Check the new version here

Popular channels

10 jerarcas infernales

Sabemos que Satán o Satanás , a veces llamado también Lucifer, es el príncipe más poderoso de las regiones oscuras de los infiernos, pero pocas veces nos preguntamos por otros nada celestiales moradores de los avernos. Hallaremos en esta lista los nombres y características de estos monstruos que se llaman a sí mismos legión, ya que son muchos. Una de las características más salientes del catálogo infernal es que cada uno de los príncipes del infierno, todos bajo el comando de Satanás, están relacionados con uno de los llamados pecados capitales, los que, de acuerdo a la tradición cristiana, no son hechos o acciones en sí mismos sino predisposiciones del ánimo para forjar una alianza, voluntaria o involuntaria, con uno o varios de estos demonios y así caer en una vida de fechorías. Aquí va la primera parte de la lista






1. Belzebú
Llamado también Belcebú o Baal-Zebud (traducido tradicionalmente como el señor de las moscas) es junto con Lucifer y Leviatán uno de los demonios más importantes en la jerarquía del infierno, ya que antes de su caída había sido un querubín. Se lo identifica como el demonio de la soberbia, tarea en la cual, dicen los expertos, supera al mismísimo Lucifer, lo cual no es, como se comprenderá, fácil hazaña. Los que niegan que se pueda ser más soberbio que Lucifer, achacan a Belzebú el pecado de la glotonería.







2. Leviatán
Mencionado en las Escrituras, Leviatán es el carcelero del infierno, por lo cual se lo asemeja al Cerbero de la mitología clásica. Leviatán ha sido identificado como un monstruo marino y se le cree capaz, en sus apariciones terrenales, de interferir con la navegación de las embarcaciones más grandes. Es considerado el demonio de la envidia.





3. Asmodeo
Asmodeo es el demonio de la lujuria. Existe una antigua fórmula mágica para evitar caer en las tentaciones con las que procura arruinar relaciones y matrimonios: debe colocarse el corazón y el hígado de un pez sobre ascuas y así el humo que se desprenda de la operación espantará al demonio. Por alguna razón todavía no especificada, se dice que el mes en el cual se encuentra más activo es Noviembre.









4. Astaroth
Astaroth es el demonio de la pereza, aun cuando esto esté en discusión entre los demonólogos. En la Edad Media, Astaroth era identificado como el demonio auxiliar de los acusadores e inquisidores, por lo que algunos lo identifican como o bien el demonio de la mentira o bien aquél que controla la crueldad. Pero Astaroth tiene un par de sorpresas bajo la manga: si se lo aborda de manera correcta, puede ser amigable y hasta generoso; se dice de él que ayuda a su adeptos con todo tipo de ciencia matemática y que puede conferir el poder de la invisibilidad y la inmunidad contra el veneno de las serpientes. Todo es cuestión de saber de qué lado se está.






5. Mammón
Mammón es del demonio de la codicia y la avaricia. Está en discusión si se trata del espíritu maligno que controla las riquezas desmedidas o solamente aquéllas obtenidas de manera deshonesta. Se afirma que los dominios de Mammón incluyen una caverna subterránea repleta de oro y riquezas. Pero ha de saberse que Mammón no acoge con benevolencia los deseos de procurarse su amistad, sino que más bien custodia con ferocidad los intentos apoderarse de sus riquezas y hasta es posible que logre enloquecer a quienes lo intentan.





6. Belfegor
Belfegor es un importante príncipe infernal, cuya tarea es desparramar a los cuatro vientos la pereza. Si has leído bien, entonces te parecerá que nos hemos equivocado y que ese cometido correspondía a Astaroth. Dos cuestiones son necesarias de analizar: la primera es que los especialistas no se ponen de acuerdo; la segunda, que suele existir un error de clasificación en lo que toca a los príncipes infernales, cuya solución puedes encontrar aquí. Belfegor, al igual que Mammón, posee poderes sobre la riqueza y es a través de ella que procura hacer estallar disputas entre las personas.






7. Amón
No debes confundir el nombre de este demonio con el del dios egipcio Amon, Amun o Amon Ra. Amon es, nada menos, que un vástago de Satán, y el demonio que tiene a su cargo el mantener la vitalidad de la ira en los seres humanos, tarea que heredó de su padre infernal. Al igual que Satanás, puede aparecerse como hermoso a ojos mortales. En su verdadero aspecto, cabalga una montura infernal y es seco y frío como los hielos.





8. Belial
Agotados ya los siete pecados capitales, los espíritus infernales que restan se ocupan de fomentar faltas o transgresiones que influyen en el comportamiento de los individuos de un modo decisivo para inclinarlos al mal. En el caso de Belial, se trata de la idolatría; no sólo se encargar de impulsar la adoración de falsos ídolos, sino los bienes materiales, los honores, los títulos y el poder hasta llegar a enloquecer por ellos.






9. Moloch
Moloch es el demonio que exige sacrificios. Puede parecer anacrónico en estos tiempos modernos, o ligado a un culto satánico destructivo, pero no se trata de sacrificios humanos ni de animales, ni de ningún tipo de derramamiento de sangre. El tipo de sacrificio que exige el gigantesco Moloch consiste en todo aquello a lo que renunciamos en pos de la felicidad material, descuidando aspectos espirituales, amorosos o familiares. Trabaja en estrecha colaboración con Belial, el cual instiga en el hombre la avidez por esos bienes y es Moloch quien susurra por lo bajo que es posible obtener esos tan ansiados sacos de oro si renunciamos a lo en verdad amamos. El trabajo digno de un demonio.











10. Abaddon
Abaddon o Apollyon, apodado el desolador, posee una de las funciones infernales más despiadadas y diabólicas que se hayan concebido: es el encargado de instigar la desesperación, la desolación y la sensación de aislamiento y abandono en el personas; su trabajo está bien hecho si sus víctimas sienten que todo está perdido y que en sus vidas nada tiene sentido. Se lo relaciona especialmente con los suicidas y con las personas que pierden el juicio. Si bien es fácil identificar sus malas artes, lo difícil es deshacer sus entuertos y dar esperanzas a quienes están bajo su maleficio.
0
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New