Check the new version here

Popular channels

Cómo echarte un pedo silencioso



Si bien echarte pedos muy sonoros era un éxito cuando eras niño, en el mundo de los adultos, hacerlo no te ayudará a ganar amigos ni atraerá a ninguna persona del sexo opuesto. Tener que pasar gas no es ningún motivo de vergüenza, pero hay unas cuantas tácticas solapadas que podrás emplear para garantizar que tus pedos sean lo más silenciosos posibles. Es probable que sean mortales, pero al menos no producirán ningún sonido. Si quieres aprender a echarte pedos silenciosos, continúa leyendo.


Método 1 de 3: Minimiza el sonido de tus pedos







1) Ve lentamente. Si tienes el impulso de echarte un gas y sabes que sonará mucho, necesitarás proceder con cautela a menos que quieras que todo el mundo lo oiga. Un método para echarte uno lentamente consiste en contraer tus glúteos y luego levantar uno ligeramente para expulsar el gas. Podrías terminar haciéndolo dos o tres veces de esta manera, pero no será tan sonoro como si lo hicieras una vez.

Podrás emplear este método ya sea sentado o de pie. Si estás sentado, sólo finge inclinarte hacia tu escritorio o lo que haya delante de ti mientras levantas un glúteo para echarte un pedo. Si estás de pie, tan sólo inclínate hacia un lado para levantar el otro; podrás fingir estar hurgando tu cartera o en tu bolso mientras lo haces.




2) Aguántatelo. Otra manera de echarse un pedo silenciosamente consiste en aguantarlo. Si bien podría ser doloroso, podrías intentar contraer tus glúteos hasta que el impulso haya desaparecido. Es probable que vuelva, pero podría hacerlo en un momento más conveniente, como cuando estás solo.






3)Evita consumir alimentos “desencadenantes” en público. Existen ciertos alimentos que se sabe que hacen que la gente tenga gases, pero todos somos distintos. Es probable que no tengas ninguna reacción a la leche, mientras que los frijoles siempre te llenan de gases. Cuando determines cuáles son esos alimentos flatulentos, o sea los que hacen que quieras echarte gases, podrás tratar de evitarlos en lugares públicos, en especial si tienes una cita. Muchos de estos alimentos son muy saludables y son beneficiosos para el sistema digestivo, pero podrás reducir su consumo en momentos importantes. Los alimentos a continuación son conocidos por producir un exceso de gases:


Los productos lácteos, tales como la leche, el queso y el yogurt

Los alimentos con almidón como las papas y la pasta
Salvado de trigo y de avena
Los alimentos con edulcorantes, tales como caramelos, gomas de mascar y gaseosas
La manzana, pera, albaricoque, durazno y plátano
Las ciruela pasas y el jugo de ciruela pasa
Los frijoles y lentejas
La cebolla, pimiento verde, chalote y cebolleta
El coliflor, brócoli, repollitos de Bruselas y guisantes
El maíz, apio, alcachofa, espárrago y zanahoria

Método 2 de 3: Producir un sonido fuerte







1)Tose fuertemente. Cuando sientas el impulso de echarte uno, tose lo más fuertemente que puedas; si es necesario, procura que sea un ataque de tos. Hincha tus ojos y tose con tanta fuerza que el sonido no sólo disimulará los pedos, sino que también creará un foco de distracción.






2)Deja caer un libro de texto al suelo. El sonido de la caída de un libro de texto podría ser ensordecedor y minimizará el sonido de los pedos sonoros. Podría ser difícil acoplar el sonido del libro de texto con el sonido del gas, así que deberás dejar caer una pila de libros. Este método funcionará si caminas en un pasillo casi desierto cargando una pila de libros.






3)Haz que salte una alarma del teléfono muy fuerte. Programa la alarma de tu teléfono con la melodía más molesta y fuerte posible, y luego haz que suene cuando tengas el impulso de echarte un pedo. Hacerlo tapará su sonido y además molestará a los demás.






4)Échate un pedo cuando haya ruido. Si tienes este impulso y sabes que la clase saldrá en un minuto o que pronto saldrás del auto para ir a un concierto o un restaurante con mucho ruido, aguántate y suéltalo cuando estés rodeado de ruido.






5)Sube el volumen de la música. Si estás en el auto con tus amigos y quieres echarte un pedo fuertemente, tan sólo sube el volumen para que tapes el sonido de tus gases. Si estás en una fiesta, finge estar enormemente interesado por la canción que esté sonando: “Increíble, ¡adoro esta canción!” y luego apresúrate a subir el volumen. Cuando termine la canción, podrás bajar el volumen y darte el placer de haberte echado un gas como se debe.






