Check the new version here

Popular channels

Cómo darte cuenta de que tu pareja te quiere colgar

En casi todas las relaciones llega un momento de poner punto final, tarea que algunos concretan con quirúrgica frialdad pero otros con fórmulas más rebuscadas.

* El estilo tajante: Acá no hace falta que te des cuenta de nada. Ella llega y te dice: "Esto no va más, salgo un rato para que tengas tiempo de juntar tus cosas. Ah, y no te olvides de dejarme la llave y los 40 pesos que te di ayer para cargar nafta". Y apurate o te desaloja con la cana y gases lacrimógenos. La única que te queda es la retirada digna.

* El estilo Hiroshima: Variante mucho más devastadora del estilo anterior. Ella llega y te dice: "Mirá, esto no va más. Conocí a alguien, pasado mañana él viene a vivir conmigo y la idea es para noviembre ya tener el primer hijo. Necesito que me desocupes el placard ya porque en un rato viene a dejar su ropa. Pero por favor dejame dos o tres camisas porque es más o menos de tu talle y mañana tenemos una cena".

* La estrategia del "todo mal": Ella, por un sentido culposo, no te cuelga de una, sino que intenta que seas vos el que diga basta. Lo notás cuando dice cosas como: "Traje un cuarto de helado, de chocolate y tiramisú. ¿Cómo que no te gusta el tiramisú? Ufff, ¿ves que esta relación se está yendo al carajo?". O: "Veinte segundos tarde, te dije que fueras puntual. No me respetás una mierda, Héctor, esto ya nos hace mal a los dos".

* El rol consejero: En el caso anterior, si quien intenta colgar es él, soltará algo así: " Mirta , creo que te convendría dejarme". Pero si ella intenta en salvar la relación, él volverá a la carga: "Mirta, seguís sin dejarme. ¿Ves que mi palabra no vale nada en esta relación?¿¡Así me valorás!?". Por supuesto que luego de ser colgado, el hombre, cuando se cruce con su ex, dirá: "Forra de mierda, nunca me diste otra oportunidad".

* El método de inculpación: Muy aplicado por el bando masculino, consiste en intentar salir de una situación comprometedora tratando de convertirla en un brete para la otra parte. El tipo llega y le dice: "Hola mi vidita hermosa, mi cielo, ¡qué pedazo de mujeerrrrr quedás con ese camisoncito mi amorrrrr!". Ella responde: "Escuchame, pelotudo, son las cinco de la mañana, y venís con ese perfume a atorranta, ¿se puede saber dónde mierda te anduviste revolcando si ibas a venir a las nueve?". Y él: "¿Ves que cuando te quiero hablar bien y con cariño arruinás todo el clima? Hay que cortar esto, no dejás otra opción".

* Te querían a vos, pero no a vos: Malentendido habitual, de hombres y mujeres por partes iguales. Ejemplo: ella te encara y te dice: "Mirá, te quiero, pero no me gusta que le des tanto tiempo a tus amigos, ni que te vistas así, ni que milites en esas cosas que te metés, ni que estés tan pendiente de tu familia". Y bueno, nena, entonces no es "que me querías", querías al modelo de tipo que tenés en la cabeza y en el que quisiste que me convirtiera yo. Es como comprar un perro y enojarte porque no se comporta como un oso panda. Pero te cuelgan como a un... perrito, eso sí.

* La comparación: Sutil forma de descalificación consciente que hace el trabajo de la famosa "gota que horada la piedra". Ella elige alguien de su entorno para convertirlo en modelo ideal que el pobre infeliz jamás podrá alcanzar. "Si fueras como el marido de Andrea, ¿viste cómo la atiende él?", te larga, y vos odiás al trolanga del marido de Andrea, que después de la cena con invitados se pone a lavar los platos, o que en la mesa no tiene ningún pudor en dar la receta del pollo relleno que te sirvieron.

Como el idiota sigue sumando virtudes en cada encuentro (hace bricolage, le regala un auto a su esposa, arregló sólo la instalación eléctrica, mira "Sex and the city"), llega un momento en que no sabés si arreglar las cosas con tu mujer o hablar con el otro pelotudo para que actúe algunos defectos tuyos.

Al final, te cuelgan, y te quedás con la sensación de que te separaste de Andrea.
Comentar no cuesta nada! !
Fuente: www.angaunoticias.com.ar
0
0
0
0
0No comments yet