Antes del MP3, la fonografola