Check the new version here

Popular channels

Buda, el príncipe de la luz.

NACIMIENTO



En las hermosas y fértiles tierras del norte de la india (hoy terai nepalí) en el reino de los sakyas nació el príncipe siddharta gotama, hijo del monarca suddhodana y de su esposa maya.
Una noche la reina Maya luego de tomar un baño aromático para reponer sus fatigas tuvo una vivida ensoñación: una especie de velo azulado nublo su mirada, sus oídos se cerraron para todo lo externo y su mente salio de la estancia en la que su cuerpo se hallaba, abandono el palacio, sobrevoló el reino y llego a la tierra maravillosa del loto, allí donde pueden obtenerse las mas reveladoras visiones, hacia al norte apareció un soberbio elefante blanco con descomunales colmillos de singular belleza y con la mirada profunda del universo. De súbito, el magnifico elefante comenzó a galopar sobre las nubes de coral y copio con su trompa un esplendido nenúfar. Fugaz como un rayo penetro por el costado de maya recorrió sus entrañas y se alojo en su útero y la reina despertó y volvió a su estado mental ordinario.




Al tratar de interpretar su sueño uno de los más sabios consejeros le dijo al rey:
-no vayas a afligirte señor. La reina esta encinta y serás padre de un niño muy especial, que dará luz a los sakyas. Si optase por reinar, seria un monarca universal, pero si renuncia a la vida mundana, será un completo iluminado.
Al saber esto Suddhodana se angustio el necesitaba un sucesor y deseo con toda su alma que su hijo se convirtiera en un gran monarca para defender su reino.
Al nacer el niño se apareció en el palacio un asceta muy respetable y al ver al niño comenzó llorar. Cuando el rey pregunto por sus lágrimas el sabio respondió
-no temas señor porque nada malo ha de ocurrir a este maravilloso ser, pero es una criatura sublime. Si asume ser rey será monarca universal y aun los reyes mas poderosos le respetaran; pero si toma la vida de la renuncia a lo mundano, alcanzara el nirvana y se convertirá en un perfecto iluminado, en un gran Buda.
Una semana después del nacimiento del niño su madre maya encontró la muerte.





Adolescencia



El rey suddhodana estaba muy alarmado por las predicciones de sus brahmanes que asumían que su hijo se convertiría en un gran buda. Hasta tal punto que trataría en todo momento de ocultar la realidad del sufrimiento a su hijo, y le rodearía de lujos y fastos sin límite, ordenando que todo estuviera dispuesto para que el muchacho no tuviera ocasión de contemplar el rostro feo y amargo de la existencia.
Durante siete años, el muchacho estuvo a cuidado de su tía y de sus numerosas nodrizas, rodeado de cariño lujos y comodidades. Suddhodana insistía en que el niño jamás viese algo que lo inquietara o causase malestar.
Pero la educación de un noble príncipe de la casta guerrera no puede demorarse de modo que cuando el príncipe cumplió siete años de edad, fue conducido junto a otros niños a su mentor, quien se haría cargo de su educación cultural y espiritual.
La educación de los sakyas era muy completa y rigurosa y a pesar de lo que se pueda creer, y aunque la leyenda se empeñe en darnos la imagen de un joven entusiasta del deporte y siempre victorioso, lo cierto es que siddharta no era ni un niño feliz ni un muchacho que buscara la diversión o el placer. Tenía una inclinación al arrobamiento mistico, y es muy probable que desde su corta infancia ya estuviera lleno de inquietudes espirituales y que se formulara preguntas poco propias de su edad.
Aunque su padre a la edad de catorce o quince años le proporcionaba las mas hermosas concubinas, el joven experimentaba un vació interior que ni aquellas voluptuosas y procaces cortesanas podían cubrir. Disponía, si, de todos esos lujos que aun el mas ávido de los mortales pudiera ansiar, pero con encontraba la quietud que intuía que debía de existir y que cada día anhelaba en mayor grado. Las fiestas y representaciones de cómicos y acróbatas habían terminado por aburrirle. Cada día era mayor su aversión a los estudios, a los deportes y a las competiciones marciales. En esta situación, a veces era victima de una tristeza infinita, pero, otras entraba en un estado de quietud inefable.
Al cumplir los 15 años de edad, tuvo la primera necesidad de abandonar todo aquel carnaval que era esa vida de luces y sombras que se veía obligado a llevar. ¡Tenia tantas inquietudes y anhelos!... todavía era todo demasiado difuso e indefinido y solo cuando se refugiaba en su interior, hallaba paz y cesaba la tribulación. Sin siquiera lejanamente sospecharlo, estaba aprendiendo ya algo que años después el enseñaría a sus discípulos: el refugio se halla dentro de uno mismo.





