1. Hazlo tu mismo
  2. »
  3. Tutoriales

[I.C] Experimentos Caseros [+5]




Pequeño resumen lvl 5 antes de empezar, con alguno de esto puedes hacer explotar tu casa, me paso con la bomba de humo, cuidado



1.- Cómo hacer una bomba de humo casera de color:




Materiales:

- Unas tijeras.
- Unas pinzas.
- Nitrato potásico (lo puedes conseguir en farmacias, droguerías, veterinarios...).
- Azúcar.
- Agua.
- Un recipiente cualquiera.
- Una olla.
- Una lata de refresco.
- Cinta aislante.
- Una mecha.
- Colorante (se puede conseguir en cualquier supermercado).

Procedimiento:

- Echamos en un recipiente el nitrato potásico y el azúcar, en proporción 65% y 35% respectivamente (es importante respetar las proporciones), y removemos bien.
- Llenamos la olla de agua hasta que cubra el fondo y la calentamos.
- Una vez caliente, colocamos la mezcla de nitrato potásico con azúcar dentro de la olla.
- Removemos hasta que la mezcla adquiera un color marrón y se vuelva espesa.
- Una vez se apaga el fuego, añadimos el colorante y volvemos a remover muy bien la mecla
- Cortamos la lata de refresco por encima de la mitad, sin llegar a separar totalmente las dos partes.
- Rellenamos la lata con el R-Candy.
- Cerramos la lata y la unimos con cinta aislante.
- Colocamos la mecha dentro del agujero de la lata.
- Encendemos en exteriores y ¡a disfrutar!


link: http://www.youtube.com/watch?v=_PtDDPK0C8s




2.- Cómo hacer una mecha casera


Nota* Esta mecha sirve para el experimento anterior.


Vamos a empezar la semana con una manualidad muy fácil que nos va a ayudar en algunos de nuestros experimentos caseros, se trata de aprender a elaborar una mecha casera. Dado que hay que manejar cerillas y es para experimentos explosivos, no es aconsejable para los niños.

Materiales:

- Fósforos.
- La caja de los fósforos.
- Cinta de carrocero.
- Clips metálicos.
- Gomas elásticas.
- Unas tijeras.

Procedimiento:

Podemos utilizar fósforos de cartón o bien de madera (los de cartón son un poco más gruesos pero sirven igual). Con la cinta de carrocero, extendemos una tira de 10 cm hacia arriba y colocamos de forma seguida y tocándose entre sí unos 15 ó 20 fósforos. Los cubrimos con otra tira de cinta y recortamos el sobrante de madera de los fósforos para dejar solo la parte rosa. Ahora cogemos dos cerillas y las colocamos de forma que la punta de la cerilla coincida con el final de la tira, una a cada lado, y la sujetamos con un poco de cinta. Una vez hecho esto, con el encendedor de la caja de fósforos, lo recortamos en tiras pequeñas. Lo pasamos por dentro de un clip y lo fijamos de tal forma que, al tirar del clip, la banda encendedora encienda las dos cerillas laterales. Por último, tan sólo tenemos que sujetarlo con una goma elástica y ya estará lista nuestra mecha casera.

Uso:

Introdúcelo dentro de cualquier artilugio de pirotecnia o bomba de humo casera. Tan sólo debes tirar de la anilla y tendrá una combustión lenta que te permitirá alejarte lo suficiente.

Aquí un vídeo:

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=YVcEsfFfk_4




3.- Cómo hacer una vela casera con mantequilla




¿Te has quedado sin luz y no tienes ninguna vela en casa? No te preocupes. En el experimento de hoy vamos a aprender a hacer una vela casera hecha con mantequilla, en la que su mecha puede mantenerse encendida hasta cinco horas. Cualquier persona podrá llevarlo a cabo, ya que se trata de un experimento muy sencillo y el cual nos llevará muy poco tiempo.

Materiales:

- Mantequilla.
- Papel higiénico o una servilleta.
- Un encendedor.
- Un palillo o lápiz.



Procedimiento:

Lo primero que vamos a hacer es cortar una porción de mantequilla, del tamaño que queremos que sea nuestra vela. Posteriormente, cogemos un trozo de papel higiénico o de una servilleta y lo enrollamos, formando un “churro”; ésta será la mecha de nuestra vela.

