Arte con maquinas de escribir

Jeremy Mayer utiliza viejas máquinas de escribir para crear estas complejas esculturas de figuras humanas y animales anatómicamente correctos. El escultor e ilustrador estadounidense recoge las máquinas que se encuentra por la calle o le donan, a fin de crear algo increíble y único. Fantásticas esculturas muy realistas que pueden, incluso, mover las articulaciones.



Lo increíble es que Mayer no utiliza ni soldaduras ni pegamentos para mantener unidas las piezas, las encastra y además no suma a las esculturas ningún elemento ajeno que no se encuentre en una máquina de escribir.
El lo define así: "Cuando tenía alrededor de 10 años solía sentarme en el suelo al lado de la vieja máquina de escribir Underwood de mi madre, presionando las teclas y examinando los mecanismos interiores. A mediados de la década de 1990 pintaba ilustraciones y dibujos con temas de fantasía y de ciencia ficción, llena de componentes y sus funciones. En esas fechas un familiar me encargó llevar una máquina de escribir a una tienda de segunda mano para venderla y en vez de llevarla decidí que iba a ver lo que había dentro de esa pequeña Olivetti que me habían dado. Me encantó lo que vi".