Juventud


Cuando el príncipe cumplió 16 años su padre vio que era tiempo de que se desposar para empezar a formar una familia… sin embargo siddharta seguía absorto en sus pensamientos y su aversión por el estudio y el deporte y por la vida de lujos que llevaba seguía aumentando cada vez mas así como su tristeza y ese vació que sentía en su interior.
Sin embargo se enamoro de la princesa yasodhara, una hermosa joven del reino vecino y la desposo. Llegaron días semanas y meses de pasión, complicidad y caricias. La princesa amaba a siddharta y su amor era correspondido. Y así discurría el tiempo entre los mas refinados lujos y con todos los placeres a su alcance, deleitando los sentidos: suculentas comidas, danzas y juegos, operas y festines, y en las perfumadas noches de Kapilavatsu, el cuerpo tibio de la princesa a su lado. Pero a pesar de ellos siddharta no conseguía evitar una profunda insatisfacción, y a menudo se sentía abatido por una existencia que se le presentaba carente de significado. No alcanzaba la paz ni la certidumbre, no se tenia ni se encontraba a si mismo, de modo que había en su joven cabeza muchas preguntas sin respuesta, y en su corazón, no pocas tribulaciones e interrogantes. Siddharta no hallaba la calma profunda, inconmovible e inefable que suponía que debía de existir en alguna parte. Sabia del deleite de los sentidos, de la abrasadora pasión de las caricias, d e la diversión de los soberbios espectáculos que el monarca disponía, pero no conocía la paz de la mente ni la plenitud del corazón.

Sus inquietudes místicas iban en aumento pero no podía descifrarlas y entonces, más que aliviarle le atormentaba.
Pasaron los años y aumentaron las inquietudes... yashodara quedo encinta. Cuando ella se lo dijo la luz de la recamara no era la suficiente para que ella pudiera ver que sus ojos se colmaban de lagrimas, pero no eran lagrimas de felicidad ni de entusiasmo, porque aquel hijo era el gran lazo que se iba a sumar a sus ataduras de hombre desposado y príncipe heredero.
Ese príncipe cuya edad alcanzaba los 29 años, tenía aparentemente todo, pero nada era suyo, porque ansiaba hallar el gran sentido que se le ocultaba





EL ENCUENTRO CON EL DOLOR Y LA PAZ


Como ha quedado ya dicho, suddhodana el padre de siddharta rodeo as u hijo de cuantos lujos le era posible para que el príncipe no supiera de las realidades amargas de la existencia. Y aunque siddharta no las sospechaba siquiera, no podía dejar de sentirse inquiero, victima de profundas contradicciones y a menudo pensativo y absorto.
A veces el príncipe con su carro y su cochero Channa, recorría las generosas extensiones de los jardines de su palacio.
Y fue un día como cualquier otro que siddharta tuvo un súbito encuentro con el dolor ¿se puede burlar siempre al propio destino?
Mientras paseaban por los jardines siddharta se sentía con toda seguridad reconfortado en estas salidas en solitario solo acompañado con su fiel amigo CHanna, de súbito este se vio obligado a tirar las riendas para detener a los caballos y no arrollar a un anciano, atemorizado, cayo casi a las patas de los animales. Siddharta descendió del carro y se encontró frente a un hombre deteriorado y decrepito, que apenas podía mantenerse sobre sus frágiles piernas. Era aquella mirada apagada, y las encías un trozo de carne renegrida y sin dientes. Las carnes de ese hombre estaban resecas, y las venas se marcaban como si quisieran desprenderse de sus miembros.
Siddharta no podía creer lo que veía la angustia acelero su corazón y, con voz entrecortada pregunto.
-DIME, CHANNA, ¿Qué LE OCURRE A ESTE HOMBRE ALQ UE SE APRECIA TAN MALTRATADO?
-ES VIEJO, MUY VIEJO, MI PRINCIPE-DIJO CHANNA- SOLO ES ESO: ES MUY ANCIANO.
-PERO-REPLICO-¡POR QUE LE HA SUCEDIDO ESTO!
-EN UNA EPOCA, ALTEZA, ESTE HOMBRE FUE JOVEN Y ESBELTO COMO TU. PUEDES ESTAR SEGURO DE ELLOS.
-¿QUIERES DECIR, CHANNA QUE ESTE HOMBRE FUE ALGUNA VEZ COMO NOSOTROS?
-NO LO DUDES, MI PRINCIPE.
¿ME DICES CHANNA QU TODOS LLEGAREMOS A SER COMO ESTE HOMBRE TEMBLOROSO, ARRUGDO COMO UN PAPIRO, SIN COLOR EN LA TEZ Y DE VENAS ABULTADAS COMO CUERDAS?
-ASI SE TORNA UNO CUANDO PASAN LOS AÑOS, SEÑOR.

