Check the new version here

Popular channels

10 mentiras sobre los animales, que creemos ciertas

El Internet es un testimonio de lo mucho que amamos a los animales. Cuando las personas no están ocupadas mirando videos lindos de gatos, están compartiendo hechos al azar sobre su animal favorito. Sólo hay un problema: una gran cantidad de estos "hechos" son simplemente erróneos.

1. El "cuac" de un pato no hace eco: 




Este mito se ha roto un millón de veces, pero también es uno de los hechos más comunes en Internet, por lo que vale la pena repetirlo. El "cuac" de un pato sí hace eco. Es tan simple como eso. Sólo la idea de que este sonido particular - de todos los ruidos del mundo - no sea capaz de producir un eco en ningún caso es absurdo. Por otra parte, el eco de un pato no es una cosa universal. Existen diferentes especies de patos por ahí y hacen ruidos diferentes (y todos ellos hacen eco). El eco es un poco débil y los patos suelen estar en espacios abiertos, pero, aún así, es un sonido como cualquier otro. No hay nada especial en ello. Si tienes un pato, no dudes en probarlo por ti mismo. Mete al pato en un cuarto de baño y hazlo graznar. 

2. Las abejas mueren después de que te pican: 




Las abejas pican una vez, las avispas pueden picar una y otra vez. ¿Eso es verdad? En realidad no. Hay alrededor de 20,000 especies de abejas en el mundo.

Sólo cierta especie de abeja pica una vez. Esto es debido a que su aguijón tiene púas en él y se aloja en la piel del objetivo. Cuando la abeja vuela lejos deja el aguijón y el veneno detrás, básicamente se rasga y muere en cuestión de minutos. Sin embargo, cualquier otra especie de avispa, las que tienen un aguijón liso, pican tantas veces como quiera. Incluso la abeja de la miel no siempre muere desppúués de una picadura. Si su destino no tiene la piel gruesa (típicamente otro insecto) no es lo suficientemente fuerte como para sacar su aguijón y repetir el proceso. Al mismo tiempo, ciertas especies de avispas pueden morir después de picar porque también tienen púas en sus aguijones, aunque pocas.

3. Los ratones lemmings son suicidas: 




Básicamente, la idea de que los lemmings se suicidan lanzándose por los acantilados es falsa. Esto fue presentado por primera vez en un documental de Disney y los cineastas fabricaron todo para conseguir a un montón de lemmings al borde de un acantilado y luego los empujaron, asegura Radu Alexander.

4. Nos tragamos X número de arañas en nuestro sueño cada año: 




Decimos X porque, aunque el "hecho" surge en todas partes y todo el mundo lo dice, siempre es un número diferente - que por lo general sugiere que es una completa tontería. Los aracnofóbicos de todas partes no pueden dormir tranquilos. No estamos diciendo que es completamente imposible que alguien se tragara una araña mientras duerme, definitivamente no es un hecho común que ocurre varias veces al año.

Además del hecho de que no existe un estudio o investigación científica que apoye tal afirmación, es probable que este "hecho" se haya creado en los primeros días de la World Wide Web para demostrar cómo la gente se cree todo lo que lee en Internet. Si no estás convencido, trata de verlo desde la perspectiva de la araña. No somos los alimentos. Somos un depredador gigante que puede matar instantáneamente. ¿Por qué querrían entrar en nuestras bocas? ¿Irías a hurgar dentro de la boca de un gran tiburón blanco? A menos que tenga una sabrosa mosca zumbando por ahí, tu boca no tiene nada que ofrecer a una araña.

5. Las avestruces meten sus cabezas en la arena: 




El hecho de que lo hayas visto en dibujos animados no significa que sea cierto. Una vez más, trata de ver esto desde la perspectiva del pájaro. Digamos que eres un avestruz. Eres el ave más grande del mundo. Puedes llegar a pesar hasta 145 kg, y alcanzar 70 km/h. Medir más 3 m de altura y tienes garras afiladas al final de tus pies. Básicamente eres un ave rapaz y ¿no puedes encontrar ninguna mejor manera de defenderte a ti mismo aparte de meter la cabeza en la arena y con la esperanza de que el problema desaparezca? Lo siento, eso no sucede. Cuando están en peligro, las avestruces huyen o luchan. Ambas son opciones viables para el ave. Si no luchan, no esperes una presa fácil.

6. Las tortugas marinas también son tortugas: 




Ok, técnicamente, esto no es una confusión, pero algunas personas suponen que las tortugas son animales terrestres, mientras que las tortugas marinas son animales acuáticos que sólo regresan a la tierra para poner sus huevos. Normalmente se puede decir que la diferencia entre ellos son sus pies: las tortugas terrestres las tienen redondas, pies rechonchos con garras para poder caminar, mientras que las tortugas marinas tienen patas alargadas para nadar mejor. Sin embargo, también hay que mencionar que esta diferenciación no es universal. En algunas partes del mundo (incluyendo América del Norte) sólo tienen que utilizar la palabra tortuga para referirse a todas las especies.

7. Los koalas son osos: 




Estos pequeños marsupiales de Australia son simplemente koalas, no osos. Puede ser que se parecen a un osito de peluche, pero no están relacionados.

8. Brontosaurio era un dinosaurio: 




La mayoría de los niños están fascinados con los dinosaurios y, a pesar de que la pasión desaparece para muchos cuando somos mayores, todavía recordamos algunos de los "fundamentales": Tyrannosaurus, Pterodactylo (que en realidad no es un dinosaurio, pero eso es una para otro día) y, por supuesto, Brontosaurus. Sólo hay un problema - el Brontosaurio nunca existió. Este fue un simple caso que duró durante mucho tiempo. Sucedió durante las famosas "guerras de dinosaurios". La idea básica era que los paleontólogos rivales debatían constantemente al respecto y, como resultado, muchas especies fueron descubiertas varias veces. Al final resultó que, el Brontosaurio era más que un fósil de una especie previamente descubierta llamados Apatosaurus.

9. No toques un pájaro bebé porque su madre lo abandonará: 




Si alguna vez te encuentras un pájaro pequeño bebé que ha caído de su nido, no dejes que este "hecho" te confunda sobre si debes ayudar o no. Las aves no utilizan el olor a reconocer a sus crías y, aunque lo hicieran, no encuentran a los seres humanos tan repulsivos que la mera idea de que hayan tocado a su cría, los haga capaces de abandonarlos por completo. Si te encuentras con un pájaro joven que necesita ayuda, es aconsejable que busques el nido y lo pongas de nuevo lo más rápido posible. Sin embargo, es importante que seas capaz de saber si el ave realmente necesita ayuda en primer lugar. Las aves jóvenes se suelen clasificar en dos: polluelos y volantones. Los pichones son muy pequeños, débiles, apenas cubiertos de plumas y no son lo suficientemente fuertes para volar o para agarrarse. Son vulnerables y necesitan tu ayuda si se han caído de su nido. Un volantón, por otra parte, es básicamente un adolescente. Ha crecido hasta el punto en que empieza a explorar el mundo exterior por su cuenta por lo que lo más probable es que abandonó el nido por decisión propia y no necesita de tu ayuda.

10. El rojo hace que los toros ataquen: 




Ok, esto era una idea mucho antes de la llegada de Internet. De hecho, incluso en las corridas de toros se utilizan bandera de color rojo para que el toro se enoje. Sin embargo, los toros no atacan el color rojo. Atacan. Punto. Podrías mostrarles una capa o un objetivo rosa, verde, azul o amarillo con lunares magenta y aún así se enojaría, porque están reaccionando al movimiento y al ruido.

0
0
0
0No comments yet