Canales populares

10 Pruebas de que no es fácil vivir en una familia real





¿Quién en su infancia no se ha imaginado ser una bella y sabia princesa o un valiente y apuesto príncipe? Tal vez por eso sigamos con tanta curiosidad a los verdaderos monarcas y todos los detalles de sus vidas: elegantes, hermosas y al mismo tiempo llenas de condiciones complejas, tradiciones centenarias, protocolos estrictos y prohibiciones.

10 inesperadas reglas y restricciones que tiene que cumplir la familia real británica.




10. Todos siguen a la Reina



Todos deben, estrictamente, seguir a la Reina en eventos familiares y oficiales. Esto significa que si ella se levanta, todos se levantan, si se sienta, todos sentados, si termina de comer, la cena se acaba para todos.


9. El Príncipe Felipe de Edimburgo siempre va detrás de la Reina



La regla de "seguir a la reina" afecta, literalmente, al esposo de Isabel II, al príncipe consorte Felipe de Edimburgo, que está obligado, en público, a caminar siempre 2 pasos por detrás de su esposa real.


8. En la Torre de Londres siempre deben vivir 6 cuervos



Seis cuervos residen, simultáneamente, en la Torre de Londres. Esta tradición se remonta al reinado de Carlos II, quien, según la leyenda, creía lo siguiente: "Si los cuervos abandonan la fortaleza, el reino caerá".


7. Está prohibido dar la espalda a la Reina



Si alguna vez te ves envuelto en una conversación con la mismísima Reina, ni se te ocurra darle la espalda al concluir la conversación. Ella se va primero, porque este gesto con el monarca está estrictamente prohibido y se considera una violación imperdonable del protocolo real.


6. Y los apodos también están prohibidos



A pesar de que a la Duquesa de Cambridge, que no nació entre la realeza, muchos medios de comunicación aún la llaman Kate y a la adorada princesa Diana, Lady Di, se considera un exceso de familiaridad porque el protocolo real prohíbe cualquier apodo y abreviatura para con los miembros de la familia real.



5. Todos los regalos le pertenecen a la Reina



Todos los regalos que reciben los miembros de la realeza británica se consideran propiedad del monarca gobernante. Transmitirlos o venderlos está estrictamente prohibido. La Reina también ostenta el derecho de llevárselos o bien cedérselos a otra persona. Por eso, con tanta frecuencia, hemos sido testigos de que las joyas de la Princesa Diana también las llevan otros miembros de la familia real.


4. La barbilla, a 90° respecto al suelo



Lo creas o no, hay una manera "correcta" que refleja cómo las damas de la familia real deben mantener su barbilla: estrictamente a 90° con respecto al suelo. Esta cuestión no pasa desapercibida en ninguna foto.


3. De día, sombreros. De noche, diademas



Los accesorios para la cabeza, según el protocolo real, merecen una atención especial. Si de día, en eventos oficiales, se exige a las damas llevar un sombrero, a partir de las 6 de la tarde este tiene que ser reemplazado por una diadema. Sin embargo, esta regla se aplica solo a las mujeres casadas. Si de repente te encuentras en una recepción real, de noche en el Palacio de Buckingham, no lo olvides: las mujeres sin diademas están solteras y en condiciones de encontrar el amor. ¡Muy cómodo si quieres conquistarlas!


2. Mirto en los ramos de la novia



Según la antigua tradición, cada ramo de novia en la boda debe albergar mirto, el símbolo del amor y del matrimonio. Desde la época de la Reina Victoria, cada novia de la familia real porta un ramo con esta flor, especialmente cultivada en un jardín real especial con unos 170 años de antigüedad.


1. A los corgis reales se les permite todo



No es un secreto que Isabel II adora a sus corgis. Y tal vez, estos sean los únicos miembros de la familia cuya vida puede considerarse verdaderamente real. No solo la comida de estos perritos la prepara el mismísimo chef de la corte, sino que se les pide a todos los invitados que minimicen las molestias que ocasionan a estos animalitos sin interferir en su vida en plena libertad. La reina prohibió a William y Kate acudir a su residencia con su cocker spaniel para no perturbar a sus cortesanas mascotas, a las que se les permite circular libremente por toda la casa. Es más, los sirvientes han aprendido, desde hace tiempo, a eliminar a toda velocidad sus charcos de esos muebles antiguos y alfombras de incalculable y escandaloso valor.
+5
0
0
0No hay comentarios