Descargá la app
Danos tu opinión
Anuncie en Taringa!
Sobre nosotros
Ayuda
Reglas de la comunidad
Desarrolladores
Denuncias
Reportar Abuso - DMCA
Términos y condiciones
Reportar un bug
Imágenes
  1. Arte y Cultura
  2. »
  3. Otros

A los padres que ya no están.

Este es mi primer post, no se como va a salir porque le estoy agarrando la mano.
Algo que quería compartir, tal vez me comprendan mejor los que
ya no tengan a su viejo consigo.
Adjunto este hermoso tema, Caballo viejo del maestro Simón Diaz. A mi viejo le gustaba esta letra porque retrataba que las a las personas mayores poco les queda y por esta razón comienzan apreciar mas las cosas sencillas de la vida, mientras que los jóvenes sabemos que todavía nos queda hilo en el carril.


link: https://www.youtube.com/watch?v=nWQekY7AMdQ




No sabría que tanto me sigues haciendo falta, pero a veces lo haces.
A veces escucho tus pies arrastrándose al caminar y respiro tan hondo para que el aire me alcance a sobrevivir ese momento.





Ahora yo tengo que calzar tus zapatos pero por más que haga todo lo que tenga que hacer, ahora sé que jamás podre llenarlos, aún cuando hay tanto camino por recorrer



Llevo el mismo olor de tu piel en la mía, sabias…

Y me sigo preguntando si todo lo que hice fue suficiente, si cuide de ti con tanto amor como vos lo hiciste cuando yo era pequeño, si tuve esa misma paciencia que tenias conmigo.



En ciertos momentos cuando no teníamos una tormenta sobre nuestras cabezas logre decirte cuanto te quería, pero el tiempo pasó y vos ya no estás. hoy me di cuenta cuanto te amaba.
Miro mis manos y reconozco las tuyas, sabias…. Las extraño.



Me dejaste la música corriendo en mis venas, me dejaste esas ansias de recorrer los lugares y caminos como un linyera por elección.



Me dejaste ese amor por las letras y los libros. Me dejaste esa locura tan poética por la vida y esa filosofía de manicomio. Me dejaste un puñado de palabras que ahora comienzo a comprender.



No sabría que tanto me sigues haciendo falta pero a veces lo haces.
Todavía continúo buscando parte de mis sueños, pero me he detenido un momento solo para cuidar a esa mujer que nunca dejo de estar a tu lado.



Ciertas veces nunca no nos entendimos, y eso parecía alejarnos más.
Se deja de ser niño un día, después cuando uno no se da cuanta deja de ser un adolescente para ser un hombre. Y un día se es padre, y nunca más se deja de serlo. Siempre deseaste lo mejor para mí y tal vez nunca lo comprendí como vos hubieras deseado.





Las personas tratamos de atar los cabos sueltos cuando tal vez es tarde.
Como desearía que estés a mi lado ahora, y que charlemos de Don Segundo sombra sabias… me gustaría tanto.


Ahora sé que te extraño muchísimo como vos extrañabas a tu viejo. Tu ojos comenzaban a brillar y luego a humedecer cuando me hablabas de él, como lo hacen ahora los míos, pero en soledad.



Siento y así deseo que estarás bien ahora a su lado riendo como yo lo hacía con vos.
El tiempo es a veces el más tirano de los tiranos y otras veces con paciencia es un aliado. Sera el mío, porque así cuando dios disponga te voy a volver a encontrar. Y junto con tu padre volveré a reír con vos. Como antes lo hacíamos… Como lo hicimos aquella vez.




A Coto (1941-2012)
0
0
0
0No hay comentarios