Profundamente apenado siddharta pensó- ¡Qué existencia tan vergonzante! ¡Nacer para convertirse en un cuerpo reseco y sin brillo, en un amasijo de carne y de huesos sin vitalidad ni movilidad que decadencia tan estrepitosa!
Siddharta volvió a su palacio muy apenado, había conocido en su paseo una realidad que nunca había tenido ocasión de arrostrar entre los muros del palacio. No todo era por lo tanto, dicha y alborozo, ni juegos palaciegos y risas desenfrenadas. Toda la noche pensó en su terrible experiencia ¡Cuánto dolor el de esas criaturas incomprendidas por las que no han llegado a tal deterioro!
Transcurrieron unos días y un amanecer siddharta volvió a salir de paseo con su cochero channa. Durante el paseo, de repente, los ojos del príncipe vieron a un hombre arrojado al borde del camino. Era joven, pero su carnera amarillenta y su rostro estaban contraídos en una mueca de dolor. Había vomitado sobre su propio cuerpo y se retorcía de dolor ¡que espectáculo tan horrible! Siddharta reaccionando pregunto:
-¡POR TODOS LOS DIOSES CHANNA MI FIEL AMIGO Y ESCUDERO, DIME QUE LE OCURRE A ETE HOMBRE! ¿SE TRATA TAMBIEN DE UN ANCIANO?
-NO ES VIEJO SEÑOR, TAL VEZ NI SIQUIERA ALCANCE TU EDAD, PERO ESTA ENFERMO, TERRIBLEMENTE ENFERMO.
Pero siddharta nunca había visto una persona enferma en el palacio…
-¿ES PROPIO DE TODO SER HUMANO ENFERMAR?
-POR SU PUESTO, MI PRINCIPE NADIE PUEDE ESCAPAR DE LA ENFERMEDAD.
-NI SIQUIERA UN PRINCIPE. ¿NI SI QUIERA UN REY O UN EMPERADOR?
- NI SI QUIERA TU, MI AMADO Y RESPETADO PRINCIPE.

