Check the new version here

Popular channels

Te doy un curzo para evitar inconvenientes en la borrachera.



El alcohol y la papa.

Para los faltos de conocimiento lingüístico en el ámbito de la jerga juvenil y coloquial…
Papa: vomito, regurgitación, devuelto, pota, raba, cabra, etc…

En este post, hablaremos de las técnicas para no echar la papa cuando su llegada es inminente. También repasaremos los distintos tipos de vómitos y la actitud del individuo ante ellos.



Como ya es sabido no son pocas las veces que a uno el alcohol le gana y la pelagra le absorbe. En esos momentos realmente te da igual potar que no, pues solo quieres morirte. Pero si podemos luchar por mantener la cena dentro, mejor.

Cuando la experiencia te dice que el vomito se acerca, es el momento de desplegar sabiduría y remedios ancestrales para evitarlo.

TÉCNICAS:

1- Andar como un estúpido o, peor aún, que te hagan andar como un estúpido(-¿adonde vas con ese a cuestas? -naahh, es pa que se le pase). Y lo de andar tiene su misterio, porque hay veces que se te pasan las ganas de echar la ultima cena. La distancia la decides tú y tus ganas de expulsar. Desde darle 2 vueltas a la redonda a la plaza desde las 10 de la mañana, hasta darle vueltas a la manzana acompañando a un amigo (Nocheviejas juveniles).

2- El frio, bien quitando ropa, bien echándote agua por donde puedas. También suele funcionar, te espabilas un poco. Pero en invierno debes decidir qué prefieres, si vomitar o morir de una pulmonía.

La mejor variante (mi preferida) es sacar la cabeza por la ventanilla, si es en la vuelta en taxi, mucho más divertido. La técnica “como un perrito“, bautizada por mis amigos, consiste en bajar la ventanilla del todo, sacar la cabeza, apoyarla y abrir la boca. Si te quedas dormido en esa situación mucho mejor. Y si despiertas ya en tu calle para bajarte del taxi con la cara tan helada que ni te la sientes, ¡ENHORABUENA! casi con total seguridad habrás superado el proceso vomitil y podrás dormir tranquilo.

3- Respiraciones preparto (técnica patentada por el que escribe). Se basa en tomar aire por la nariz y expulsarlo por la boca en grandes cantidades, muy parecido a la técnica que enseñan a las premamás americanas en las pelis. Mientras que haces la respiración parece que se te van las ganas pero… jeje! Hay que perfeccionar el método por que en cuanto dejas de hacer las respiraciones la echas casi seguro.

4- Comer algo. Arma de doble filo. Si lo que comes te sienta bien, se te irán las ganas. Si no, ya sabes que es lo primero que va a salir de tu garganta (hamburguesas, pizzas, sangüiches, gusanitos, chocolates, etc…).

En otras ocasiones el vomito viene motivado por acostarte con el ultimo cubalibre en la mano.

TECNICAS:

1- Agarrarte a la cama para ver si así deja de dar vueltas por que si no vas a echar hasta la primera papita. Amén de probar mil y un posiciones antimareo (déjalo, no existe tal posición).

2- Tomarte un te de manzanilla. ¡JAJAJA! Pero que infeliz que eres!!! Eso solo sirve si te ha sentado mal algo. Tu lo que tienes es una borrachera que no es normal. ¡Y a ver quien se pone a hervir agua en tu estado sin escaldarse!

3- Sentarte al lado del inodoro y esperar lo inevitable. Realmente no es una técnica, pero según la fecha te puede entrar tanto frio sentado en el bidé que se te pase aplicando una de las técnicas anteriores.

4- Levantarte y ponerte a hacer algo. ¿El qué? Pues algo que no haga ruido para no despertar al personal, como bajarse al sótano y ponerse a limpiar. O ver las noticias de las 7 de la mañana (en efecto, a esas horas aun no hay noticias).




Y EL REMEDIO DEFINITIVO!!!!!!!!!!!!!!!!

BEBER CON MODERACION!!!!!!!!



Si ninguna de las anteriores técnicas ideadas por los chamanes de las borracheras funciona, se procede a la ejecución del bello arte del vomito.



He aquí algunos de sus diferentes estilos.

EN CASA:

1- El clásico, el de toda la vida, el más limpio y privado. En casa, justo después de haberte acostado y comprobado que es imposible dormir con ese mareo. Arrodillado y con la cabeza medio metida en el inodoro. Se los recomiendo, puestos a vomitar hagámoslo bien. Es todo ventajas, luego te limpias, te cepillas los dientes, haces gárgaras con jugo Bagio o lo que pueda sacar el aliento a muerto y si te han entrado los sudores de la muerte, incluso puedes volver a ducharte. Te acuestas nuevo.



2- El perezoso, el que no avisa, el que apenas se molesta en despertarte. Lo dejas caer sobre la mesita, el hueco entre la cama y la pared o directamente sobre la almohada. 100% desaconsejable. No cuesta tanto ser un poco persona.



