About Taringa!

Popular channels

18.000 mil euro así es por dentro un vuelo de lujo

Desde el año 2008 Singapore Airlines incorporó el Suite Class a sus vuelos, el servicio más lujoso que se puede ver en una aerolínea en todo el mundo. Derek Low, un empresario e ingeniero decidió pagar la friolera de 23.000 dólares para viajar desde Singapur a Nueva York y documentarlo todo. Este es el relato pomernorizado que este hombre publicó en su blog. Así fue su viaje.



Un viaje de 23.000 dólares contado en primera persona. Hace ya varios años, desde 2008, Singapore Airlines introdujo su Suite Class, el vuelo más lujoso que se puede reservar. El empresario Derek Low decidió hacerlo en la ruta desde Singapur a Nueva York. Esta es su experiencia.



El primer paso fue ir a una lujosa zona reservada a los pasajeros de primera clase con suites apartadas de la zona de embarque en el aeropuerto. La apariencia era la de la puerta de un hotel con gente que incluso te llevaba el equipaje.


Ni siquiera le pesaron la maleta, rápidamente le dieron su Golden Ticket, que incluía el acceso a una habitación privada que el personal le dijo que era "la mejor que había en primera clase".


Después de un rato en este lugar, una asistente se le acercó y le preguntó si quería ir a la habitación privada. Tras caminar durante un rato y que comprobasen los documentos llegó a este cuarto, en el que todo el mundo le llamaba por su nombre.


No tenía mucha hambre, pero había oído comentarios sobre la comida, así que pidió una copa de champán y un plato de satay de pollo y cordero. También langosta y una hamburguesa con foie gras y un huevo de codorniz frito (la que se ve en la imagen).


Era momento de embarcar, así que Low se dirigió al embarque donde por supuesto fue el primero en subir al avión. Allí le acompañaron a su suite.


En ese momento le ofrecieron una copa de Dom Pérignon y todos los periódicos que el avión llevaba a bordo. Después aparecieron todos los miembros de la tripulación a presentarse al pasajero.


Le dijeron que solo había 3 suites ocupadas de las 12, así que si quería podía tener un dormitorio, una sala de estar y un comedor. Así que él decidió ir a esta última.


Le dieron todo tipo de accesorios, desde auriculares hasta un kit de aseo que incluía una botella grande de colonia. También mantas, almohadas, zapatillas o pijama. Después le recomendaron un lujoso café y un te y finalmente una película: Low vio 'El gran hotel Budapest'.


Llegó el momento de la cena y Derek apostó por una de 5 platos que incluía caviar (en la imagen), pato con foie o sopa de fideos de pescado entre otros.


Después de la cena, decidió dar un paseo por el avión y la tripulación se ofreció a enseñarle todos los secretos del A380, aunque no pudo ir a la cabina de los pilotos porque no lo permite la compañía.


Cuando la suite contigua está vacía, se pueden derribar las paredes y crear una suite doble. Fue este el caso y Low se tiró una hora probando todas las posibles posturas que podía tener en la cama.


Este es el baño, con todo tipo de detalles e incluso un gran asiento en el que poder sentarse, incluso más cómodo que los de la clase económica. Después de esto Derek volvió a la habitación y se durmió durante 6 horas.


La llegada a Frankfurt propició una escala de 2 horas en las que Low pudo ir a una sala suite en la que había spa y ducha de agua caliente. Vuelta al avión y a desayunar.


Este fue parte del desayuno, una enorme langosta. Cuando más tarde llegó la hora de la siesta Derek decidió no usar la suite doble sino la cama individual.


Así quedó el recinto para la siesta. Después le presentaron una segunda comida y no dio tiempo a mucho más, el viaje estaba a punto de llegar a su fin.


Destino final Nueva York. A pesar de que Derek no quería bajar, finalmente decidió disfrutar de la ciudad.
0No comments yet
      GIF