Check the new version here

Popular channels

¿Cómo usas la PC? Categorías de usuarios!

Con nombre, sin apellido


No sé cómo ni por qué estos días descubrí que hay una suerte de caracterología asociada con la forma en que nos relacionamos con computadoras, celulares, cámaras digitales, reproductores de MP3 y otros dispositivos electrónicos. Dicha clasificación, y lo señalo antes de que alguien se sienta ofendido, es una humorada. Aunque me temo que encontraremos no pocas similitudes con la vida real.

Otra cosa, esto se aplica a hombres y mujeres. Usaré el género masculino sencillamente porque, como se dice en lingüística, es "el término no marcado en español". No me pidan que use la forma "él o ella" porque en nuestro idioma hay concordancia de género, y por lo tanto lo políticamente correcto queda estilísticamente espantoso.


Aquí vamos, de mayor a menor o, para que nadie se sienta discriminado, de menor a mayor. O algo así.



Puesto N° 1, el Impulsivo



Fuera de Bill Gates, Steve Jobs o Larry Page, son los tipos más informados en novedades tecnológicas del Sistema Solar, y no pueden esperar a comprar cada nuevo aparatito cool que sale. Tienen la primera versión hasta de los naipes para Truco, y su naturaleza, algo histriónica y exhibicionista, loslleva a presumir frente a todo el mundo su recién adquirido MP3 translúcido; el celular que levita, recién llegado de Miami, o su flamante cámara digital con Detector de Sonrisas Sinceras (DSS). No obstante, su interés en cada modelo dura menos que el plan de pagos en el que entró para adquirirlo.

Puesto N° 2, el Tecnoboy


Un clásico bien conocido, y de sobra sufrido por madres y novias. Es fácil de detectar porque el gabinete de su computadora brilla con neones varios, como un micro de larga distancia, sus zapatillas tienen cordones de fibra óptica, y sus gafas no sólo detectan señales Wi-Fi, sino que son capaces de navegar por la Web con un browser Java incorporado. Eso sí, pese a tanta tecnología, son incapaces de mantener ordenado sus escritorios y cuartos.




Puesto N° 3, el Hacker


Se siente el dueño de esto. A fin de cuentas, nadie sabe más que él de tecnología, nadie entiende nada, son todos unos bobos víctimas del sistema que los hipnotiza con sus espejitos de colores digitales y les lava el cerebro para que consuman sin parar. El, por el contrario, tiene la posta. Además de la posta, tiene dos iPhone, tres Mac Book (una es la Air), nueve PC de última generación en red Wi-Fi, tres subnotebooks, tres servidores blade, tres líneas de celular con cuatro terminales cada una, dos pantallas LCD de 26 pulgadas, cinco cámaras de fotos, dos filmadoras (una con MiniDV y otra con DVD), cinco reproductores de DVD, dos home theatre, alrededor de 40 ratones, 16 teclados, tres webcam, dos volantes con pedales, un joystick, 39 gamepads (dos no andan), y una tortuga llamada "Steve".




Puesto N° 4, el Pragmático



Para él, los dispositivos electrónicos son sólo herramientas. No encuentra ninguna diferencia entre un iPhone y un cepillo de dientes. Maltrata equipos, si no hacen todo lo que él quiere en el escaso tiempo que sus incontables tareas le dejan, y suele impacientarse y bufar como un toro de lidia a causa de estas impertinencias de la electrónica. Ignora por completo la revolución social y cultural que han originado las nuevas tecnologías. "Esas son todas pavadas", asegura, y a su juicio Internet sólo sirve para enviar su currículum a más gente en menos tiempo. Es un ganador, y la notebook un simple escalón en su carrera hacia la cumbre. Suelen ser barridos de la cumbre por algún virus informático, pero ese es otro asunto.



Puesto N° 5, el Entusiasta



Al revés que al Pragmático, le encanta todo esto de la tecnología por la tecnología misma, pero suele internarse más allá de lo que le permiten sus rudimentarios conocimientos. Suele ser víctima de sus arrebatos técnicos y en esas instancias puede adquirir aceleradoras de video de 500 dólares para jugar al solitario, routers de 16 bocas para su única PC, antivirus certificados por Bromatología y paracaídas para el simulador de vuelo. Cándidos e irredentos, son, sin embargo, inofensivos y buenos amigos, sobre todo a la hora de hacer regalos, aunque conviene mantener un ojo sobre sus gastos de tarjeta de crédito.


