6 secuelas del cine que no llegaron a hacerse realidad

Cuando una obra tiene éxito, lo lógico es que el público quiera más. Por eso aparecen constantemente secuelas de películas y series que buscan repetir ese éxito desesperadamente, aunque hay muchas secuelas del cine que no llegaron a hacerse realidad.


Lo curioso es que, pese a la gran cantidad de películas derivadas de otras que salen, una cantidad incluso mayor nunca llegaron a hacerse realidad. Las papeleras de Hollywood están llenas de guiones fallidos para continuar una historia que ya había terminado en la primera cinta, o incluso para dar una vuelta de tuerca al concepto original.

Los aficionados nos quedamos con las ganas de ver estos guiones materializarse, en algunos casos para bien, otras para mal. Por culpa de la indecisión de las productoras hemos perdido potenciales obras maestras, pero también nos hemos salvado de películas que destruían todo lo que representaba a los personajes.


Estas secuelas del cine que no llegaron a hacerse realidad te sorprenderán


A continuación repasamos seis de estas ideas para secuelas que no vieron la luz del día.


Star Wars: Splinter of the Mind’s Eye





Las palabras de George Lucas de que tenía todo planeado con su saga galáctica Star Wars tienen parte de razón, en el sentido de que la posibilidad de una secuela siempre estuvo clara. La clave estaba en cómo se continuaría la historia, y para ello la productora se aseguró dos opciones.

Aunque Star Wars: Una nueva esperanza tuvo su espectacular secuela en forma de El Imperio contraataca, en realidad ese era sólo uno de los planes disponibles. El otro consistía en una película de bajo presupuesto, narrada casi en su totalidad en un planeta lleno de niebla que aprovecharía los escenarios de la primera, para cerrar la historia en el caso de que Una nueva esperanza se pegase el batacazo en taquilla.





Así nació Splinter of the Mind’s Eye (El ojo de la mente en español), que finalmente acabó convirtiéndose en una novela (la primera basada en esta ambientación y luego adaptada al cómic) cuando quedó claro que se rodaría El Imperio contraataca. En ella nos encontramos muchas incongruencias con la historia oficial, como el avance en la relación amorosa entre Luke y Leia (ya que se escribió antes de decidirse que eran hermanos).



Star Trek: Planet of the Titans








La otra gran saga de ciencia ficción también tuvo sus secuelas perdidas. Originalmente una serie de televisión, Star Trek dio también el salto al cine con una película homónima. Pero antes de que eso ocurriese el plan era hacer una secuela directa de la serie llamada Planet of the Titans.

Había dos guiones sobre la mesa. En el primero de ellos la tripulación de la Enterprise llegaba al mencionado planeta de los Titanes, los seres de la mitología griega; por medio de un agujero negro, el Capitán Kirk y compañía viajarían al pasado, donde enseñarían al hombre prehistórico a crear fuego y servirían de inspiración para los dioses antiguos…






En cambio el segundo guión era algo más simple, y se centraba en la llegada de un villano Klingon, interpretado por el japonés Toshiro Mifune, a la altura de Spock, pero tampoco consiguió la financiación necesaria por miedo a luchar contra la recién estrenada Star Wars.



Robocop 2




Sí, ya existe una Robocop 2, que no fue muy bien recibida; el polémico guionista y escritor Frank Miller parecía tener parte de culpa, pero la verdad es que el guión que acabó en la pantalla no era el único que había disponible, ni de él ni de otros.

Y es que los guionistas originales de Rocobop, Edward Neumeier y Michael Miner, también firmaron su propia versión de la secuela. En ella el policía ciborg protagonista moría nada más empezar la cinta, sólo para volver 25 años después, a un futuro incluso más extremo que en la primera película y con incluso más críticas al consumismo.





Por su parte, uno de los guiones de Frank Miller que fueron rechazados acabó convirtiéndose en un cómic lleno de violencia al más puro estilo del escritor.


Tortugas Ninja 4





En este caso estaríamos ante la cuarta entrega de las aventuras de las tortugas más famosas. Después de la tercera entrega (en la que las tortugas viajan al Japón feudal, no preguntes), el plan era hacer un relanzamiento de la franquicia completo.




No sólo eso, sino que el grupo se completaría con una quinta tortuga, llamada Kirby, que en vez de coger su nombre de artistas clásicos se inspiraría en Jack Kirby, el legendario creador de cómics. Curiosamente, aunque este proyecto no llegó a completarse, sí que se aprovechó el título y la idea de una quinta tortuga (en este caso una chica) en Ninja Turtles: The Next Mutation que acabó completamente de hundir a la franquicia.

Masters of the Universe II





He-Man y los Masters del Universo tuvo mucho éxito en su serie animada de televisión y en sus juguetes, pero no podemos decir lo mismo de la película de imagen real. Pese a todo la productora Cannon estaba lista para hacer una secuela que ya adelantó en el final de la primera.

De hecho, no sólo estaba lista para grabar esta secuela, sino también una película de Spider-man. El plan era rodar ambas al mismo tiempo con el mismo director, empezando por las escenas de Peter Parker antes de ser picado por la araña, continuando por He-Man, y de vuelta a Spider-man cuando el actor terminase el programa para ganar musculatura.

Cannon ya tenía todo lo necesario para empezar a rodar, desde los escenarios hasta los trajes. Todo menos el dinero de las licencias; por esa razón tanto Mattel como Marvel, las propietarias de los derechos, cortaron lazos con Cannon.






Ningún problema: la productora aprovechó lo que tenía hecho para He-Man y Spider-man para crear Cyborg, una cinta de acción extremadamente barata protagonizada por Jean-Claude Van Damme que acabó inyectando el dinero necesario a la productora para sobrevivir.



Batman: Year One





¿Crees que ya has visto demasiadas veces el origen de Batman? Pues tal vez te sorprenderá saber que antes de la trilogía de Nolan de El Caballero Oscuro todo estaba planeado para rodar otra película más de origen del enmascarado.

Eso sí, en este caso sería una historia algo diferente a la que estamos acostumbrados, y eso que el guionista era Frank Miller, que escribió el origen más emblemático de Batman en Batman Año Uno. Pero en vez de ser una adaptación de esa historia, esta película empezaría con el asesinato de los Wayne, que haría que Bruce perdiese toda su fortuna.






La cinta contaría cómo Bruce creció en el duro entorno de las calles de Gotham, acabando como mecánico en un garaje propiedad de “Little Al” que reemplazaría a Alfred; los gadgets y armas serían creadas en el mismo garaje que haría las veces de bat-cueva.






ste sería un Batman en algunos casos más cercano a los cómics originales que ya se han olvidado (en los que Batman lleva una pistola y mata) como podemos ver en los diseños del traje, mientras que en otros aspectos sería una historia completamente nueva. Seguramente este intento de alejarse de la idea preconcebida de Batman fue su pérdida; en 2002 el proyecto se cerró y Nolan tuvo vía libre para su visión.