Trucos pata mantener la ropa hermosa




Manteles como el primer día

Lo principal es actuar rápidamente cuando se manchan de comida o bebida al comer.
• Con sal fina: Échala encima de la mancha lo más rápido que puedas. La sal absorbe la mancha y evita que se fije. Deja el mantel en remojo en agua fría y jabón líquido antes de lavarlo en caliente.
• Vinagre o vino blanco: Son adecuados para eliminar las manchas de vino tinto o café. Puedes mezclarlos con alcohol para que sean más efectivos.


¿Y los más delicados?

Un buen planchado de vapor es indispensable para las mantelerías de hilo o lino. Tendrán mejor caída si las planchas desde el centro hacia los bordes. Hazlo cuando aún estén ligeramente húmedas.
• Si tienen bordados: Lávalas a mano con agua fría con un detergente para ropa delicada. Plánchalas del revés y con un paño mullido entre el mantel y la plancha, para no aplastar los relieves.
• Las puntillas: Las más finas, como las de organdí, ponlas en remojo en agua con un poco de sal. Después lava a mano con agua fría y detergente para lana.
• Para guardarlas: Enróllalas en un cilindro de cartón para evitar que se marquen las dobleces y envuélvelas con papel de seda para protegerlas.

¿Alguno antiguo? ¡Recupéralo!

Recupera el aspecto de tus manteles antiguos con una solución de vinagre blanco rebajado en agua. Deja que se impregne toda la noche y lava con un programa de ropa delicada.

Cambia los trapos de cocina


No uses el mismo trapo para secarte las manos que para secar los utensilios.
• Limpia a diario: Solo el que usas tras manipular alimentos crudos, ya que puede entrar en contacto con gérmenes. Elígelo de algodón y lávalo siempre con agua caliente.
• Los delantales: Si cocinas a diario, lava en caliente el delantal que utilizas una vez a la semana.


Cortinas y estores, siempre limpios


Aspira el polvo cada semana para mantenerlos en buen estado. Y además:
• Las cortinas: Las grandes llévalas a la tintorería. Si te caben en la lavadora, límpialas con agua fría, para que no encojan ni se decoloren, y con jabón neutro. Opta por un centrifugado suave. Un truco: Cuélgalas aún húmedas porque su propio peso las alisa. Y plánchalas, ya colgadas, con vapor.
• Estores y visillos: Retira las varillas de los estores antes de lavarlos y plánchalos antes de colgarlos. Usa un programa antiarrugas para los visillos.


Limpia a fondo el sofá

Aspira a fondo retirando respaldos y asientos para eliminar restos y pelusas. Si es desenfundable cierra las cremalleras antes de poner la funda en la lavadora para evitar que la tela se arañe.
• Para que no encoja: O cambie de color, sigue las instrucciones de la etiqueta y lava con agua fría. Antes, rocía las manchas con un quitamanchas o con detergente neutro.
• Que no oscurezca: El reposacabezas y los brazos tienden a hacerlo. Para evitarlo, frota las marcas de los roces con un paño impregnado en sal humedecida. Deja secar y retira con un cepillo.
• Manchas: Elimínalas cuanto antes: si son de aceite, utiliza polvos de talco y trata las de tinta con alcohol. Sobre el cuero, elimina los líquidos de su superficie rápidamente.



Tus sábanas, mucho más suaves

Antes de estrenar sábanas, lávalas para eliminar posibles sustancias químicas de la fabricación.
• Si son de algodón: Lávalas con agua fría; pueden encoger hasta un 12%. Plánchalas cuando aún estén mojadas con la opción de vapor al máximo, que seca el tejido a la vez que elimina las arrugas.

• Las de mezcla: De poliéster y algodón no se arrugan tanto. Tiéndelas bien estiradas y puedes plancharlas dobladas, repasando los bordes para eliminar las marcas.
• Para guardarlas: Hazlo en un lugar oscuro y seco. Colócalas con las fundas de almohada dentro de la bajera.




Toallas mullidas y suaves

• Antes de usarlas: Lávalas después de comprarlas ya que las toallas nuevas no secan bien. Hazlo con agua tibia y poco suavizante.
• Por colores: 
No uses productos blanqueadores, pueden alterar su tono original, y lávalas por separado con otras de colores similares.
• Más esponjosas
: El programa antiarrugas de la secadora las conserva suaves y mullidas. Si no, puedes sumergirlas antes del lavado en agua salada.
• Poco suavizante: Basta para lavar tus toallas. Si se añade
 en exceso las siliconas que contiene interfieren la capacidad de absorción de las toallas.

Trucos para mantener los tejidos blancos

Con el tiempo amarillean. Recupera su blanco original con bicarbonato, leche o zumo de limón.
• Con bicarbonato: Déjalos en remojo durante una hora en un recipiente con tres cucharadas de bicarbonato disueltas en un litro de agua templada. Después, lava en la lavadora.
• Con leche y limón: La leche es otro blanqueador y también puedes usar una mezcla de jabón neutro, sal y el zumo de dos limones.

Algunos consejos de lavado

• Antes de lavar: Sigue las indicaciones de la etiqueta del tejido. Si dudas, prueba antes en una zona poco visible.
• Los colores: Lava solas las prendas de colores intensos. Los tres primeros lavados en frío "asentarán" el tono.
• No abuses: Ni del detergente ni del suavizante. Pueden producir manchas y dañar los tejidos más delicados.
• Protege las telas: El roce entre ellas, el contacto con el tambor y los detergentes fuertes las desgastan. Lava del revés.
• Algodón con agua fría: Los tejidos a base de algodón son los más comunes en el hogar. Como encogen con el agua caliente, se lavan a 60°C antes de confeccionar cortinas o tapizados. Para fijar los colores, antes del primer lavado, sumérgelos en agua fría y vinagre.
• Fibras sintéticas: Los tejidos con alguna proporción de poliéster o nylon son resistentes y dan solidez a los colores. Lávalos con agua fría, tiéndelos a la sombra y pásales la plancha tibia.


Algunos consejos para el tendido y el planchado

Al tender, hazlo siempre del revés, para evitar que el sol se "coma" los colores. Y cuando vayas a planchar, utiliza un vaporizador; te ayudará a mantener la humedad, así es más fácil eliminar las marcas y arrugas.

Y para que siempre huelan bien...

Puedes poner dentro de armarios y cajones unas hojas de laurel, unas pastillas de jabón o un pañuelo con unas gotas de perfume. También un saquito con lavanda que, además, combate las polillas.

cada vez me siento mas roberto