Chritina Santini, una morocha como Dios manda