Consternado siddharta pensó: ¡que pesadumbre que vergüenza que horror! Millones de seres un día estuvieron sanos y luego enferman. El mismo cuerpo es ya la enfermedad. ¿De que me sirven tantos lujos, prendas finas, sabanas de la mejor seda, solícitos sirvientes, apasionadas concubinas y toda clase de caprichos? ¿Como era posible tanta mísera? comenzó a comprender que los hombres sufrían y estaban solos y había encontrado el dolor amargo que se encontraba tras la risa fácil y grotesca de los cortesanos.
La realidad que le deparaba al príncipe en su tercera salida es la mas inevitable, cruda, irreparable y cierta…siddharta posaba su mirada en esos campos hermosos, la mente vigilante y los sentidos abiertos como nenúfares. De súbito vio a un grupo de personas, que llevaban a hombros unas parihuelas con un cuerpo humano.
-DETENTE CHANNA ¿Qué VEO AHORA? ¿QUE OTRA SORPRESA LACERANTE COMO LA HIEL ME DEPARA LA EXISTENCIA?
-ES UN CORTEJO FUNEBRE SEÑOR
-PERO CHANNA DIME ¿POR QUE ESA GENTE SE LAMENTA, PORQ UE LLEVAN A ESE MUCHACHO A HOMBROS Y EL PERMANECE DORMIDO? ¿TAMBIE ESTA ENFERMO, TAMBIEN ES VICTIMA DE ALGUN MAL?
-¡OH SEÑOR! EL CUERPO QUELLEVANA HOMBROS ES EL DE UN JOVEN MUERTO. EL CORTEJOE STA FORMADO POR SUS AMIGOS, PARIENTES Y VECINOS. ESE JOVEN NO VOLVERA A CAMINAR, NI A HABLAR, NI A REIR. ESE CUERPO NO TIENE VIDA.
-¿MUERTO?, SI MI FIEL ESCUDERO MI MADRE MURIO SEGÚN ME CONTARON. PERO ¿Qué ES EN REALIDAD LA MUERTE? NO ME DIGAS QUE ESECUERPO NO VOLVERA A MOVERSE JAMAS, QUE SUS SENTIDOS SON COMO LUCIERNAGAS QUE SE HAN EXTINGUIDO, QUE LA SANGRE YA NO CORRE POR SUS VENAS Y QUE SU CORAZON SE HA APAGADO COMO LA LLAMA DE UNA CANDELA.
- ASI ES LA MUERTE SEÑOR. LA ENERGIA QUE LO ANIMABA LO HA ABANDONADO. PRONTO ESE CUERPOS E VERA RODEADO POR LLAMAS Y SE CONVERTIRA EN CENIZAS. SUS AMIGOS Y FAMILIARES LO HAN PERDIDO PARA SIMEPRE.
-¡NO PUEDO CREERLO CHANNA! ¿DICES LA VERDAD A TU PRINCIPE?
- ESTA ES LA VERDAD SEÑOR, ES AMARGA COMO LA BREA, PERO ES LA VERDAD QUE Y ANO SE PUEDE OCULTAR.
-¿MUEREN MUCHAS PERSONAS?
Hubo un momento de vacilación antes de que el escudero procediera a responder.
-SI EN UNA NOCHE CLARA CONTAIS TODAS LAS ESTRELLAS DEL FIRMAMENTO Y SI LAS MULTIPLICASES EL NIMERO QUE SE OBTENFA POR MIL O CIEN MIL, AUN ASI, CREEDME, HA HABIDO INFINIDAD DE MUERTES MAS.
-¡¿Quiénes MUEREN CHANNA?! ¿A QUIENES LES TOCA LA MUERTE?
-TODOS MORIMOS, ANTES O DESPUES, EN ESTE REINO O EN OTRO, NIÑOS Y ANCIANOS, HOMBRES Y MUJERES, HUMANOS Y OTRAS CRIATURAS, TODOS SOMOS COMO ESE CUERPO SIN ENERGIA QUE HAS VISTO.

Siddharta se estremeció y reflexiono: es decir que todo lo que nace muere, que todo lo compuesto se descompone, que al encuentro sigue irremediablemente la separación, y que en toda familia ha habido alguna muerte.
El como nadie había convivido con el placer, pero ¡Cuánto dolor había, cuanta tribulación! ¿Podía ser feliz el en tanto otros seres eran victimas del sufrimiento? PENSO: <SI SE MUERE, ¿Por qué NOS AFERRAMOS A TODO? ¿Cómo ERA POSIBLE AÑADIR SUFRIMIENTO AL SUFRIMIENTO, PROVOCANDO GUERRAS SIN FIN, MASACRES, TORTURA Y DOLOR INNECESARIO?> se hacia preguntas pero no podía hallar las respuestas. <HAY DELICIAS, SI, PERO SON COMO CEBOS OCULTANDO EL ANZUELO. HAY PLACER, PERO PROYECTA SU SOMBRA DE DOLOR. AQUÍ, ALLA, EN TODAS PARTES SE NACE PARA MORIR>solo la compasión que surgía en su corazón lograba proporcionarle algún consuelo ¿Qué otra cosa se puede hacer si no amar?

