Humor

Una historia para que se rian.

Para que se rían

Una mujer para su cumpleaños de 50, decidió autoregalarse el lifting para su cara. Gastó alrededor de unos 15.000 dolares y se sintió muy bien con los resultados.




En su camino a casa, fué a comprar el diario y un par de revistas. Cuando se acercó al puesto, mientras compraba, le preguntó al vendedor: Cuántos años crees que tengo? A lo que el vendedor respondió: Unos 32 años. - Nop! tengo casi 50. Y se sintió contenta.




Luego, pasó por un Mcdonalds y le preguntó lo mismo a la cajera: Supongo que ud tiene unos 29. -Nop, tengo 50! respondió mientras se le levantaba el ego.



Mientras esperaba el colectivo en la parada,





le preguntó al viejo hombre que se encontraba también en la parada la misma pregunta. El viejo le respondió: Mire srta. no ando muy bien de la vista, pero si hay alguna forma de que adivine su edad es tocandole los pechos. La mujer, luego de pensar, decidió dejarlo. El hombre se las estrujó, pellizcó gentilmente durante unos minutos.





-Y bien? Preguntó la mujer. Y dandole el último pellizcon, el viejo le dijo: Sra. Ud tiene 50! La mujer sorprendida, le preguntó como se había dado cuenta con tan solo tocarle los pechos. El hombre dijo: Si yo le digo, me promete no enojarse? - Lo que sea, digame su secreto! Finalmente el anciano respondió: Estaba detrás de ud. en el Mc.Donalds.