6)Ponte a cantar y a bailar. ¿Todos saben que eres espontáneo? De ser así, ponte a cantar, empieza a chasquear los dedos, a zapatear e incluso a bailar mientras te echas el gas. Tus amigos estarán entretenidos y seguirán sin entender nada.






7)Tumba algún mueble. Esta medida podría ser extrema, pero un gas muy fuerte también podría ser un sonido extremo. Si tienes el impulso de hacerlo, podrías tumbar “accidentalmente” tu silla o tu escritorio, pero no rompas nada.






8)¡Grita! ¿Eres el tipo de persona que se emociona en demasía y sube el volumen de su voz apenas se le provoca? ¡Perfecto! Cuando tengas el impulso de echarte un pedo y estés en medio de una conversación con tus amigos, tan sólo empieza a hablar muy alto y a entusiasmarte realmente por el tema que estés hablando (aunque sólo sea el clima fatal). Tus amigos estarán tan distraídos por tu entusiasmo que no oirán tus gases.






9) Haz que todos se maten de risa. Di algo tan gracioso, ingenioso o motivador que todos en el lugar se maten de risa. Esa será tu oportunidad para pasar desapercibido. Nadie te oirá porque estarán tan ocupados riéndose y pensando lo increíble y gracioso que eres.






10) Expúlsalo lentamente. Si estás en una situación donde será demasiado evidente si haces un sonido para tapar tus gases sonoros, como en medio de un examen, haz una serie de sonidos pequeños para que te ayuden a expulsar el gas en estallidos menos sonoros. Podrías toser una vez, esperar, luego dejar caer tu libro de texto, luego esperar, después toser de nuevo y así sucesivamente. Si bien este método podría tomarte más tiempo, será efectivo.


Método 3 de 3: Salir del lugar







1) Ve al baño. La manera más fácil de echarte un pedo silenciosamente es pedir permiso e ir al baño. Prende el grifo o el ventilador si lo tiene y expulsa el gas en el momento adecuado. Si te preocupa de que aún pueda oírse, podrías jalar la cadena del retrete mientras lo expulsas.


No obstante, si estás en un lugar público, en vez de una casa de familia, podría ser un problema, porque alguien podría entrar si avisas que vas al baño. De ser el caso, deberás ir sigilosamente.







2) Responde o haz una llamada telefónica. Si sientes el impulso de echarte un gas, tu teléfono será la excusa perfecta para retirarte del lugar por un minuto. Tan sólo diles a tus amigos que tienes que retirarte para devolverle la llamada a alguien, ya sea tu mamá, tu novia o un colega. Incluso podrías mirar tu teléfono con una expresión desconcertada y decir: “Qué raro, ni siquiera oí al teléfono sonar. Vuelvo en un minuto”. Luego sal de lugar, saca tu teléfono y haz lo que tengas que hacer.


También podrías programar la alarma de tu teléfono para levantarte y responder, como si fuera una llamada telefónica importante. Esto será un poco más evidente pero podría serte útil en un lugar donde sea de mala educación irse para hacer una llamada.




3) Toma aire fresco. Todos deberían tomar aire fresco, en especial tú, cuando tienes que echarte un pedo. Si has estado en la casa de un amigo todo el día o si has estado encerrado en la oficina durante varias horas, tan sólo di que vas a salir a tomar aire fresco. Si no hay nadie a tu alrededor, incluso podrías salir al balcón y echártelo ahí.






4) Ve a otro lado del salón. Si estás en una fiesta grande y no puedes salir porque es de mala educación, porque está helado afuera o porque llueve a cántaros, de repente podrías fingir tener interés por otro lado del salón. Si todos están reunidos en determinado sitio, ve a la cocina como si de pronto te hubiera dado hambre o camina hasta el estante de libros para examinar la fila de novelas fascinante. Si la gente hace ruido, no notará tus gases.






5
Di que olvidaste algo. Si tú y tus amigos acaban de salir de un restaurante y tienes la necesidad de echarte un pedo, diles que esperen un segundo, porque crees que dejaste tu abrigo o tu bufanda en la silla. Deja a tus amigos, haz lo que tengas que hacer y luego regresa sin nada. Diles que seguro te equivocaste. Son cosas de la vida.






6
Di que tienes que lavarte las manos. La gente siempre se lava las manos, en especial si acaba de venir de almorzar o de fuera. Cuando tengas que echarte un gas, tan sólo di: “Disculpen, tengo que lavar mis manos. Me hice mucho la japa, ja ja ja…”. Luego abre el grifo y expúlsalo.













0
0
0
0
0No comments yet