Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Bienvenidos a mi nuevo post, hoy les traigo la entrevista a Hortensia de la Cruz Valdéz (La llama que llama)





Domingo por la mañana, una mañana de cielo plomizo pero que promete mejor clima para la tarde, saliendo a buscar el diario, los sonidos de la madrugada de sábado ya están lejos, el único movimiento que se ve en las calles es el de las jubiladas barriendo la vereda, algún que otro cliente de carnicería que sale a buscar su clásico asado del domingo y por supuesto el de nuestros queridos canillitas, prócer por excelencia del primero de Mayo. En el umbral de una puerta veo una figura singular que me trae nostalgia, no por estar dormida plácidamente en una vereda, ésos tiempos ya quedaron atrás para mi, sino una nostalgia que me devuelve a los tiempos de mi pubertad. Allí la veo entregada totalmente al sopor etílico de una noche de juerga a una de las llamas que protagonizaban la campaña publicitaria de aquella importante empresa de telefonía. Sin más me digo a mi mismo que una oportunidad así solo se da siete veces en la vida, el deber como periodista me llama (valga la redundancia)



¿Eh?, ¿que pasa chango?


Sacudo su hombro durante cuarenta y cinco minutos a la vez que le digo _Llama. A lo cual élla aún dormida me responde _¿Que? _Llama _¿Que? Por Dios, es una escena estúpida similar a la de una de las publicidades, ésto es cómico y bizarro, los pocos transeúntes que pasan nos miran a ambos con gesto de desaprobación. Por fin logro despertarla, la invito a desayunar al cafetín del barrio a cambio de algunas palabras acerca de su vida. Aquí les dejo lo poco que pude descifrar de su incongruente dialogo.



¡Argh! ¡Que resaca!


Periodista_ Bueno ante todo quisiera saber su nombre de pila, no me parece correcto que la trate de llama.

Llama_ ¡Hip! que pasa chango tuteame si no voy a pensar que le hablo al taquero ¡Hip! Hortensia me llamo. Horten¡Hip!...sia de la Cruz Valdéz

P_ Veo que la noche de ayer fue larga, ¿Estuvo divertida?

Hortensia_ No sé ni que día es hoy ¡Hip! ¿Quien sos vos? Ah periodista ¿no? Si, me acabás de decir. Si estuve en un asado tomando unas frescas, despues fuimos a una peña que organizaba mi tío, se armó ¡Hip! lindo bailongo.

P_ Contame che, ¿que pasó con ustedes después de los trabajos publicitario? (Me interrumpe)

H_ El jué perra éste del mozo me está mirando mal desde hoy, lo voy a cagar a trompadas donde se haga el loco.

P_ No pasa nada Hortensia, solo que por ahí no somos la clase de clientes que suele despachar.

H_ ¿Jorge donde está? ¿donde se metió ése cornudo?

P_ ¿Quien es Jorge?

H_ A si si, se fué con ésa cholita. No sabes, estaba borracho como una cuba, ¡Hip! no se le debe haber parado.

P_ En fin, ¿a que te dedicas ahora?

(Emite un estruendoso pero efectivo eructo que le quita el hipo pero que llena de olor a alcohol el recinto)

H_ Si la semana pasada anduve por Capital, nos dimos una biaba y terminamos del orto en el Doque con unos amigos que dejaron Jujuy hace años pa' probar suerte en la ciudad, de la croqueta quedamos, les llevé unas hojas de coca a los changos, ahí se la suelen mandar por la naríz, despues parecen gatos de yeso jajajajaja.

P_ ¿Y actualmente estás viviendo en Jujuy?

H_ Si de una, decíle al forro verde ése que traiga mas medialunas.

(Por forro verde ése se refiere al mozo que, ¡oh casualidad! es aquella mascota de la hamburguesería Pumper Nic. Quiza no sea la única entrevista que consiga hoy)

Estoy por llamar al mozo pero éste me gana de mano y se acerca, no para ofrecernos algo más, sino para llamarle la atención a Hortensia que se quedó dormida con el hocico dentro de la taza de café.






Lo que pasó después es una escena típica de una película de vaqueros, la llama reacciona violentamente propinandole un puñetazo en el ojo al mozo, vuelan sillas, mesa, tazas de café y medialunas por los aires, el despachante de la barra llama a la policía que se lleva a Hortensia al destacamento más cercano, mi nota llegó a su fin, me despido de ella prometiendole pasar más tarde por la seccional a llevarle cigarrilllos, pago la cuenta, los objetos rotos y el pato por ser tan pelotudo y correcto como para no haber huido del bar en el momento indicado, pero bueno, consigo una cita con el mozo para el martes próximo en la cual me contará su historia despues de Pumper.





Gracias por visitar mi post. Comenten linces.