A continuación, con la ayuda de un palillo o un lápiz, hacemos un agujero en el centro de la porción de mantequilla e introducimos la mecha que hemos creado en su interior.

El siguiente paso es el más importante. La parte de la mecha que queda por fuera de la mantequilla ha de ser embadurnada con la propia mantequilla de alrededor.

Y ya estará lista la vela para ser prendida. Cogemos un mechero o una cerilla y encendemos la mecha. Una vez encendida, de manera opcional, podemos introducir la vela en un vaso para protegerla y así conseguir una mayor durabilidad de la misma. Como hemos dicho antes, esta vela "de emergencia" puede llegar a durar hasta cinco horas encendida.

Explicación:

La vela de mantequilla que hemos creado, al derretirse y/o evaporarse entra en contacto con el aire y de este modo se produce la combustión, que hace que la vela se prenda. El punto de fusión de la mantequilla oscila en torno a los 30 ºC, el cual es abastecido totalmente por los grados que tiene la llama del mechero o la cerilla.




4.- Cómo hacer un pulsorreactor casero (pulse jet) - Motor a reacción




Desde que se descubrió el primer motor a vapor, el ser humano ha intentado desarrollar motores más potentes y eficientes. Como todos sabemos, el mayor avance tecnológico siempre viene dado cuando hay peligro de guerra; hoy nos centraremos en hablar del pulso reactor que inventaron los científicos nazis.

El pulsorreactor fue inventado en 1920 en Alemania para impulsar los cohetes V1 mediante un sistema de válvulas, el cual le daba una vida útil de unos 35 minutos ya que debido a las enormes temperaturas y presiones que generaba las desgastaba colapsando el motor.

Hay dos tipos de pulsorreactor eficientes: el de válvulas, que ya hemos comentado antes, y el de sin válvulas, que tiene una forma de U con un palo más largo. Nosotros lógicamente vamos a hacer uno mucho más sencillo pero aplicando la misma teoría, así que vamos a dejarnos de Historia y a ponernos manos a la obra.

Materiales:

- Un tarro de cristal de cualquier tamaño.
- La tapa metálica del tarro.
- Alcohol (nos vale cualquier tipo, ya sea etanol, metanol...)
- Un objeto punzante, como un destornillador, aunque preferiblemente un taladro con broca del 10.
- Una pajita.
- Papel.
- Un mechero de cocina o cerillas largas (por razones de seguridad, cuanto más lejos tengamos la mano cuando se inicie la reacción, mejor).



Procedimiento:

Es muy sencillo de fabricar pero complicado de que salga bien. Ya que cada bote de cristal tiene un tamaño y forma determinados, con el taladro de 1 cm o un destornillador de similar diámetro vamos a ir realizando un agujero en el centro, probando el pulsorreactor y agrandando el primero si no resulta eficaz.

Una vez esté el agujero listo, introducimos un poco de alcohol (unos 50 ml). Rodamos el bote con cuidado de que no se salga para impregnar bien las paredes y, con el dedo gordo, tapamos el agujero muy bien y agitamos durante unos segundos. Al destapar el agujero se deberá escuchar una especie de succión.
Finalmente, metemos la pajita en el agujero y soplamos un poco para introducir oxígeno que alimente mejor la combustión.

Y ya está listo nuestro pulso reactor casero. Lo único que tenemos que hacer es, después de poner el bote sobre un recipiente profundo o con cierto grosor (mirar las precauciones al final del post), acercar el mechero encendido al agujero y alejarnos un poco. Se oirá un ruido parecido a un silbido, podremos observar una pequeña llamarada y el motor, si el agujero es lo suficientemente grande, estará en marcha. Para pararlo, tan solo tenemos que ahogar la llama poniendo un trozo de papel sobre el agujero.


Explicación:

Al iniciar la combustión e introducirse la llama dentro del bote, el aire de dentro se expande a causa de la explosión del gas. Este gas deja un vacío, haciendo que el aire se introduzca de nuevo dentro del tarro y se vuelva a repetir el proceso.

