Canales populares

Hágalo usted mismo – Estante Rustico comedor diario

Últimamente no me dedique a hacer mucho, supongo por el frio, pero igual trabajé en un proyecto corto y simple, un estante rústico para el comedor de diario.
En casa tengo una pared donde hice un arco de medio punto y quedó un pedazo de muro bastante desnudo; desentonando con el resto de la decoración, si bien hay una estufa, siempre tuve idea de hacer algo pero nunca me ocupé del tema, por fin llegó el momento.
La idea era poner un tablón, guazo y rústico como me gusta, así que un sábado frio y soleado me fui a cirujear un palito a un aserradero viejo sobre la Marquez. Solo con la medida y la idea empecé a revolver entre las tablas que estos tipos tenían tiradas a la intemperie, luego de un rato de preclasificar me topé con la buscada, un pedazo de espinillo blanco, bastante descontrolado por las inclemencias. Me lo traje y lo pague muy poco ya que su valor comercial era prácticamente nulo.



Comenzamos a tratarlo, lija, paciencia y cariño



Lo ajusto a las dimensiones del lugar cortando la punta que estaba media podrida y seguimos lijándolo a mano, cuidando de mantener su canto rústico de manera natural.





Lo presento en su lugar para darle la forma final, queda trabado por interferencia, signo de que tiene la medida justa, al verlo descubro que está muy alto, debería bajar un poco.





Lo empezamos a tratar con aceite de lino para humectarlo y parar la bronca de los años de intemperie que resistió



Ya con la decisión tomada de bajarlo unos 20 centímetros empiezo a buscar la solución del anclaje.



Preparo dos tacos de madera que fueron las patas de un viejo placard, dos tirafondos con tarugo de 10mm y a otra cosa.



Bueno ya está listo, mecánicamente hablando, falta la estética final. Ahora viene el tonalizado con Cetol y el plastificado



Un problema a solucionar es el calor, para peor lo bajé y quedó mas cerca de la estufa; asi que me fabriqué un deflector con un recorte de acero “inolvidable” que me sobró de la campana del purificador, le di forma, un par de agujeros, dos separadores, dos tornillos y listo.



Ya casi en la recta final, me parece que le falta algo, no se qué pero algo le falta. Voy a revolver en mis cajones de porquerías, buscando fierro, no otra cosa. Me encontré un pedazo de hierro nervado de construcción… ¡Que lindo! Lo corté en 4 cuatro cachos de planchuela, soldadora y fabrique esas… Columnas? Para los bordes.



Ahora si, por fin conforme con los resultados, a plastificar y pintar el fierro de negro.



Instalado y decorado.



0
0
0
0No hay comentarios