Siddharta convoco de nuevo a su cochero. Guardaban silencio en ese momento d e conjunción entre la noche y el día, cuando todos los yoghis y eremitas de la india se abocan en meditación. Había una paz perfecta, cuando de repente, la mirada del príncipe descubrió a un hombre en meditación debajo de un árbol.
-DETENTE AMIGO-DIJO- VES AQUEL HOMBRE BAJO AQUEL ARBOL?
Jamás había visto el príncipe una expresión tan pacifica y bella como la de aquel hombre.
-¿Quién ES ESE HOMBRE, CHANNA, QUE ES LO QUE HACE?
-SENOR, ESE ES UN SANNYASIN, UN RENUNCIANTE. A PUESTO FIN A LA VIDA DE HOGAR Y HA CORTADO SUS VINCULOS FAMILIARES PARA HALLARSE A SE MISMO. ESTA MEDITANDO.
-¡OH CHANNA, NUNCA TU PRINCIPE HA VISTO TANTA PAZ, TANTA SUBLIMIDAD EN PERSONA ALGUNA! SU ROSRTO ES COMO EL DE UN NIÑO DICHOSO, Y SU CUERPO PARECE RESISTENTE COMO UN RODODENDRO, PERO A LA VEZ SUELTO COMO UN LIRIO ¿NO EXHALA, CHANNA, UNA FELICIDAD CONTAGIOSA? ¿Y QUE HACE? ¿DE QUE VIVE?
- SU VIDA ES LA MEDITACION, LA BUSQUEDA DE LO INMESURABLE. ¿D QUE VIVE? DE LA CARIDAD PUBLICA SEÑOR, ES UN MENDIGO. SU HOGAR ES LA TIERRA; SU CAMA SON LOS CAMPOS SIN LIMITES; SUS GANANCIAS, AQUELLO QUE HALLA DENTRO DE SI MISMO, SU FAMILIA TODAS LAS CRIATURAS VIVIENTES. NADA ANSIA, Y EN NADA SE AFANA MAS QUE EN ENCONTRARSE A SI MISMO. ES DE TODOS, PERO DE NADIE EN DEMASIA. ESTA EN ESTE MUNDO, PERO SIN PERTENECERA EL: PUESTOQ EU NADA ESPERA TODO LE LLEGA; PUESTO QUE NO TIENE URGENCIA, VIVE APACIBLE; TANTO SI LE AYUDAS COMO SI NO, SIEMPRE SONRIA. LO HA DEJADO TODO PARA HALLARLO TODO: LA PAZ DE LA MENTE Y LA SABIDURIA DEL CORAZON


Siddharta estaba prendado de aquel sannyasin. Veía en ese rostro paz que jamás pudo contemplar en las caras de aquellos que había conocidos lo largo de toda su vida ¡que imperturbabilidad, que calma!
Siddharta había conocido el otro lado de la existencia ya nada podía resultar igual para el. Pero a pesar de la enfermedad, de la vejez y de la muerte, aquel hombre estaba sumergido enana calma profunda, e invadido por una nube de paz
Después se pregunto, ¿que no daría el por poder disfrutar de la beatitud, la calma profunda y el silencio de su mente atormentada? ¿Porque no renunciar a todo para hallar la beatitud? ¿Porque no dejarlo todo para buscar sin tregua un estado de inamovible bienaventuranza? En ese momento tomó la firme determinación de dedicar toda su vida, si fuera necesario, a conquistar el nirvana, la paz sublime, y si lo lograba, a cooperar en su búsqueda a las demás personas.
Sin embargo siddharta tenía un problema que resolver, su padre, desde adolescente siddharta sintió mucha pena por su padre ya que lo amaba demasiado pero jamás podría brindarle lo que su padre le pedía, ser el heredero de su reino y menos ahora que había encontrado su camino. De manera que siddharta se dirigió a su padre y le agradeció por la vida que le había proporcionado pero sin embargo el con todas sus riquezas jamás podría brindarle lo que el estaba buscando y que por lo tanto debía seguir su camino.
Días después siddharta escapo del palacio dejando a su esposa, a su hijo recién nacido, a su padre y a un reino entero que gobernar. Asi empezó su búsqueda espiritual.