3- El “trayectus interruptus, el que se queda entre tu habitación y el baño. Cuanta más distancia entre estas dos estancias más posibilidades de que se produzca. Siempre se pueden ganar unos metros extra si se es capaz de retener en la cavidad bucal las primeras regurgitaciones.




DURANTE LA FIESTA:

1- El de después del botelleo, justo al entrar a la discoteca. En cuanto te da el sopapo de calor descubres que se te ha ido la mano con la botella. Bajada de tensión y muerte. Del buen hacer de tu piloto automático depende que termines ko en el aseo vomitándote encima, que lo hagas en cualquier esquina de la disco o que logres salir al callejón más cercano.



2- El que advierte. Esa pequeña bocanada que es pura bilis, que es dejada llegar a tu garganta pensando que era un erupto. Ese saborzazo que te ha quemado la garganta te recuerda lo que puede pasar después. De ti depende comprar la versión completa o quedarte solo con la demo.



3- El desbocado, el que emerge con la potencia de un volcán en erupción desde el estómago. El que busca salida con tanta fuerza que ya no entiende de agujeros y que si pudiera saldría hasta por los ojos. Y como no lo logra lo hace incluso por la nariz. Una de las peores sensaciones del mundo. Razón poderosísima para intentar controlarse un poco.



4- El automovilístico, el que te pesca en coche de vuelta a casa. Podemos adoptar dos actitudes diametralmente opuestas. Si te sobran amigos, vomita sin piedad dentro del coche. Junto con quitar una novia, es el método más rápido para perder un amigo. Por el contrario, si lo que te interesa es conservar amistades debes evitar a toda costa siquiera salpicar un centímetro de tapicería. Entonces, si carecemos de la oportunidad de que el coche pare para satisfacer nuestras necesidades, debemos acudir urgentemente a uno de estos métodos:

- La archiconocida bolsa de plástico. Exige una técnica depurada, porque tiene muchas desventajas. Debes tener acceso a ella rápidamente, debe estar en perfectas condiciones y poseer un tamaño adecuado. Un agujero o desbordamiento de contenido sería totalmente fatal para nuestros propósitos. Aun consiguiendo una bolsa adecuada, lo ideal es sellar tus labios con la bolsa para que las expulsiones vayan justo al fondo. Pero este es un supuesto muy generoso contando que te encuentras en un estado etílico/bochornoso. Lo normal es que metas media cabeza en la bolsa, salpicando toda tu cara y corriendo el riesgo de morir asfixiado con los gases que emanan tus fluidos.



- Vomitar por la ventanilla. Técnica aprobada , siempre y cuando se realice como es debido. Una ejecución de 10 exige sacar toda la cabeza del coche, si es medio cuerpo mejor. A continuación se orienta la boca hacia la parte trasera del coche y ya se puede expulsar con tranquilidad. Si se ha realizado correctamente apenas se manchara la carrocería del coche.

Factores que pueden hacer fracasar este sistema:


*Intentar vomitar contra el viento.

*No sacar la cabeza completamente.

*No abrir completamente la ventanilla.

*Vomitar desde la ventanilla delantera y que la trasera se encuentre abierta…




Y como cada persona es un mundo, también cabe destacar como actúa el individuo después de regalar al mundo sus jugos gástricos:

ACTITUDES ANTE EL VOMITO:

1- Hundimiento, tu noche ha acabado. Vuelves a casa dándote asco, con la garganta destrozada y los zapatos llenos de vomito.

2- Hundimiento plus. Lo mismo que el anterior, pero más asco, mas destrozo, más sucio y remolcado a casa, bien por colegas, bien por ambulancia, policía, camión de la basura…



3- Te pides otro cuba libre, te enjuagas la boca con los primeros tragos y sigues bebiendo como un campeón. Si justo después de la última bocanada has gritado al público, “¡Perfecto, ya puedo seguir bebiendo!”, entonces y solo entonces heredaras el universo.



4- Te lo tomas con naturalidad, como el que estornuda. Vas camino a la disco charlando con los colegas, la nausea llama a tu puerta, das una bocanada y reanudas la conversación por donde la dejaste. Y así las veces que haga falta, siempre correcto con los colegas.



YAPA

Oh Dios Mío!!! Acabo de tocar el cielo. Una web donde la gente sube fotos de sus vomitonas y los navegantes las puntúan. Señor internet… me ha vuelto a alegrar el día!


http://www.ratemyvomit.com/(Visualización obligada del TOP 10)


ALGUNOS VIDEOS:
(alguno ya visitados)



link: http://www.youtube.com/watch?v=YgU2q32tWNI&feature=player_embedded


link: http://www.youtube.com/watch?v=7vt32frZCWo&feature=player_embedded


link: http://www.youtube.com/watch?v=0Lj94ie-tg8&feature=player_embedded


link: http://www.youtube.com/watch?v=TKIqTli4gv4&feature=player_embedded

YAPA 2

Miralo entero, es un video, no vas a parar de reir, aunque si sos de estomago sencible, pues, abstenerse.

Aqui abajo esta el link:

http://elrellano.com/videos_online/4672/asi-es-la-vida.html

0
0
0
0No comments yet