Check the new version here

Popular channels

Cómo abrir una puerta con una tarjeta si perdiste las llaves





una tarjeta grande y flexible. Aunque una tarjeta de crédito puede servir, es posible que quieras utilizar otra tarjeta si es más flexible o es desechable (como tarjetas de regalo, tarjetas de membresía, o tarjetas de crédito falsas). Si utilizas tu propia tarjeta de crédito, puedes terminar doblándola demasiado de modo que quede inservible, o incluso puedes partirla a la mitad durante el proceso. La tarjeta debe ser grande y flexible, pero también debe ser lo suficientemente resistente para empujar hacia dentro un pestillo de metal.

Revisa tu billetera para ver si tienes alguna tarjeta que sea más grande o más flexible que una tarjeta de crédito, como una tarjeta de membresía del gimnasio o club de mascotas, llaves de hotel viejas, o tarjetas de seguro viejas o que hayan expirado y no utilices más.
Una tarjeta laminada funciona mejor porque es más flexible.
También puedes cortar un tira de una botella de plástico para obtener más alcance y flexibilidad.



Desliza la tarjeta en la rendija vertical entre la puerta y el marco. El marco está al frente de la puerta y es la parte en la que entra la cerradura. Inserta la tarjeta lo más lejos que puedas en un ángulo perpendicular a la puerta. Para ver más fácilmente la ubicación del marco, empuja la puerta hacia atrás lo más lejos que puedas con tu otra mano. Desafortunadamente, este método no funciona con todas las puertas (funciona mejor cuando la parte curva de la cerradura mira hacia ti). Aquí tienes algunos tipos de puerta que serán particularmente difíciles:

Cerrojos muertos
Cerraduras con la parte curva lejos de tu alcance
Cerraduras bloqueadas con chapas
Cerraduras protegidas con acabados
Cerraduras separadas rectas o con varillas




Inclina la tarjeta de modo que el lado más cercano a ti casi toque el pomo de la puerta. Empújalo hasta que sientas que se desliza un poco (el lado más cercano a ti incluso puede llegar a tocar el pomo de la puerta). Esto pondrá la tarjeta en posición para forzar el cerrojo.



Dobla la tarjeta en dirección opuesta. Esto hará que la tarjeta se deslice debajo de la parte curva de la cerradura, forzando al pestillo a entrar de nuevo en la puerta. Abre rápidamente la puerta. Intenta apoyarte en la puerta mientras lo haces, pues esto ayuda a que la abras de golpe. También puedes continuar forcejeando la puerta hacia atrás y adelante mientras mueves la tarjeta de crédito hasta que encuentres la combinación mágica que la abra.

Si esto no funciona y te sientes desesperado, puedes cortar un pedazo en forma de "V" en la parte superior de la tarjeta (siempre y cuando no sea una tarjeta de crédito verdadera) para intentar encajar la forma de "V" alrededor del pestillo hasta que lo puedas jalar dentro de la cerradura.


0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New