajo y el valor monetario que le pone. Si querés dejar puntos, te estaré muy agradecido.



Glosario de términos en ingles traducidos al español (útil para googlear info).


Bass Guitar: Bajo

Play: ejecución del instrumento

Frets: trastes. Fretless: sin trastes. Fanned Frets: trastes sesgados

String: Cuerda. Roundwound Strings: cuerdas entorchadas. Flatwounds Strings: cuerdas lisas

String height/action: altura de las cuerdas (acción)

Fret Buzz: trasteo

Truss Rod: tensor de mástil

Nut: cejilla (cejuela)

Bridge: Puente. String Saddle: silleta.

Fingerboard: diapason (trastera).

Neck: mástil. Neck Bow: curvatura del mástil

Headstock: clavijero (pala). Angled Headstock: clavijero en ángulo (en oposición al clavijero tipo fender). Headless: sin clavijero.

Tuners: clavijas (afinadores)

Hardware: Herrajes

Entonation: Afinación

Body: Cuerpo macizo. Hollow body: cuerpo con caja de resonancia acústica.

Wood: Madera

Inlays: encrustrados (puntos guía del diapasón)

Scale: Escala del instrumento (distancia del puente a cejilla, 34 y 32 pulgadas son las más usadas)

Tone: timbre sonoro del instrumento.

Sustain: mantenimiento de la vibración de la cuerda en el tiempo.

Electronics: circuito electrónico del instrumento. Active / passive electronics: circuito activo / pasivo.

Pickups: micrófonos (pastillas). Single coil (bobina simple). Humbucker (doble bobina, cancelación de hum). Split Coil (pastilla partida, como la del fender precision). Active pickups: micrófonos activos (no confundir con circuito activo).

Nombre de notas en cifrado norteamericano: Do C, Re D, Mi E, Fa F, Sol G, La A, Si B. Flat: Bemól (b). Sharp: Sostenido (#).


link: https://www.youtube.com/watch?v=uSuN3lYq_sI
2Comentarios