Check the new version here

Popular channels

Unos chistes de locos

Un loco sobre la pared



En un manicomio se encontraba un loquito sobre la pared del patio. Lo observa un enfermero y le pide que baje, a lo que el loco contesta:
- No me bajo, no me bajo!

El enfermero tras mucho insistir, decide consultar al médico de guardia para que él lo intente. El médico le pide al loquito que se baje, y de nuevo contesta:
- ¡No me bajo, no me bajo!

El médico, al igual que el enfermero, tras mucho intentar convencerlo, decide hablar con el director del manicomio, obteniendo éste el mismo resultado. En eso pasa otro loco junto a ellos, y les dice con aire de interesante.
- Yo puedo bajar a ese loco.

Y los tres, intrigados por ver que es lo que iba a hacer, le piden que lo intente. El loco saca un cuchillo de madera y amenaza al que estaba sobre la barda:
- Hey loco, bájate, o corto la pared.
Y el loco que estaba sobre la pared se baja asustadísimo, y el otro loco, guarda su cuchillo, y se va.

El enfermero, el médico y el director le preguntan al loco que estaba sobre la pared que por qué se había bajado con tanta prisa, y éste les contesta:
- Es que ustedes no conocen a ese loco, ¡Es capaz de cortarla!



El loco periódico deluxe



El inspector general de salud está haciendo un recorrido por el manicomio en compañía del encargado del plantel. De pronto, el inspector ve algo que le llama la atención; un loco acostado en el piso y un grupo alrededor de él. Por curiosidad, le pregunta al encargado qué está pasando allí:
- Lo que pasa es que el loco que está acostado dice que es el periódico y los demás lo están leyendo.
- Muy interesante, ahora me tengo que ir, seguiremos mañana la inspección.
Al otro día, cuando siguen haciendo la supervisión, el inspector ve que el loco-periódico del día anterior es perseguido por todos los antiguos lectores.
- ¿Y ahora qué está pasando?, le preguntó intrigado al encargado.
- Es que como es el periódico de ayer, ahora lo quieren usar de papel higiénico.


Los locos y la piscina



Esto era una vez un manicomio donde los locos estaban tristes. El director del manicomio decide tomar acción para mejorar esta situación.

Este llama a un loco que era el organizador de los entretenimientos del manicomio y éste le sugiere una piscina para alegrar a los otros locos.

Al día siguiente los locos aparecen en la piscina haciendo clavados, piruetas y 360 desde el trampolín.

El director del manicomio se alegra de ver a los locos felices otra vez y se lo deja saber al loco que tuvo la idea, quien le contesta:

Sí, están muy felices!, y esto no es nada, ya va a ver cuando le eche el agua a la piscina!



Trasladando locos en un avión




Iban a trasladar un grupo de locos de un asilo a otro en avión, pero los locos estaban haciendo muchísima bulla y golpeando las ventanas y un desmadre.
Entonces, el capitán le dice al copiloto:
Ya estoy aburrido, vaya y calle a esos locos.
Al rato entra el copiloto a la cabina y había un silencio total, el capitán le pregunta al copiloto como hizo para que se callaran, entonces el copiloto le responde:
Les dije que el avión se había varado, que fueran a empujarlo.

El militar y los 4 locos


Un militar, al que le asignaron la misión de llevar 4 locos al manicomio, se le pincha un neumático. Mientras lo cambia se le escapa un loco, y como debe entregar los 4 locos se ve muy desesperado. En eso pasa un transeúnte y él le ofrece 100 dólares para que se haga pasar por loco. El señor acepta la oferta y se monta en el vehículo.
Cuando llegan al hospital el soldado entrega a los locos, y el señor le dice:
¿Y mis 100 dólares?
Y el soldado dice:
Mire doctor, este loco se fijó con la idea que yo le debo 100 dólares.




0
0
0
0
0No comments yet