Popular channels

Cirugias de Famosas

Nadie es perfecto… o todo es perfectible. Incluso las estrellas que logran fama y dinero gracias a sus lindos rostros creen que aún pueden mejorar. Por eso se embarcan en una cirugía tras otra. Al principio buscando solo afinar un poco la nariz o hacer sus labios más carnosos o desaparecer una arruga de la frente, pero terminan creando monstruos de sí mismas. Quizá sea que una mala cirugía lleva a otra, o que simplemente se hacen adictas al bisturí. Lo cierto es que estas son las celebridades que debieron haber sabido cuándo parar pero ahora ya no hay vuelta atrás.



Lindsay Lohan no solo ha demostrado que tiene problemas para controlar su adicción a las sustancias ilegales, sino también al quirófano. Esta joven se ha aumentado 20 años de edad tras una serie de cirugías innecesarias



Heidi Montag era una chica linda, un rostro fresco y juvenil. Su problema: se quiso parecer más a una muñeca Barbie. Actualmente su nariz y labios lucen cero naturales. Esperemos que Heidi no quiera seguir por ese camino.



Lo mismo sucedió con Tara Reid. Y es que muchas estrellas no han oido hablar del dicho “si no está roto no lo arregles” pues muchas veces simplemente transformar algo que está bien termina por arruinarlo. De ser una chica linda ahora es una rubia con nariz de pellizco…


Pamela Anderson comenzó siendo una belleza natural, pero al parecer el miedo a la edad la llevó a exagerar con las cirugías. Nariz, botox, labios, pómulos e implantes de seno. Hoy parece más una muñeca inflable que la bella chica que fue.


Los hombres no se salvan de este mal. Michael Jackson comenzó su carrera muy joven y lucía muy bien pero simplemente decidió cambiar y ya sabemos cómo acabó eso… con más parecido a uno de los zombies de Thriller.


Joan Rivers se jacta de su relación con la cirugías plásticas… ¡Qué bueno que lo vea con humor!, pues realmente no podemos decir que le hayan hecho un favor. En sus propias palabras se ha restirado tantas veces la piel que hoy en día cada vez que toma agua tiene un orgasmo. No podemos negar que al menos no ha perdido su simpatía


Melanie Griffith también ha sido víctima del bisturí. Era linda y conquistaba todas las cámaras, pero el miedo a las arrugas la acabó convirtiendo en una muñeca de cera. La adicción al botox no puede terminar bien


Sí, Donatella Versace controla un imperio de la moda, pero lo que definitivamente no controla es su relación con el espejo. Cada vez que se mete cuchillo termina viéndose peor.


Los actores franceses Igor y Grichka Bodganoff sorprenden por su estado que, recuerda más a Frankestein que al par de guapos de la televisión que alguna vez fueron.


Finalmente, un simple ejemplo de a lo que se puede llegar si no se detiene a tiempo. Jocelyn Wildenstein es una socialité neoyorquina que parece salida de tu peor pesadilla. Simplemente fue de mal en peor… Y tú, ¿crees que las cirugías son buenas o malas?, ¿cómo saber cuándo parar?
0
0
0
0No comments yet