Popular channels

Chimena casera de obra, Cómo asar castañas


Hola a [email protected]






Hoy les explico cómo hice esta chimenea chiquita, acogedora, e inventada, y que tanto frío nos ha quitado en los días que no apetece salir de casa…. Además del calorcito que da, también el montón de castañas que hemos asado, las parrilladas que también se han hecho en ella, e incluso un prototipo de horno que a modo de inventario se empezó a fraguar ahí, y más adelante se convertiría en el horno Sisale. La hicimos en el 2004, aunque empezó siendo un rincón con lumbre mucho antes, pues se hacía en la esquina y por campana tenía una chapa de galvanizado haciendo como medio embudo.
Ahí enfrente he pasado mucho tiempo ingeniando cosas que no he realizado, con un atizador pensativo, dándole a los troncos y sacando las brasas hacia fuera, jugando con el fuego o haciendo saltar las chispas. Sí… “así era una televisión antigua”; Quiero decir… antiguamente no había televisión,… Todas las personas de la casa se ponían alrededor de la chimenea, de la lumbre y no quitaban la vista de ella… por lo tanto unos veíamos el humo cómo salía, cómo se retorcían los palos al quemarse y se ponían al rojo vivo, los troncos echando espuma y burbujas de vapor y savia, pues no estaban del todo secos…otros estaban pendientes al asado, el puchero, la parrilla,…era nuestra tele y que me dicen del fuelle que era cómo el mando a distancia, pues aviaba el fuego desde lo lejos…. Nadie se despegaba de este lugar tan acogedor, bien por el frío, bien escuchando algún relato de otro, o quién sabe si haciendo algún trato los mayores o hablando del trabajo del día siguiente…. Chimeneas y lumbres que con su humo curaban las matanzas. Los varales colgados del techo de la cocina llenos de chorizos, morcillas,… Estos eran los pueblos de antaño, donde perdidos y olvidados del resto, las personas en su humildad sacaban la casa adelante. Hoy son de adorno, incluso metálicas, con cristales, doradas, muy bonitas, de diseño, para una ciudad moderna, están ahí y hacen su trabajo… pero las de antes encerraban historias, tenían vida propia… era uno más en el conjunto de la casa…
Pasado el tiempo me pude construir una, y pasó mucho hasta poder hacerlo pero al final ha valido la pena. Ayer estuvo encendida y el color naranja con sombras se reflejaba en las paredes, esas sombras si alguien las ha visto tienen movimiento aunque estén quietas, y es debido a los movimientos que produce la llama por el cambio de combustión del oxigeno, que es el que hace que un buen fajo de ramas haga una buena llamarada prendiendo poco a poco en los troncos más recios y gruesos…. Estaría contando anécdotas de antaño… pero vamos a describir cómo fue su construcción.






















0
0
0
0No comments yet