(Cortesía) A ellas les gusta...

Hola a todos.

Anoche no pude dormir pensando:
¿Se puede ser un tremendo pajero y tener buenos modales?

Sí. Se puede ser un reverendo pajero y tener buenos modales.

¿Para qué me sirven?

La cortesía te distingue. Inclusive podés aplicar la cortesía con tus amigos. Nunca olvides que una cosa es la jodita, y otra la importancia de una buena relación con los demás.

Te puedo asegurar que las minitas aprecian la cortesía. Podés ser gracioso (y pajero) con cortesía.

Veamos algunos tips de cortesía que te harán ver como todo un Like a Sir (pese al pajerismo).




Saludar:


Saludar es saludable. Nunca te hagas el distraído. Saludá siempre. Si es con una sonrisa, mucho mejor. Si ocurre que n un grupo de personas hay una con la cual no te llevás bien, no importa: acercate y ofrecé un saludo general. Los demás no tienen por qué perderse tu saludo por un hdp.



Dar la mano:


Nunca pongas la palma hacia arriba o hacia abajo. Dar la mano con firmeza, transmitiendo entusiasmo y mirando a los ojos a quien se la das. Ojo: no aprietes demasiado. Si le das la mano a una mujer, sonreí y mirala a los ojos sin demsotrar que querrías entrarle.



Besar en la mejilla:


Al besar a una mujer en la mejilla, podemos considerar tres niveles:

Nivel 1: Caerle bien. Besarle la mejilla habiéndola mirado antes a los ojos.

Nivel 2: Sembrar para el futuro. Besarla en la mejilla apoyándole una mano en el hombro.

Nivel 3 (God): A todo o nada. Besarle la mejilla poniendo tu mano en su nuca. Ojo, esta sólo usala si ya tenés cierto vínculo de confianza con la minita, de lo contrario quedás como un pajero. En este nivel tenés que verte como todo un master, si lo hacés con temor o dudas quedás como el pajero del siglo. Cuidado con usarla.


Al besar a un hombre en la mejilla:

Consejo para las lincesas. Al besar a un hombre en la mejilla, podemos considerar tres niveles:

Nivel 1: Caerle bien. Dale un beso común y preguntale cómo le va.

Nivel 2: Quiero que se fije en mí. Dale un beso en la mejilla, y quedate mirándolo con una sonrisa (si sos medio picarona agarrale la mano durante 0,1 segundo.)

Nivel 3: La quiero toda. Dale un beso en la mejilla con ruidito. Tomale la mano. Comenzá una conversación diciendo: "Estuve todo el finde acordándome de vos." A menos que sea un pelotudo, no debería perder esa ocasión de desnudarte in situ...




Mirar a los ojos:


Mirar a los ojos demuestra sinceridad e interés.

Siempre que alguien te hable, mirale a los ojos. No te quedes como una estatua con la mirada fija porque pareces un zombie o pajero a secas.

Nunca hagas cara de sex symbol porque las minitas se dan cuenta e inmediatamente te hacen la cruz. De hecho, tu cara de sex symbol es cara de pelotudo. Lo mejor es cara natural (con la que naciste fiera, es lo que hay).

Para lincesas: Poner cara de ternura absoluta o gatúbela es sinónimo de pegarnos un tiro en la entrepierna. No sean tan hdp's.

La mirada dice mucho de nosotros. Si somos pajeros / atorrantas, esa será nuestra caripela.




La voz:


Nuestra voz nos define y da una primera impresión.

Mantener un equilibrio es importante. Taladrale la oreja a alguien a los gritos es de mal gusto, pero susurrarle al otro y hacerle creer que es sordo, es peor.

Modular bien la voz es fundamental. No está bueno comerse la letra "s". Sin embargo, es un buen recurso cuando de frases irónicas se trata o para hacer un chiste.

La voz monótona frustraría a Teresa de Calcuta y te pegaría un palo. Tus palabras deben ser como una melodía alegre. Si sos un aparato, puede que piensen que sos un aburrido por más buena onda que seas.




Disposición hacia el otro:


Aquí la única intención es brindar ayuda. La hospitalidad es una buena práctica. (Si luego de ella querés pasar a un nivel de intereses estrictamente sexuales, es otro asunto.)

Ayudar al otro dice buenas cosas de vos. No importa cómo es la otra persona. Cuando ayudás a otro, no sólo lo ayudas, le enseñás a ayudar.

Ayudar, siempre te hace bien.

Intentálo. Ayuda a alguien con sinceridad, y vas a ver que después te costará sacarte la sonrisa de la cara. Está genial.




Empatía:



La empatía es algo así como la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Si la empatía fuera una práctica difundida, todos estaríamos mejor.

No deberíamos dejar de ver lo que nos rodea.

Si podés ponerte realmente en el lugar del otro, es muy probable que ayudes.

Ayudar puede convertirse en parte de tu vida. Y es contagioso.

Un ejemplo: Si la minita anda histérica o no quiere saber nada de nada, ponete en su lugar y dejala en paz. Ella valorará tu actitud y después vendrá con regalitos




Ponete a las órdenes:


Ponete a las órdenes siempre. Con quien sea que consideres ayudar.

No importa quien sea. No mezcles tus intereses con esto.

Pero, un detalle, nunca dejes de ayudar a una damita que se siente sola y mal (siempre hay un premio aunque sea chico -rapidito-).


ESPERO QUE TE SIRVAN LOS CONSEJOS. SI TE GUSTÓ, COMPARTILO CON QUIEN QUIERAS.

TE INVITO A ENRIQUECER EL POST CON TUS COMENTARIOS.

ABRAZO.


SE VIVE UNA SOLA VEZ. NO TE ACHIQUES.