Canales populares

Cómo llegar a ser responsable

Cómo llegar a ser responsable
Creado por PE_rcastillo, WikiVerificador
El punto principal de la responsabilidad es poder ser una persona de confianza y con la que los demás puedan contar. “No puedes escapar de la responsabilidad del mañana evadiéndola el día de hoy”. ~Abraham Lincoln


1Escucha a tus superiores. Es posible que sean tus padres, tus profesores, tu jefe o alguien que sabes que es mejor que tú (y alguien a quien debas escuchar). Efectivamente, desde luego que es difícil, ¡pero tus padres y profesores te dejarán de fastidiar si saben que pueden confiar en ti!
Anuncio
2No metas la nariz en los asuntos de los demás. Además, si lo haces, ten cuidado con lo que hagas con lo que posiblemente sepas de otra persona. Escucha a tu conciencia. Normalmente te dirá que te lo guardes para ti.
3No les contestes a tus superiores. Insúltalos en tu mente, pero muestra un rostro amable. Haz lo que te pidan con un semblante agradable, para que puedas salir de ahí o para que no te fastidien con eso de nuevo. Si estás de mal humor o si estás enfadado con alguien, puede ser sumamente tentador discutir y hablarles con brusquedad a las personas inocentes. Solo guárdatelo para ti y si estás de mal humor, guárdate ese desánimo. ¡Está bien! Nadie está feliz todo el tiempo. Sin embargo, si escuchas “Estás desanimando a todo el mundo”, solo márchate. Pero si realmente refutas, entonces literalmente estarás desanimando a los demás.
4Deja de dar excusas. ¿Has escuchado el dicho que indica que “Lo que se siembra se cosecha”? Puedes evitar hacerte responsable de tus acciones, pero cuando eso regrese a ti, no podrás evitarlo. De todas maneras, ¡piensa en las consecuencias! Es posible que tengas más tiempo al no hacer tus tareas o tus deberes, al posponer algo que tu jefe te pidió que hagas, pero recuerda que te quitarán ese tiempo si te metes en problemas. Con certeza, tus superiores tienen restricciones, límites y reglas que sientes que son injustas para ti.
5Sé honesto. “Si dices la verdad, no tienes que recordar nada en absoluto”. ¿Has escuchado esa frase? Si mientes, cuando alguien te haga preguntas al respecto, tendrás que decir otras mentiras, ¡lo cual puede convertirse en toda una línea de tiempo! Puede llegar a ser muy difícil tratar de recordar todas tus mentiras pasadas. Aunque esto hace que la frase sea cierta, no lo es en un 100%. Si dices la verdad, evidentemente vas a tener que recordar algunas cosas.
6Debes saber cuál es tu lugar. No intentes dar un paso adelante y hacerte cargo si no debes hacerlo. Escucha a tu conciencia. Haz lo que sepas que está bien, pero si tienes otra opinión, sugiérela. Las personas deben ser abiertas a las nuevas ideas. Por ejemplo, si eres un estudiante, no le respondas a tu profesor, pero dile que opinas diferente y explícale el porqué. Si estás en tu trabajo y no estás de acuerdo con algo que tu jefe ha dicho, puedes decir algo al respecto, pero desde luego no querrás perder tu trabajo o que tu jefe se enoje contigo. Sin embargo, ¡si tienes la razón, con suerte alguien se dará cuenta de eso!
7Recuerda que está bien que cuestiones la autoridad de una persona, pero tienes que estar listo para las consecuencias. De todas maneras, es mejor simplemente hacer lo que diga y después solo tómate un tiempo libre o sal con un amigo. Pero si alguien cree que tiene autoridad y te dice qué hacer, ¡no tienes que hacerlo! No es tu jefe y este es un país libre. Esto va en contra de toda lógica, pero se aplica a alguien que realmente no tiene poder sobre ti.
8Cuando alguien te pida que hagas algo, hazlo de forma oportuna. Es posible que no sea tu opción preferida, pero le demuestra a la gente que eres confiable. Además, seguirá confiando en ti (si es que ya lo hace) y evitará futuros conflictos.
9Si tienes muchas cosas que hacer, divídelas o simplemente termínalas de una vez. Cuando te den un tarea, tienes que realizar la que tenga una fecha límite y la que sea importante, y debes hacerlo de manera oportuna.
10Asegúrate de ganarte la confianza de las personas y de mantenerte como alguien confiable. Por ejemplo, si te piden que guardes un secreto, ¡hazlo! Llévatelo a la tumba. Si te preguntan algo, ¡di la verdad! Sin embargo, está bien que mientas de vez en cuando. Si es para que tu amiga se sienta bien con ella misma, entonces está bien. Si es algo que realmente le gustaría saber y que se molestaría si no lo hace, entonces díselo. Pero, desde luego, no todas las personas pueden hacer esto. En realidad, nadie puede hacerlo todo el tiempo. De todas maneras, el punto es que debes esforzarte lo más que puedas por ceñirte a la verdad, responder lo que te pregunten y hacer lo que te pidan. Si lo arruinas, no es el fin del mundo y la vida continuará. Nadie es perfecto y, siempre y cuando lo intentes, eso es lo que vale.
11Por último, siempre debes escucharte. Normalmente, sabes qué es lo mejor para ti y a veces las personas que tienen “autoridad” no lo saben.
Anuncio
Consejos
No trates de llegar a ser responsable por arte de magia en un día. ¡Tienes que desarrollar la responsabilidad!Este artículo podría variar si se aplica a personas de edades diferentes.Anuncio
0
0
0
0No hay comentarios