Búsqueda espiritual




Una de las primeras representaciones de Buda Gautama.Siddhārtha Gautama representa a la perfección el concepto de «búsqueda espiritual» según las antiguas creencias, sobre todo de naturaleza oriental. Es decir, el incansable esfuerzo interno o la catarsis que conduce a la unión liberadora con la divinidad o nirvana y por la que todos los seres humanos tarde o temprano se verán obligados a realizar (autorrealización) para alcanzar algún día la iluminación, después, eso sí, de experimentar las necesarias y aleccionadoras reencarnaciones. Asimismo, la figura de Siddharta convertido finalmente en el Iluminado (o Buda) viene a expresar la idea mística de que el camino hacia la propia luz y por consiguiente la obtención de la paz interior implica enorme sacrificio y suele comenzar con una provocadora e inquietante duda.





Abandono del hogar



La historia de Barlaam y Josafat nos cuenta que el descubrimiento de la vejez, la enfermedad y la muerte fue traumático para Siddhārtha. Se dio cuenta de que también él estaba sujeto al mismo sufrimiento y su ánimo se tornó sombrío, pues se preguntaba cómo alguien podía vivir en paz y felicidad si esto era lo que le deparaba la vida. En una nueva salida al exterior, el príncipe vio a un anacoreta, un monje mendicante, del cual se sintió impresionado por su carácter apacible. Decidió adoptar, también él, la vida de los monjes que vivían en extremo ascetismo, pasando antes unos años como mendigo.

Siddhārtha vivió como un príncipe hasta los 29 años; luego abandonó su hogar, dejando atrás a su esposa y a su hijo. Partió con la cabeza rapada y ataviado con un vestido amarillo de itinerante, sin dinero ni bienes de ninguna clase, en busca de la iluminación. Más tarde descubrió que todo extremo es malo.




Maestros



En su camino, Siddharta aprendió de la mano de cuatro diferentes maestros. Con ellos aprendió diferentes técnicas de meditación y logró altos estados de conciencia. En esencia, las distintas ideas que examinó Siddharta intentaban redefinir la unión del individuo (Atman) con un absoluto (Brahman) para así lograr la liberación. Pero a pesar de sus grandes logros con estas prácticas, no encontró en ellas satisfacción para sus preguntas. Entonces, en un intento por doblegar totalmente al mundo sensorial, Siddharta probó a someterse a austeridades tan extremas que casi ocasionaron su muerte, pero aun así tampoco encontró solución a su problema. Por esto decidió investigarlo de una manera nueva y diferente.

Aprendió dos cosas de suma importancia[cita requerida]: primero, que el ascetismo extremo no conducía a la liberación total, sino que era preciso algo más; y segundo, que, alcanzado cierto punto, ningún maestro era capaz de enseñar nada más. Siddhārtha partió decidido a no seguir buscando fuentes externas de sabiduría, sino a encontrarlas dentro de sí mismo.

Una versión mítica de esta etapa de su vida nos dice que Siddhārtha, en sus extremas prácticas de ascetismo, después de algunos días sin comer ni beber agua, pocos minutos antes de su muerte, escuchó a un maestro que estaba enseñándole a una niña a tocar la cítara. Dicho maestro le dijo que si la cuerda estaba muy floja no sonaría, pero si la cuerda de la cítara se encontraba muy tensa se rompería: la cuerda debía estar en su justa tensión para que pudiera dar música y armonía. En ese momento Siddharta comprendió el camino del medio: tanto el ascetismo extremo como la vida de placeres del palacio eran dos extremos, y la verdad se hallaría en la justa medida entre el placer exacerbado y el ascetismo extremo.




Nirvana
Artículo principal: Nirvana (espiritualidad)


Busto de Siddhārtha Gautama de Gandhara, siglos I-II. Musee Guimet, París.Al final de su periplo Siddhārtha caminó en un lugar llamado Bodhgaya, en el estado indio Bihar, hasta sentarse bajo la sombra de un árbol llamado bo o bodhi (ficus religiosa), considerado el árbol de la sabiduría.

Una noche de luna llena decidió no levantarse hasta que hallara la respuesta al sufrimiento. La culminación de sus meditaciones llegó cuando tomó conciencia de que ya se había liberado definitivamente. Comprendió las Cuatro Nobles Verdades. Ya no pesaba sobre él la ilusión del falso yo: su verdadero ser estaba más allá de las dualidades del aferramiento y la repulsión; había trascendido el espacio y el tiempo, la vida y la muerte. Comprendió que nunca más volvería a renacer, que había roto el eterno girar de la rueda del samsara. Esto es el nirvana.

