Check the new version here

Popular channels

Las mentiras del hombre frente al mundo

Las mentiras piadosas y no tanto de un hombre común embarcado en su propio marketing




La lucha por el posicionamiento personal en nuestro ámbito de relaciones es más mucha que cruel. Por eso, uno sin darse cuenta termina siendo su propio jefe de marketing, ciencia que como todos saben consiste en mentir pero sin culpa. Si todos los presidentes y gobernadores que hemos tenido lo hicieron y no les pasó nada, ¿por qué privarnos nosotros del recurso?
Claro que los alcances son más modestos, pero la demanda de ingenio, espontaneidad y sentido de la oportunidad son parecidas. Pasa en todo tipo de situaciones, a las que adornamos con mentiras piadosas y no tanto. For example:


Te encara un amigo y te dice: "Che, boludo, vi el otro día que tu mina te pasó a buscar por la canchita, y que se reputearon en el auto".



Tu respuesta: "Sí, me fue a pedir plata para unos remedios de la madre, y le dije que no iba a tolerar más que invadiera espacios y momentos míos, como los que comparto con mis amigos, que son una pieza clave de mi vida. Así que le dije que si no va a respetar eso que es sagrado para mí, mejor no vernos más".

La verdad: Ella te cayó en pleno partido para reputearte "porque siempre estás con estos [email protected]*s en vez de darme más bola a mí", por lo que te comunicó que te colgaba en ese instante. Vos, gimoteando, le dijiste: "No, Moni, porfi porfi porfi, te juro que no vengo más, mirá si te viá cambiar por estos fracasados de [email protected]".



Un compañero de trabajo te aborda: "Ey, Néstor, escuchamos todos hoy los gritos después que entraste al despacho del jefe. ¿Qué pasó?".




Tu respuesta:
"Y no, pasó lo que tenía que pasar, Roly. Me tiene las bolas hasta el piso. Me quiso bardear porque no se entregó a tiempo el laburo que iba a Rosario, y le dije que si él no se organiza nosotros no tenemos por qué pagar su incompetencia e ignorancia. Yo veo cómo vos te rompés el ort*, y todos los demás. Rojo se puso. Pero que se la banque, viste".

La verdad: Cuando tu jefe te empezó a relajar, vos le dijiste: "Señor, usted tiene la razón, pero la culpa es de Roly y los otros. ¡No les gusta laburar, señor! Y de paso, le quería pedir permiso para venir los domingos a ayudar un poco".



Te dice un vecino: "¿Qué pasó con el carnicero? Me dijeron que lo trató mal a tu nene".



Tu respuesta: "Sí, no sabés cómo me puse. Pepín le dio un pelotazo a la ventana de su negocio, y él salió y le dijo de todo: pend*jo de mi*[email protected], [email protected]*, maricón. No se le dice eso a un nene, viste. Así que lo encaré y le dije que saliéramos a la vereda porque le quería desfigurar la jeta. N-no-no-no va a volver a p-p-p-asar, me dijo. Pero la próxima lo mato, te juro".

La verdad: Fuiste a hablar con el carnicero y diste mil vueltas antes de preguntarle qué pasó. El tipo, sin dejar de atender a la gente, volvió a decir las mismas barbaridades de tu pibe y encima sugirió que eras un reverendo pelot*do. Vos, mientras mirabas cómo cortaba un lomo, le dijiste: "Voy a hablar con él, Don Tito, pero no es culpa del chico, sino de mi mujer, que es muy [email protected]".



Los están por rajar a todos en tu laburo, entonces toman la oficina y amenazan con hacer quilombo. Cae la cana, y te mandan a vos a ver qué onda los tipos.



Tu versión: "Dicen que tienen orden de desalojar por la fuerza si hace falta. Les dije que hagan lo que se les cante el ort*, pero a nosotros nos dejan acá o nos sacan muertos". A tu alrededor, tus compañeros te palmean y gritan sapucais.

La verdad: Ni bien te acercaste a los canas, le dijiste al encargado del operativo: "Oficial, no nos metan a todos en la misma bolsa. Los quilomberos son el de camisa verde y el que tiene la corbata atada en la frente".



Venís saliendo con una mina separada, y un día te cae a tu casa el ex. Ella, al enterarse, te urge a contar lo que pasó.



Tu versión marketinera: "Mirá, me salió con que la corte con vos, que él seguía enganchado, que patatín, que patatán. Yo lo escuchéeeee nomás. Cuando terminó, le dije: 'Todo bien hermano, pero ahora es mía. Si te gusta, bien, y si no, te paso por correo fotos de cuando me la empom*, para que por lo menos te puedas hacer una [email protected]@".

La verdad: El vago te adelantó que te iba a partir en ocho la jeta si seguías con la mina, y vos le dijiste: "Mirá... bueno, no sé si te puedo tutear. ¿Puedo? Ok, mil gracias, eh. La verdad que yo no me quería meter con ella, pero me buscó tannnto, viste, que terminé cayendo. Yo me la c*gí, no te voy a negar, pero un poquitito nomás, y te juro que de ahora en más me hago el bol*do hasta que ustedes se arreglen. Y después, si querés, les pago dos semanitas en Bariloche. ¡Vas a ver que todo va a ser mejor que antes!"



Fuente: http://www.angaunoticias.com.ar/variete/768-automarketing.html

Pero está editado para que no lo borren por poner "groserías"...


Saludos!!!
0No comments yet
      GIF
      New