armo bardo entre ardillas, y a los gatos no le importa