About Taringa!

Popular channels

Guía para copiar y pegar en Internet [Con Memes]

Redactado por José Román para emezeta.com

Sin duda, una de las posibilidades que brinda Internet es permitir compartir cosas con otras personas. Y muchas veces, esas cosas son trabajos (artículos, informes, infografías, recursos, etc...) encontrados en Internet.
No hay que olvidar que todos estos trabajos tienen un autor detrás, el cuál siempre debería ser respetado y reconocido.

Ya sea por email, mensajería, foros, redes sociales -u otro medio- probablemente hemos compartido algo que nos pareció interesante o útil (o todo lo contrario).
En este artículo no voy a entrar en los polémicos derechos de autor, sino sólo en el aspecto ético desde el punto de vista del reconocimiento del autor.










En Guía para copiar y pegar en Internet el autor pretende contar las cosas que deben evitarse al compartir (o re-publicar) un trabajo encontrado por Internet, y que más estamos acostumbrado a ver por la red.

Es muy importante tener siempre en cuenta, que no todas las copias de este tipo son realizadas intencionadamente, sino que muchas veces son producto del desconocimiento (adultos o inexpertos en Internet) o que simplemente no son conscientes (niños).








El primero de todos es el gran clásico (y más extendido). No citar la fuente. Ni una pequeña referencia al autor del trabajo original.
Muchas veces no es intencionadamente, o es fruto del despiste o desconocimiento. Cualquiera puede olvidarse.
El problema llega cuando descubrimos que lo que obliga a no citar la fuente es un desquiciante miedo a que el lector descubra el autor original y se olvide de él.










El usuario realiza una copia y cita su procedencia con rigor, incluyendo el enlace. Eso sí, a un tamaño microscópico comparado con el tamaño de la letra del artículo, o escondido en alguna parte de la página donde el lector no suele mirar.




Lo ideal es incluirlo en un lugar cercano al texto y que sea legible. El autor de esta ayuda recomienda incluir el enlace en una breve introducción al principio del texto.








En un auténtico ejercicio de ejemplaridad, la persona que realiza la reseña, se atribuye absolutamente todo el mérito del trabajo.
A veces hasta eliminando todo tipo de referencia que exista en el trabajo (desde suprimir enlaces en un texto hasta borrar el nombre del autor en varias partes de una infografía).











Otro gran clásico derivado del Forever Alone anterior, es citar el nombre del autor, pero evitando cualquier enlace o referencia al lugar de donde lo leíste.




Esto es bastante común en los medios de prensa, quienes realizan este tipo de menciones para cumplir estrictamente con el protocolo, sin preocuparse en la posible ayuda que estaría ofreciendo al autor del trabajo retribuyendo con un simple enlace.







Desde el punto de vista del autor y salvo algunos casos, es un error hacer una copia íntegra de un artículo. Siempre es interesante aportar algo de información, opiniones personales o incluso datos para complementarlo.
Esto es más notorio, cuando se realiza una copia de un artículo de un sitio grande. Si se aporta algo de información adicional, destacará del resto.







Uno de los problemas más técnicos: Cuando el usuario realiza hotlink de las imágenes del artículo original.
Estas imágenes, generalmente están alojadas en el servidor del autor original. Cuándo muchos usuarios copian un artículo a su web, también copian las imágenes, con la diferencia de que, mientras el texto se duplica, las imágenes que se ven, son en realidad las imágenes originales (hacen referencia a ellas).




Así pues, si el artículo es reproducido muchas veces de esta forma, el servidor del autor original estará sirviendo imágenes a webs ajenas y puede llegar a colapsarse.







Muchos usuarios realizan scraping (extracción de contenido) de multitud de sitios webs, reproduciendo esta información en su propia web MFA (Made for Adsense), rodeándolo de bloques publicitarios para ingresar beneficios del trabajo ajeno.




Obviamente, no sólo se aprovecha del trabajo ajeno sin permiso, sino que además intenta ganar beneficios que no le corresponden.






Aunque es un «mal menor», otro de los problemas al copiar artículos o trabajos, sobretodo en blogs, es que el vía (web donde lo encontraste) puede llegar a reemplazar a la fuente, resultando que un excelente trabajo de una persona, circule por Internet haciendo referencia a «sitios grandes» y olvidando por completo al pobre autor.











En algunos casos, hay usuarios que realizan copias íntegras y sistemáticas, no sólo de un artículo, sino de varios artículos.












Por último, la mayoría de los trabajos y artículos tienen determinadas licencias, algunas de ellas muy poco restrictivas, como por ejemplo, Creative Commons. Aún así, no están exentas de ciertas obligaciones... ¡Asegúrate de cumplirlas!






Redactado por José Román para emezeta.com
4Comments