Humor

5 Cosas que me diría mi yo del futuro.

1.¿Recuerdas a Claudia? a quien crees que es el amor de tu vida, por quien dejaste de ser un macho viril, por quien te atreviste a decir la patraña de que el metalcore merece ser llamado metal, por quien terminaste yendo a fiestas de niños “bien”, por quien te hizo bailar y hacer el ridículo en innumerables ocasiones, por quien dejaste de atender a tu clientela deseosa de tus labios; ¿y todo para qué? Para que no te pelara. Pues déjame decirte que es momento de dejar en pensar en esa sonrisa, sí, yo se que es única; en esos labios carnosos y rojo carmín; en esos ojos cafés claro, que muchas veces te vieron aparentemente deseosos de ti. Déjala tomar su camino y tu toma el tuyo. Deja de llorar…de cualquier modo en tu cumpleaños numero 23 terminaran teniendo sexo en una calle sin faro.


2.Sí hoy piensas que tu presidente (nombre omitido por cuestiones de censura) es una basura, un mentiroso, un vende patria, un cerdo capitalista, un oligarca, un inculto, pero nunca una estrella porno jajaja. Espera a ver a los siguientes mandatarios de nuestro hermoso pero cegado país.
Ya se viene Miguel Velasco Coello, como nuestro presidente actual pero aumentado y recargado, es guapo, tiene una novia farandulera y ya trae cola que le pisen antes de su época como presidente. El junto con el congreso viene a terminar de lacerar nuestra nación, a cambiar desarrollo sustentable por desarrollo económico.
A lo que voy es que dejes de ser un cibernauta “guerrillero” y comiences a actuar, las cosas no se cambian desde tu sillón ni mucho menos viendo P!... pequeñas acciones grandes efectos.

3.Deja de comer papas, pastelillos y demás mierda. Por cierto, nunca encontraras tu nombre en las botellas de coca-cola, deja de buscar y contribuir con esos bastardos que agotan los recursos hídricos. Ahora tu metabolismo es rápido, en algunos años no será así, ejercítate maldito gordo.



4.Deja de postear estupideces en Taringa, así nunca llegaras siquiera a un karma de 6.

5.Recuerdas a aquel perro atado a una cerca de acero que liberaste en invierno, te alegrará saber que al menos murió en libertad.


[/size]