Puesto N° 6, el Timorato



Está el que, simplemente, siente miedo de las nuevas tecnologías. Hay quien les teme a las arañas; otros, a la oscuridad, y ellos le temen a los dispositivos nuevos. Es la clase de persona que arranca su discurso con el experto diciendo: "Mirá que yo de esto no entiendo nada, ¿eh?", y de alguna forma esto no suena como una confesión de ignorancia, sino como una declaración de principios. Cuando nos piden ayuda, sus frases predilectas son "yo no toqué nada", "ayer andaba bien" y "no sé de qué me estás hablando". Logran a uno sacarlo de quicio, no porque ignoren algunos tecnicismos, que es derecho de todos, sino porque frente a una PC o un celular, la cámara de fotos o Internet sufren un bloqueo repentino que reduce su coeficiente intelectual a -35. Aún así, hay que decirlo, usan todos estos equipos, y suelen hacerlo bien. Pero son capaces de preguntar si para apagar la computadora hay que apretar el botón Apagar .

Puesto N° 7, el Terminator




Cargados con una energía tan especial como poderosa, no poseen una actitud antitecnológica, al menos no conscientemente, pero su experiencia de computadoras, monitores, celulares y teclados es un verdadero calvario, tanto como lo es para los equipos mismos. Sin que hagan nada, sus discos duros fallan, lo mismo que sus impresoras y antenas Wi-Fi; los DVD de su backup aparecen mágicamente en blanco y las tapas de sus notebooks se quiebran al segundo día de uso; las cámaras digitales, propias o ajenas, empiezan a exhibir una gran mancha violeta en un costado de las imágenes, y a los celulares les deja de funcionar el teclado. La ciencia intenta ubicar esta forma de energía en el espectro electromagnético, mientras los estrategas militares sopesan el valor que tendrían estas personas en un conflicto moderno. "La bomba atómica fue un picnic", comentó un experto luego de uno de estos experimentos.

Puesto N° 8, el Alérgico




"A mí no me hablés de computadoras, por favor." Esa es su frase de cabecera. Creen seriamente que el mundo estaba mejor antes de la informática, Internet y los celulares. Nostálgicos de la baquelita y el vinilo, de la cuerda y el pedal, consideran que el progreso es una enfermedad, y ellos los únicos inmunes. Todo esto, hay que decirlo, es perfectamente lícito. Lo irritante es cuando se compran su primera computadora y te llaman para consultarte algo; suenan como si vos de alguna forma fueras culpable de que ellos no entiendan nada de nada. Dicen "¿Te puedo hacer una consulta?" con un tono muy parecido a "¡Alto o disparo!".


Puesto N° 9, el Torpe




No sin razón señala que las compañías de celulares, notebooks, handhelds, GPS y otros dispositivos portátiles jamás tienen en cuenta a las personas con manos grandes, o a los que son algo desmañados. Es cierto, las teclas son demasiado pequeñas. El Torpe, sin embargo, tiende a exagerar su dificultad con movimientos abruptos que inician funciones inesperadas, apagan redes corporativas, llaman a Mongolia o sacan fotos sorpresa en reuniones ultra secretas. Verlos es tan divertido como emocionante, mientras no tenga en sus manos nuestro iPhone.

Puesto N° 10, el Troglodita


Ni siquiera son alérgicos a la tecnología. Simplemente, en sus mundos no existe nada con menos de cien años de invención. Para cada avance, el troglodita tiene una excusa, lista para el siempre odioso amigo o pariente que les sugiere abandonar la estampilla o el Winco. A saber: el microondas produce radiaciones peligrosas; el celular importuna; la computadora tiene virus; Internet está llena de pornografía y estafadores; el freezer no sirve sin microondas; el CD no suena como el vinilo y el vinilo no tiene la magia del disco de pasta; el DVD y el VHS son una caricatura del cine; las fotos deben ser en blanco y negro, y para lo que hay que ver en la tele con la antena en el techo alcanza y sobra. Para ellos, el mundo no era mejor sin tecnología digital; simplemente, el mundo sigue siendo el mismo de siempre y toda esta moda de las computadoras pasará sin pena ni olvido.




Fuente!
0
0
0
1
0No comments yet