Check the new version here

Popular channels

Establecer Prioridades

Una de las maneras de asegurarnos de que el sistema operativo brinde la mayor cantidad de recursos posibles a determinadas aplicaciones consiste en especificar las “prioridades” correspondientes.
Básicamente, el concepto de prioridad es el que permite al sistema determinar cómo compartir el tiempo de trabajo del procesador entre las aplicaciones que se están ejecutando en forma simultánea. La mayoría de los programas están predeterminados a un nivel de prioridad “normal”, así que al elevar su prioridad, podremos mejorar su rendimiento en entornos multitarea; es decir que cuando estemos trabajando con varias aplicaciones a la vez, será
privilegiada aquella que tenga asignada una prioridad más alta.

Para realizar un cambio en las prioridades que el sistema brinda a un determinado programa, deberemos iniciarlo y, enseguida, presionar para que aparezca el Administrador de tareas. A continuación, seleccionamos la ficha . Hacemos clic derecho sobre el programa en cuestión y, del menú emergente, seleccionamos [Ir al proceso]. Pasaremos automáticamente a la ficha y ya estará seleccionado el proceso adecuado.

Volvemos a hacer clic derecho (esta vez sobre el proceso seleccionado) y elegimos la opción [Establecer prioridad]. Cuanto más alta sea la prioridad, más se beneficiará este programa de los recursos del sistema y, desde luego, más se perjudicarán los otros. La administración manual de las prioridades tiene un mayor impacto en las computadoras que suelen trabajar con muchos programas a la vez. También es útil para evitar que una aplicación “pesada” se coma todos los recursos del sistema y evite la ejecución de otras.
0
0
0
0No comments yet