Lo más impresionante de este motor es el sonido que genera. En el vídeo que hemos realizado podréis ver todo el procedimiento por si no os ha quedado muy claro y escuchar el alucinante sonido del motor ¡No olvidéis suscribiros!


link: https://www.youtube.com/watch?v=Fdktvw82Wps


Nota: Experimento peligroso ya que alcanza grandes temperaturas, no recomendable para niños.





5.- Cómo hacer un mini lanza papas






Después de todo lo que se ha hablado acerca del Patatof, o lanza papas, hemos decidido crear algo menos imponente, pero no por ello menos espectacular; hemos creado el cañón mini lanza papas.

Es una versión bastante reducida, en la que en vez de tirar patatas podremos "disparar" bolas de papel, poliespán... todo lo que se nos ocurra (y quepa por el tubo). Este experimento, aunque no es muy peligroso, no es un experimento para niños, y hay que tomar siempre medidas de precaución.

Materiales:

- Tubo PVC de 10 cm de largo por 32 mm de diámetro.
- Tapón de rosca de 32 mm.
- Empalme de PVC.
- Tapón de PVC.
- Piezoeléctrico (lo tienen los mecheros eléctricos de cocina).
- Taladro.
- Brocas del 3 y del 7.
- Pistola de silicona caliente.
- Pistola de airsoft.
- Cable.
- 2 tornillos.
- Pegamento universal.



Procedimiento:

Lo primero que hay que hacer es raspar los bordes del PVC con la lija para que fije mejor el pegamento. A continuación, unimos el tubo de 10 cm y la tapa de rosca al empalme. Con un taladro del 3 hacemos 2 agujeros a un centímetro de distancia entre ellos en mitad del tubo de PVC. Finalmente, introducimos los tornillos por los agujeros con ayuda del destornillador.

Una vez hecho esto, desarmamos la pistola y cogemos el tubo del cañón de 6mm. Calentamos un alambre y lo pasamos entre medias de uno de los extremos.
Ahora, con una broca del 7, hacemos un agujero en el centro de la tapa. Metemos por este agujero el tubo de 6mm y lo sellamos con pegamento. Una vez seco, lo fijamos por fuera con silicona caliente. Lo siguiente es pegar la tapa al otro lado del tubo de PVC.

Para fabricar el gatillo, desmontaremos el mechero y le pondremos dos cables al piezoeléctrico; una vez unidos, volvemos a montar el mechero y lo fijamos con silicona caliente donde estaba el antiguo gatillo de la pistola (que previamente hemos quitado).

Ya sólo queda unir el cañón a la pistola con más silicona caliente, conectar los cables con los tornillos y ya estará listo nuestro mini lanza papas.


Este mini lanza papas puede lanzar cualquier cosa que quepa por el tubo. Para cargarlo, lo único que hay que hacer es quitarle la rosca y rociarle con un poco de spray (con alcohol). Os dejamos un vídeo que hemos realizado por si no habéis entendido bien todos los pasos. ¡No olvidéis suscribiros!


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=z1y5vx7Fcg8




6.- Cómo hacer un cohete de agua





Hoy vamos a ver un experimento casero muy sencillo y divertido, sobre todo de cara al verano: el cohete de agua. Este cohete utiliza agua para propulsarse con un poco de aire a presión, y puede llegar a alcanzar hasta 100 metros de altura, todo depende de la complejidad con la que lo construyamos. Es muy recomendable hacerlo con los niños porque son los que más lo disfrutarán. 3, 2, 1... ¡Despegamos!

Materiales:

- 2 botellas de dos litros.
- Un tapón de corcho.
- Una aguja para inflar pelotas.
- Una bomba de aire.
- Un cartón de leche.
- Un marcador.
- Un cúter.
- Una pistola de silicona caliente.
- Cinta adhesiva.



Procedimiento:

Para empezar, cortaremos con el cúter el cono de una de las botellas y lo pegaremos con silicona caliente a la parte inferior de la otra. La parte sobrante la vamos a utilizar de soporte, así que hacemos un agujero por el que después meteremos la manguera de la bomba de aire, más o menos en la mitad de éste.

Lo siguiente que tenemos que hacer son las alas de nuestro cohete. Para ello, trazamos con el marcador una línea de esquina a esquina por una de las caras y recortamos por aquí con el cúter. Una vez recortadas, las pegamos a los laterales de nuestro cohete con silicona caliente y lo fijamos bien con cinta adhesiva.

