Check the new version here

Popular channels

¿Cómo cambiar la pasta térmica de mi portátil?




Hoy os ayudamos a conocer los grandes beneficios que conlleva cambiar la pasta térmica en un portátil. He de comentar que inicialmente este tutorial estaba pensado como algo simbólico en el foro de forma meramente informativa, pero he decidido ponerlo también en la web para que los usuarios que hagan uso de un portátil conozcan las ventajas de mantener el equipo siempre en las mejores condiciones, ya que requiere de un mayor control respecto a un ordenador de sobremesa, pues un equipo portátil siempre tenderá a tener unas temperaturas mucho más elevadas que un sobremesa de alto rendimiento.



En primer lugar, mi portátil es un Mountain GTM 154G que al igual que otras marcas de alto rendimiento como MSI, permite acceder al interior del equipo retirando simplemente unos tornillos, siendo en los portátiles más comunes una tarea más complicada ya que se necesitarás desmontar prácticamente toda la carcasa, para esas personas inexpertas, recomiendo que cuando vayan a desmontar el equipo vayan realizando fotos o un vídeo, ya que a la hora de ensamblarlo si tenéis alguna duda podéis ver el estado anterior y guiaros por las imágenes.

El motivo de sustituir la pasta térmica de mi equipo es simple, las elevadas temperaturas que alcanzaba incluso en uso ofimático pese a que el equipo tuviera en torno a 7 meses de vida, eso sí, han sido 7 meses en los que el equipo ha estado trabajando 24/7 sin problemas, salvo, como podrás ver en el trascurso del tutorial, la culpa se debe al rápido deterioro de la pasta térmica. Recuerda que unas elevadas temperaturas repercutirá en una mayor degradación de los componentes, siendo el primer aviso el bloqueo del equipo (la pantalla se congela) o, en el peor de los casos, un daño irreparable.

Repito, es algo que estaba estaba pensado para ayudar a los usuarios del foro, por lo que las fotos están tomadas desde un móvil, nada de calidad de estudio .


Cambiando la pasta térmica

Primero comenzamos a retirar el chasis, recordar que en un portátil puede ser común encontrar tornillos de distinta longitud, por eso recomiendo crearnos un esquema y colocar los tornillos según estén dispuestos en el chasis para evitar cualquier inconveniente a la hora de su montaje. Recomiendo retirar la batería por seguridad.



Una vez retirada la carcasa con encontraremos con el hardware. En mi caso a la izquierda de la imagen tenéis la tarjeta gráfica y a la derecha el procesador, cada uno usando un sistema de refrigeración individual que promete una mejor temperatura y menor sonoridad. No difiere en nada si tu equipo usa un mismo sistema de refrigeración para ambos componentes, simplemente te ahorrará tiempo ante la necesidad de retirar sólo un disipador.

Da igual el orden, he empezado retirando el sistema de refrigeración de la CPU.






Una vez retirado tocará limpiar el polvo acumulado en el radiador, en el ventilador y retirar la pasta térmica tanto en la CPU como el disipador de la CPU. Para ello se puede usar papel de cocina. En el caso de la imagen, veréis como no he limpiado la pasta térmica que queda fuera del DIE de la CPU, básicamente, no repercutirá de forma negativa, por lo que prefiero dejarlo así por falta de tiempo antes de que pueda dañar un transistor por las prisas y quedarme sin CPU.










En mi caso concreto, el portátil tiene 7 meses, y me llamó seriamente la atención la pasta térmica. En la foto se puede apreciar que está compactada, y al pasar la servilleta parecía como si retirara una fina capa de cemento, no sé que pasta térmica habrán usado, pero no es común que con 7 meses la pasta térmica presente tal textura. en mi caso he añadido el compuesto térmico Noctua NT-H1, cualquier otro de calidad valdrá, ya sea de Artic, DeepCool, Prolimatech, etc.



