About Taringa!

Popular channels

Al Diablo!!!

Satanás

Satanás o Satán es una entidad suprasensible que en muchas religiones actuales representa la encarnación suprema del Mal. En la religión judeocristiana y musulmana es llamado el Príncipe de los Demonios o Príncipe de las Tinieblas.



Satanas latín satâna, arameo שטנא shatán (‘adversario, enemigo, acusador’).
Probablemente el nombre proviene de la traducción griega del término bíblico hebreo ha-shatán, entidad mencionada como un espía errante de Dios Yahveh sobre la Tierra.
La raíz shtn significa ‘impedir’, ‘hostigar’, ‘oponerse’, y el sentido primario de shatán es simplemente ‘enemigo’, ‘adversario’ (1Sam 29, 4; 1Re 5, 18; 1Re 11, 14. 25).




Historia del término Satán

En el libro de los Números se llama shatán (en el sentido de ‘adversario’, ‘oponente’), al mensajero-ángel que el Dios Yahvéh envía para impedir que el vidente Balaam maldiga al pueblo de Israel (Núm 22, 22. 32).
El término shatán entra después en la vida jurídica israelita, y alcanza el sentido de ‘acusador delante del tribunal’ (Sal. 109, 6; Zac. 3, 1) y el término shitna, derivado de la misma raíz, es la ‘acusación’.
Su equivalente en griego es diábolos, procedente del verbo dia-ballö, y posee un significado semejante de ‘oposición’ o ‘enfrentamiento’.
En 1Mac 1, 36 (texto griego) encontramos la palabra diábolos con el significado de ‘adversario’, ‘enemigo’. También en algunas ocasiones incluye el sentido de ‘acusador’ o el de ‘calumniador’.
En principio, conviene aclarar que el judaísmo no identificaba a Satanás con el demonio Lucifer sino con el demonio Azazel. En los documentos no canónicos del Antiguo Testamento, Satán es llamado frecuentemente Belial.

Más info:
Demonios (A a la Z). 1ª pte.
Demonios (A a la Z). 2ª pte.
Demonios (A a la Z) 3ª pte.
Demonios(de la A a la Z). Final.


Un Satán incitando al pecado y buscando el mal del hombre aparece en todo el Antiguo Testamento solamente dos veces : en el Primer Libro de Crónicas 21, 1 y en Sapiencia 2, 24, en el segundo caso de manera más clara. Ya en los Evangelios se le otorga al término un carácter personal como enemigo de Cristo, especialmente en los relatos de las tentaciones (Mc. 1, 12-13; Mt. 4, 1-11; Lc. 4, 1-13) y los exorcismos llevados a cabo por Jesús (Mc. 3, 22-27; Mt. 12, 22-30; Lc. 11, 14-23). Queda así fijada la figura del Maligno para la doctrina cristiana. también se menciona en Job 1:6-9, 1:12 y varios otros versículos En árabe se le llama shaytán.



Pese a esta mejor definición del oponente del Dios Yahveh puede encontrarse en la Biblia la identificación de Satanás con Belial (Gn 1, 28-29) o Belcebú (Mc. 3, 20-30). ¿Estas dos entidades son simples metáforas de la tentación y la perdición o nuevos nombres de Satanás?
En el Nuevo Testamento, en cambio, Satanás y Lucifer aparecen amalgamados en la figura del Diablo. No puede deducirse claramente la relación entre el Maligno y la famosa Bestia del Apocalipsis de san Juan.



FUENTE

La caída de Lucifer

Cuando Dios creó a los ángeles del cielo, hubo uno que destacó por encima de los demás. Su nombre era Lucifer y era el más hermoso e inteligente de todos. No había otro ángel en el cielo que irradiase tanta luz como él y su poder sólo era superado por el del Creador.



Desafortunadamente, tanta belleza y gloria se le terminó por subir a la cabeza y Lucifer decidió que quería más. Corroído por la envidia de ver la adoración que todas las criaturas celestiales profesaban a Dios, se empeñó en demostrar al resto de los ángeles hasta dónde podía llegar su poder. Ciego de ambición y orgullo, planeó elevar su trono a la altura del de Yahvé, erigiéndose como un nuevo dios.
Pero Lucifer no contaba con que algunos de sus vecinos del cielo iban a oponerse a sus oscuros planes. Descontentos con la idea de que un ser inferior desafiase a Dios y tratase de igualar su poder, un grupo de ángeles leales a Yahvé, capitaneados por el arcángel San Miguel, decidió plantar cara a Lucifer. Sin embargo, el rebelde no estaba sólo y disponía de un ejército de ángeles que le apoyaban. Así fue como estalló la Primera Guerra del Cielo.



