Chloe Moretz, la chica de los taringueros