Canales populares

película bizarra: bruce lee en el mas allá

]THE DRAGON LIVES AGAIN (1977)... y el Bruceplotaition [/b]








El maestro llenando de estilo la pantalla en Enter the Dragon (1973), su última película en vida.


A los 33 años, en el pic de su carrera y con solo cuatro películas, que tenían a todos los niños del mundo matriculándose en academias de artes marciales para ser como el, un día 20 de julio de 1973 [pararse] Bruce Lee [sentarse] falleció. La versión oficial sobre el hecho acontecido en el departamento de la actriz de cine erótico Betti Ting, dice que el maestro murió victima de una hemorragia provocada por el consumo de… aspirina… (¿?) pero todos los ñoños que alguna vez tuvimos el tiempo libre suficiente como para desperdiciarlo investigando sobre esto, sabemos que en realidad fue la tapadera de un macabro asesinato conspirativo en su contra por parte de una sexta de mafiosos expertos en artes marciales (lo se, esta teoría es aun más infantil e improbable que la oficial, pero no pueden negar que es la mejor) bueno decía que cuando murió [pararse] Bruce Lee [sentarse], quedo un hueco del porte del Titanic en el mercado del cine de artes marciales.

Sus productores y directores estaban desesperados, tanto que años más tarde, tomaron la los pocos trozos que el maestro había filmado para su nueva película (menos de un tercio) agarraron a un doble, escenas de relleno por aquí y por allá, y así nació una película póstuma llamada The Game of Death (1978).



El maestro lanzando la mejor patada voladora del de la historia del universo en su película póstuma, The Game of Death (1978), que se podría considerar una suerte de Bruceplotaition oficial.


Pero ahí, desde las sombras, comenzaron a verse brillar ojos malignos con signos $. Pequeñas productoras muy canallas, vieron en la muerte del maestro, una oportunidad de negocio irrepetible, la gente pedían a gritos más y más películas como las que hacía [pararse] Bruce Lee [sentarse], pero ya no estaba [pararse] Bruce Lee [sentarse] para complacerles, su ultima película, Enter the Dragon (1973), era la zorra + iva, su éxito demoledor como sus propios puños y las ganancias más altas que sus patadas voladoras, de alguna forma se debía cubrir el hueco con algo similar (jamás igual) a lo que había dejado el maestro absoluto de las artes marciales [pararse] Bruce Lee [sentarse] en su corta filmografía.

Así, y gracias a un potente ejercicio mental que luego se convirtió en un inmenso esfuerzo creativo por parte de los productores, directores y todos aquellos que querían seguir llenándose los bolsillos a costa del maestro, surgió la peor idea de la historia del cine de artes marciales:

Aprovechando que todos los chinos son iguales, por todo el país se comenzó a buscar actores parecidos físicamente (y ni tanto) a [pararse] Bruce Lee [sentarse], para luego disfrazarlos y bautizarlos lo más “legalmente posible”, y así seguir filmando películas con un impostor suplantando a [pararse] Bruce Lee [sentarse], como si nada, y lo que es peor, en películas tan malas que parecían no tener otro fin que insultar y deshonrar la memoria del maestro, más o menos de la siguiente forma:



De este terrible sacrilegio que no dejó descansar el alma del maestro por mas de una década, bautizado como Bruceplotaition, nacieron: Bruce Li, Bruce Le, Bruce Liang, Dragon Lee, Bruce Lai y Bruce Leung entre otros, así como también muchísimas películas, algunas aburridísimas, otras con casi nada de artes marciales, e incluso una erótica de muy mala clase, que de paso deja al maestro como un yunkie sin remedio.


Hola, yo también soy Bruce Lee...

Pero como dije en un principio, daremos la bienvenida al Bruceplotaition, reseñando la más bizarra de toda esta camada de plagios.


THE DRAGON LIVES AGAIN (1977)

Director: Law Kei
Productor: Alex Gouw
País: Hong Kong

Protagonizada por Bruce Leung (que debe ser el doble que menos se le parece al maestro), Dragon Lives Again comienza de inmediato poniéndose el parche antes de la herida, colocando al inicio de la película, la siguiente frase:
“Esta película está dedicada a los millones
que amaron a Bruce Lee”.

(Durante lo que resta de metraje recordaremos esta frase, solo para preguntarnos si en realidad había un sentimiento de respeto tras ella, o era un sarcasmo de quienes la escribieron para burlarse macabramente de nosotros).

Esto queda comprobado de inmediato con los créditos iniciales, cuando comenzamos a ver a (lo que se supone que es) el maestro enfrentándose con próceres del cine taquillero mundial como (lo que se supone que son) James Bond, Zatoishi, Clint Eastwood, El Padrino, Drácula y el padre Larras del Exorcista.

Todo lo que acaban de leer es verdad, y las capturas son la prueba irrefutable de que fue el equipo técnico responsable de esta película, y no yo, quien se volvió completamente esquizofrénico.


Detrás del título, podemos apreciar a James Bond disparando, al tiempo que Bruce Lee lanza una patada voladora (así como para que nos quede claro).

La película comienza mostrándonos el supuesto cadáver de Bruce Lee (de ahora en adelante no pondré el odioso [pararse] y [sentarse] porque eso que hay ahí, no es más que un vil impostor que no merece ningún respeto) … cadáver de Bruce Lee, acostado en una mesa de piedra dentro de una cueva, frente a la presencia de una especie de monarca oriental, un escribano y unos tipos con cabeza de baca (¿!), de pronto la cámara nos muestra que el cadáver de Bruce Lee… tiene el pene erecto (¡!), el escribano va a comprobar la situación metiéndole la mano en el pantalón y descubre que no era la verga, sino que sus famosos chacos, los culpables de ese bulto en su entrepierna (aquí fue cuando por primera vez en mi vida, cerré los ojos frente a una película, me tomé la frente, e hice un gesto de reprobación con la cabeza).