Después de una cruel batalla, la victoria fue para el bando de San Miguel y la guerra terminó con la expulsión del cielo de Lucifer y sus seguidores, que fueron condenados a vivir en el infierno como demonios. A raíz de este episodio, Lucifer pasó a ser conocido como Satanás o el Ángel Caído.








FUENTE

Lucifer

Lucifer es un arquetipo que proviene de la mitología romana y cristiana.

El término proviene del latín lux (‘luz’) + fero (‘llevar’) ‘portador de luz’) En la mitología romana, Lucifer es el equivalente griego de Fósforo o Eósforo (Έωσφόρος) ‘el portador de la Aurora’.
Este concepto se mantuvo en la antigua astrología romana en la noción de la stella matutina (el lucero del alba) contrapuesto a la stella vespertina o el véspere (el lucero de la tarde o véspero), nombres éstos que remitían al planeta Venus, que según la época del año se puede ver cerca del horizonte antes del amanecer o después del atardecer.



No obstante, además del sentido grecolatino del término, Lucifer ya era identificado por la tradición veterotestamentaria con una estrella caída y, por añadidura, con un ángel. Un texto del profeta Isaías (Is 14.12-14) que aparentemente habla de un rey no creyente en el dios hebreo Yahveh, podría estar contando el antiguo mito del ángel caído. Otro texto del profeta Ezequiel (Ez 28.12-19) podría también explicar esa leyenda.



Según mitos hebreos no bíblicos (es decir, que no pertenecen al corpus de la Biblia propiamente dicha) Lucifer o Luzbel era un querubín que por soberbia se rebeló contra Dios y fue expulsado del cielo por el Arcángel Miguel como castigo.
A pesar de que el judaísmo consideraba a Lucifer y a Satanás como dos entidades separadas, el cristianismo fundió ambos conceptos para identificarlos, sin más, con el Diablo (Apocalipsis 12.9).



FUENTE

El Diablo

El diablo es una figura que en muchas religiones actuales representa la encarnación suprema del Mal.
En la Biblia en Macabeos 1, 36 (texto griego) encontramos la palabra diábolos con el significado de ‘adversario’, ‘enemigo’. También en algunas ocasiones incluye el sentido de ‘acusador’ o el de ‘calumniador’.
En las religiones judeo-cristianas se identifica con este nombre al que es el principal enemigo de Yahvé Dios y de todos los que adoran al Dios Verdadero. El Libro de Apocalipsis identifica como una sola persona; a Satanás del Libro de Job (Job 1:6-8), al Diablo del evangelio de Mateo (Mateo 4:8-10), la Serpiente Original de Génesis (Génesis 3:1-5) y al Gran Dragón de Apocalipsis, como un sólo personaje (Apocalipsis 12:9).








La existencia del diablo fue establecida, por pipo cristianismo, en 1215 durante el cuarto Concilio de Letrán. En 1974, el papa Pablo VI dijo: "El demonio existe, no sólo como símbolo del mal, sino como realidad física".
El numero de diablo es seis seis seis (666).



En la Biblia explica el origen del Diablo como uno de los ángeles de Dios que se hizo malvado (Juan 8:44). Se infiere que es una criatura espiritual de la familia angélica de Yahvé Dios (Job 1:6). Aunque la Biblia no dice su nombre original, se ganó el nombre con que se le describe en ella por su rebelión contra Dios, a causa del deseo por la adoración que todas las criaturas inteligentes rendían al Creador (Mateo 4:9). Según mitos no canónicos era el ángel que guardaba el trono del dios Yahvé, pero por su orgullo de querer convertirse en otro dios fue arrojado del cielo junto a una tercera parte de los ángeles. El texto de Isaías 14.12-15 podría referirse a esta historia. Sin embargo el último versículo de este texto muestra que este relato se aplica a un hombre. Aunque el relato habla de su ambición por llegar más allá de las estrellas de Dios, en la Biblia se suele referir como estrellas a los reyes de Israel (y posteriormente de Jerusalén) del linaje de David descendiente de Jacob (Números 24:17).