Por otra parte, introducimos la aguja con fuerza por el tapón de corcho, de manera que salga por el otro lado. Después, metemos la manguera por el agujero que hemos hecho anteriormente en el soporte de lanzamiento, el cual llenaremos de arena o piedras para que se quede fijo en el suelo.

Y ya está listo. Tan sólo tenemos que echar unos 400 ml de agua en nuestro cohete casero y dar presión con la bomba hasta que salga despedido.


Explicación:

Al introducir aire dentro de la botella y no poder liberarse, aumenta la presión hasta que ya no puede más y sale por el punto más débil de la botella: el tapón. El agua, al ser más densa que el aire, estará en la parte inferior, impidiendo que el aire salga, por lo que este ejercerá tal presión sobre el agua que la impulsará a chorro haciendo que la botella salga despedida.

Por si no os ha quedado muy claro, aquí os dejamos el vídeo explicativo que hemos realizado:


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=BfSjqAASRRU




[

7.- Cómo fabricar un globo aerostático casero






Hoy os vamos a enseñar a hacer un sencillo globo aerostático. Este es un experimento casero que le encantará a los niños pero cuya elaboración debería, al menos, estar supervisada por un adulto, pues utilizaremos alcohol y fuego. De todas formas, no es un experimento peligroso.

Materiales:
- Una bolsa de plástico, grande o pequeña, lo más ligera posible (podéis utilizar la típica bolsa negra de basura).
- Dos alambres o palos finos, del mismo grosor y tamaño, también lo más ligeros posible (deberían ser más o menos igual de largos que el diámetro de la bolsa). También pueden ser de poliespan, con un grosor de alrededor de 1 cm.
- Alambre de cobre.
- Un trozo de papel (higiénico, por ejemplo).
- Alcohol de 96º (o aguarrás).
- Cola o celo.
- Unas tijeras o un cúter.
- Unos alicates.
- Un mechero.


Procedimiento:
Aunque hay múltiples formas de hacer un globo aerostático, nosotros vamos a explicar el, a nuestro parecer, más sencillo. Para ello utilizaremos una bolsa de basura, dos trozos de poliespan, alambre de cobre, papel higiénico, alcohol, celo, un cúter, unos alicates y un mechero.

1.- Primero cortamos con el cúter dos trozos de poliespan de 1 cm. de grosor. El largo deberá ser similar al diámetro de la bolsa (algo menos).



2.- Después cortamos con los alicates un trozo de alambre de cobre, de entre 15 y 20 cm.
3.- Hacemos una cruz con los dos trozos de poliespan y enrollamos el alambre en su intersección, de forma que queden unidos. Nos aseguramos de dejar un poco de alambre colgando para después poner la bola de papel.



4.- Colocamos la "cruz" en la apertura de la bolsa, uniendo los extremos a ella con celo, de forma que el agujero de la bolsa haga la figura de un cuadrado, cuyas cuatro esquinas estén unidas a los extremos de poliespan. Es importante que el alambre suelto quede dentro de la bolsa.



5.- Cogemos el papel higiénico, lo hacemos una bola y lo ponemos en el trozo de alambre suelto, doblando la punta para que quede bien sujeto.
6.- Ahora cogemos el alcohol de 96º y lo echamos en la bola de papel. La cantidad no debe ser escasa pero, y esto es importante, en ningún caso puede llegar a gotear.



7.-El globo aerostático ya está terminado. Lo sujetamos por la parte de arriba, ahuecamos bien la bolsa y prendemos la bola de papel con el mechero. Lentamente lo vamos soltando y empezará a volar.



Se recomienda lanzar el globo con el viento en calma o, como mucho, con un viento de 5 km/h. Podemos dejarlo suelto o atarlo con una cuerda para seguir su trayectoria.


Explicación:
Los globos aerostáticos son capaces de "volar" debido a que la masa de gas que encierran es más ligera que el aire. Al no tener ningún tipo de propulsor, estos globos simplemente se dejan llevar por las corrientes de aire.


Aquí tenéis un vídeo del proceso:


link: http://www.youtube.com/watch?v=0J4rmvIatHY

0
0
0
0No hay comentarios