Por favor, díganme que esto es una pesadilla...

De pronto (lo que se supone que es) el maestro, se despierta muy mal humorado (resacón natural de una sobredosis de aspirina supongo), obviamente (lo que se supone que es) el maestro, exige que le devuelvan sus chacos y le digan donde diablos se encuentra, y es ahí donde despejaremos todas las dudas sobre la esquizofrenia que desfiló, desfila y desfilará por frente a nuestros ojos. Lo que pasa señor Bruce Lee, es que usted a muerto y en estos momentos se encuentra frente a la presencia del rey del sub mundo, lo que equivaldría nada menos que al Purgatorio para los occidentales.

En este momento tal vez te convendría más dejar de leer, descargar la película y verla. Y cuando te recuperes del shock, volver a retomar la lectura. Porque lo que viene (aunque parezca imposible) es más delirante aún.

Luego de un par de ásperas conversaciones, el rey del submundo logra convencer a Bruce de que se resigne, que ya a muerto y que debe hacer buenas acciones acá en el submundo para poder limpiar sus pecados.


Bruce Lee exigiéndole al encargado del purgatorio que lo devuelva a la vida inmediatamente.

Así Bruce Lee, sale a recorrer el submundo que, para sorpresa de todos, no es para nada diferente a cualquier pueblo pobre de alguna película cualquiera de kung fu clásico. Pero alto, acá hay algo que no calza, ¡!¿¿es Popeye el marino ese que estoy viendo???!! Luego de refregarme varias veces los ojos, para auto convencerme de que esto no es un flash back de ácido, compruebo que efectivamente se trata de una versión real del marino adicto a los esteroid… perdón espinacas. Más encima, anda con otro personaje extrañamente familiar, que no alcanzaremos a identificar en el momento porque seremos interrumpidos abruptamente por una escena mucho más incoherente. Por la puerta del bar., aparecen nada menos que Clint Eastwood y James Bond, acompañados por unos tipos en mallas de esqueleto (de esos de halloween) que luego nos aclararán, se trata de zombis (…será pues).

Y a que vienen? nada más ni nada menos que a darle una tunda a Bruce Lee, para que sepa quien manda en el pueblo (no han pasado ni 15 minutos, y ya ciento un nudo en el estómago), por suerte Bruce es rescatado y curado por un anciano maestro y una joven muchacha.


De izquierda a derecha: Zatoichi, Clint Eastwood y James Bond, avisándole que en el purgatorio ya hay suficientes estrellas del cine como para aguantar a otro más...

Atención que ahora viene “el concepto central creativo del guión”
(si es que alguna vez existieron las palabras “concepto” y “creativo”, en los diccionarios de quienes hicieron posible esta película).

Resulta que en otra cueva… ex estrellas de Hollywood recientemente fallecidas, como Clint Eastwood, James Bond, El Padrino, Zatoichi, Drácula, El Exorcista y el ícono sexual setentero Emanuelle (todo expertos en Kung fu) están muy envidiosos y resentidos porque Bruce Lee les arrebató la fama, e idean un plan maestro para deshacerse de el y así volver a recuperar su popularidad (¡!??). Finalmente, el “plan maestro” no se trata nada más que de mantener al rey del sub mundo ocupado follando sin parar con Emanuelle, donde la idea es matarlo de un ataque cardíaco de tanta matraca, e ir enfrentando a Bruce Lee uno por uno, con la ayuda de algunas Momias expertas en kung fu. Si no pueden creer lo que leen, imaginen como estoy yo que lo escribo.


El Padrino/Elvis, Emanuelle, el Exorcista, Clint Eastwood y Zatoichi pelando a Bruce Lee y maquinando su segunda muerte.


Por otro lado Bruce Lee, ya recuperado de la golpiza, decide recorrer nuevamente el pueblo, ahí se encontrará con tres fieles camaradas, el ya nombrado Popeye el marino, el Espadachín Manco y ese personaje de vestimentas familiares… que finalmente por deducción, sacaremos que se trata nada menos que de Caine (Kung-Fu) interpretado por un chino notoriamente más bajo, estropeado y escuálido que David Carradine.


Ya en serio, de verdad esto me está asustando, !!por favor despiértenme!!

De ahora en adelante las fuerzas del bien y el mal se enfrentarán contra tu sentido del ridículo y vergüenza ajena constantemente
pero eso es algo que les dejaré a ustedes. Eso si, antes de pasar a las fotos, les debo decir que si se animan a verla, por favor, que sea hasta el final, que de verdad lo vale, no hay mejor forma de cerrar una idiotez que, con otra idiotez más grande aún.

PD: Atención con la técnica de “la tercera pierna de Bruce Lee”.




Como pueden pretender hacernos creer que este cerdo es bruce lee


Bruce Lee contra el héroe nacional japonés, Zatoishi, que por supuesto, acá es villano.


Drácula también sintió que Bruce Lee le quito la fama


Para las misiones difíciles mejor vestir adecuadamente como Kato.


¿Mencioné que también salen muchas chinitas en pelotas?


El más rudo del oeste contra el más rudo de oriente


Una de las técnicas de combate más letales empleadas por las momias, es La Ronda de San Miguel.


Seguramente cuando vean esta imagen, yo ya estaré en el psiquiátrico.


link: http://www.youtube.com/watch?v=kSytEMiyKjY

dejen puntos guachos forros
0
0
0
0No hay comentarios