FUENTE

El Anticristo

En el cristianismo, el Anticristo (griego: αντιχριστός [anti-jristós], "opuesto al ungido" )? sería el antagonista (para algunos diabólico) de Jesucristo, que según los libros del Nuevo Testamento (las Epístolas de San Pablo, de San Juan y el Apocalipsis (aunque en este último libro nunca se menciona ningún Anticristo literalmente) se considera como el gran impostor, ya sea haciéndose proclamar el Mesías o simplemente propagando doctrinas contrarias al Evangelio en nombre de Jesús.



En las creencias satánicas aparecería formando la trinidad diabólica (junto con Lucifer y el Falso Profeta), opuesta a la Santísima Trinidad. Simbólicamente se le atribuirá a la inversión del orden, la apostasía y la gran dictadura mundial personificados en la Bestia.



El anticristo hará un contrato con los hebreos de 7 años de duración el cual será roto a los 3.5 años ( 3 años con 6 meses) y que llegará al templo hebreo y dirá: Yo soy Dios. También se dice que el anticristo promulgará la paz, pero al tracionar a Dios y a Jesús en el templo gobernarán ejércitos para armar el Armagedón y para hacer la persecución a los seguidores de Jesucristo.

El Anticristo (o los anticristos) mencionado(s) en la Biblia

Por ser un concepto cristiano, la palabra 'anticristo' aparece únicamente en el Nuevo Testamento.
Aunque se le asocia con numerosas menciones de enemigos de cierto tipo, en los Evangelios, el Apocalipsis y las Cartas de Pablo, solamente en las Cartas de Juan se hace mención explícita de la palabra 'anticristo'. De hecho, aquí se hace en plural, y se menciona que los anticristos son todos aquellos que van en contra de lo que Jesús enseñó, y por lo tanto incluso los cristianos que no viven con coherencia su fe se convierten en 'anticristos'.



En los Evangelios, Jesús les advierte a sus discípulos que llegarán muchos haciéndose pasar por Mesías y salvadores, pero que no les crean. No se menciona nunca que se trate de un o unos Anticristos.
En el Apocalipsis se menciona a la Bestia cuyo número es 666, y que realiza actos de terror y dominio sobre la humanidad. Tampoco se menciona que se trate del Anticristo.
En las Cartas de Pablo, este se limita a dar las características que Juan da de los anticristos, pero sin usar esta palabra.



Características

Según las creencias cristianas el Anticristo aparecerá en la forma de un hombre controlado por Satanás, el enemigo supremo personal de Dios. Se le dan diversos nombres como el Hombre de Pecado, Hijo de la Perdición, la Bestia (según una equivalencia entre este personaje del Apocalipsis y el Anticristo), la Abominación Desoladora, etc.

Su aparición, según las explicaciones ad hoc del fundamentalismo cristiano, se deberá a diversos factores como un auge mundial sin precedentes en materia de ocultismo, decadencia en la moral y los valores. Posteriormente perseguirá a aquellos que hallan sido dejados atrás en el Rapto de la Iglesia (según la creencia de los Premilenialistas Dispensacionalistas) y que reciban la salvación de Jesucristo, en un periodo llamado «La Gran Tribulación», que será igualmente de proporciones siniestras y finalmente impondrá la Marca de la Bestia (el 666) (de nuevo, siguiendo el lenguaje simbólico del Apocalipsis).
Al final de su dominio en la Humanidad, el anticristo sería derrotado por las fuerzas celestes comandadas por Jesucristo, quienes lo lanzarán al lago de fuego.



Por otra parte, hay interpretaciones que no personifican al Anticristo, sino que lo identifican, basados en las palabras de Jesús en los Evangelios, solamente con muchos que se llamarán a sí mismos Mesías y salvadores, para san Juan en sus cartas, cualquiera puede ser un anticristo, siempre que su actitud (aún siendo cristiano confeso) vaya en contra de Cristo, lo cual cuadra perfectamente con el significado etimológico de la palabra Anticristo.

Descripción de la Bestia



En el Apocalipsis, a través de un lenguaje altamente simbólico característico del género apocalíptico, se describe a la Bestia como un monstruo de siete cabezas y diez cuernos (y por cada cuerno, diez diademas), con un cuerpo de pantera, patas de oso y fauces de león. Dice estar inspirada por el Diablo y tener la facultad de pelear contra la Iglesia y contra Dios.



Según algunos fundamentalistas cristianos, su veneración será inspirada por una propaganda similar a la del culto imperial romano o a la de los totalitarismos fascistas. Inclusive puede ser herido mortalmente y curado por otra bestia, la cual sería el Falso Profeta, quién será el encargado de reforzar su culto.



FUENTE



Más info:

El Infierno es Encantador...
25Comments
      GIF