Contando para entonces 35 años, según la leyenda, Siddhārtha despertó de sus meditaciones como un Buda (‘despierto’, ‘iluminado’) y siguió sentado bajo el árbol bodhi durante cierto tiempo, disfrutando de la dicha de la renunciación, de la liberación. Después empezó a enseñar sobre el nirvana a quien le oyera; fundando lo que se conoce en Oriente como Buddha-Dharma (la enseñanza del buda); en occidente se conoce más comúnmente como el budismo.

Adoptó varios discípulos, algunos de los cuales también alcanzaron la Iluminación y enseñaron a su vez a nuevas personas, hasta el día de hoy.





Paranirvana (muerte)
Artículo principal: Paranirvana


Siddhārtha Gautama murió alrededor del año 486 a. C., a los 80 años de edad. La causa fue una intoxicación alimenticia que le produjo vómitos, hemorragias y grandes dolores que, según los testimonios, soportó con gran entereza. Finalmente, se recostó en un bosque de mangos en Kuśīnagara, a unos 175 kilómetros al noroeste de Patna. Allí, rodeado de sus discípulos, alcanzó la paz eterna de la extinción completa, el para nirvana. Este es un estado al que sólo acceden después de morir los que han alcanzado el Nirvana durante su vida. Antes de expirar dijo el Nirvana Sutra, donde resume toda su enseñanza y aclara los puntos que él vio que no estaban bien comprendidos.





Tras su muerte
Artículo principal: Historia del budismo



El budismo prácticamente desapareció de la India hace mil años, aunque recientemente está reviviendo. Así mismo, la enseñanza se expandió hacia el sur a Sri Lanka y el sudeste de Asia, donde la forma Theravada de budismo aún sigue floreciendo. También se difundió al norte al Tíbet, China, Mongolia y Japón. Las formas mahayanas de budismo se practican en estos países, aunque en el último siglo han sufrido mucho de los efectos del comunismo y consumismo. En el último siglo el budismo ha aterrizado indudablemente en Occidente y muchas personas se han convertido en budistas.




Buda, el concepto
Artículo principal: Buda


El término proviene del sánscrito बुद्ध, buddha: ‘inteligente’, ‘iluminado’. Etimológicamente deriva del verbo budh: ‘despertar, prestar atención, darse cuenta, entender, recuperar la conciencia después de un desmayo’. Según el budismo, Buda es la denominación que reciben aquellos individuos que han realizado su naturaleza bodhi.

Siddharta Gautama, Buda, se considera «el Buda de nuestra era», uno de los budas principales que definen eras cíclicas de enseñanza y olvido del dharma (la verdad; la naturaleza de la realidad, de la mente, de la aflicción del ser humano y del camino correcto para la liberación).

Debido a ciertas malas interpretaciones muy comunes, se debe enfatizar que Buda no es Dios. Esto no sólo lo aseguró el mismo Buda Gautama, sino que la misma cosmología budista hace esta distinción al afirmar que el estado del budha sólo lo pueden lograr los seres humanos (pero no se limita a esta humanidad en particular), en quienes reside el mayor potencial para la iluminación.

Sidharta Gautama también afirmó que no existen intermediarios entre la humanidad y lo divino. Devas (dioses o ángeles), humanos y demonios se rigen por el karma, cuyas leyes dictan que la compasión y el amor por la existencia generan provecho tanto para las demás criaturas como para el que las ejerce, purificando su karma. El Buda es tan sólo un ejemplo, un guía y un maestro para aquellos seres que deben recorrer la senda por su cuenta, lograr el despertar espiritual y ver la verdad y la realidad tal como son. El sistema budista de filosofía y práctica meditativa no fue una revelación divina, sino más bien el entendimiento de la verdadera naturaleza de la mente y tal entendimiento puede ser descubierto por cualquiera. Es el adentrarse en la realidad lo que se logra al comprender que la ignorancia puede eliminarse.
bueno eso es una infima parte de lo que representa el budismo aun faltan las ramas y diviciones del mismo asi como las diversas representaciones que tiene segun la region y tiempo.







0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New