Las formas de aplicar el compuesto térmico son muchas y todas válidas, en el caso del DIE de la CPU, al ser rectangular, he optado por una línea recta de compuesto térmico. Al situarse el sistema de refrigeración, dicha línea de compuesto se expandirá por todo el DIE. Ahora queda volver a montar el sistema de refrigeración.



Ahora nos movemos al sistema de refrigeración de la gráfica, el proceso es el mismo, pero vemos como incluye compuesto térmico para el VRM y las memorias, si no tenemos pads nuevos, podemos dejar los de serie (más caros que la pasta térmica). Procedemos a retirar el polvo acumulado en el radiador y limpiar la base de cobre y la GPU.





La GPU de la gráfica es cuadricular, por eso en esta ocasión opté por un simple punto de compuesto térmico en el centro que se expandirá cuando coloquemos el sistema de refrigeración. También podréis expandirlo homogéneamente con la típica pala que trae el compuesto térmico, una tarjeta, etc, lo dicho, hay muchas formas de aplicarla, todas de ellas válidas.







Una vez has vuelto a fijar el disipador de la GPU queda comprobar las temperaturas del equipo. En mi caso he llamado a mi supervisor para que revisara el equipo y garantizarme de que todo estuviera correcto y no se quedaba ningún tornillo fuera del equipo.



Pruebas

Antes de proceder al cambio de la pasta térmica y su limpieza, he realizado una captura de pantalla con el equipo encendido haciendo uso ofimático, en este caso concreto navegando por Internet. En la captura siguiente podéis ver unas temperaturas para la CPU de 56ºC con los núcleos a 54/54/57/51ºC, unas temperaturas que consideraba elevadas para la tarea que estaba realizando y más considerando que está activo el modo de “Economizador” de energía que disminuye el rendimiento de la CPU y por ende, su consumo y temperaturas, ese ha sido el principal motivo de cambiar la pasta térmica.



Una vez sustituida la pasta térmica lo tengo un buen rato en funcionamiento realizando las mismas tareas, vemos como la temperatura de la CPU disminuye hasta los 44 grados (12 grados menos), mientras que los núcleos ven como ahora su temperatura se fija en los 42/40/44/40 ºC (12/14/13/11 ºC menos).



Pero… ¿qué pasa si además de la pasta térmica lo complementamos con una base refrigeradora?. Pues añadí al portátil la base Thermaltake Massive 14*2 (máximas revoluciones), y las temperaturas en este caso cayeron a 39 ºC para la CPU (5 ºC menos) y 39/38/38/35 ºC para sus núcleos (3/2/6/5 ºC menos).



Como vemos, añadir una base refrigeradora ayuda a reducir en ligeramente las temperaturas, pero si sumamos lo que nos aporta junto a la limpieza de los radiadores y el cambio de la pasta térmica, vemos como las temperaturas se redujeron en hasta 19 grados respecto al inicio de las pruebas.

Hay que tener encuentra que este portátil cuenta con diversos huecos en la parte inferior para permitir tal mejora, otros portátiles no cuentan con ningún hueco/apertura/orificio por donde entrar el aire fresco, por lo que en dichos casos, con suerte, las temperaturas bajarán entre 1 o 2 grados al no entrar aire fresco al interior del equipo.

Cómo veis, 19 grados es una diferencia bastante drástica, por eso es vital que vigiléis las temperaturas de vuestro equipo. Respecto a cada cuanto tiempo hay que cambiar la pasta térmica y realizar una limpieza, también depende de dónde viváis y si hay tendencia a generarse polvo o tenemos animales en casa, aunque en mi caso, suelo cambiarla como mínimo cada 6-8 meses.

Por ultimo, dejo una captura realizada ahora mismo tras finalizar el tutorial, donde se comprueba el buen asentamiento del compuesto térmico con unas temperaturas incluso mejores que las ofrecidas en el día de ayer (sin base refrigeradora activa) y con una temperatura ambiente algo más elevada.


+1
0
0
8
0No comments yet