Check the new version here

Popular channels

Construir Un Horno de Barro

Primera fase

Construcción de la base



Sólida y bien abierta adelante (nada de puertecitas o paredecitas para achicar el hueco) esto permite que se pueda limpiar bien. También en el último horno que hicimos, no estuvimos cuidando este particular... el resultado (negativo) está a la vista

Segunda fase

La loza de cemento



Para cerrar la base, nosotros construimos una loza de cemento de 10/15 cm de espesor, con una mezcla de 4 partes de arena y 1 de cemento con piedras y cascotes abundantes. Antes hay que hacer la armadura con hierros de construcción del 8 o del 10.
Para poder poner hierro y cemento, lo mejor es construir un andamio con madera de descarte (encofrado) que se quitará una vez secado el cemento de la loza.

Tercera fase


Aislación inferior



En un horno de barro, una de las cosas más importantes es la no dispersión y el almacenamiento del calor. Los materiales que tienen este tipo de efecto son: Lana de vidrio (cara pero la mejor), arena, vidrio picado, sal gruesa y la tierra (lo más barato pero menos efectivo)

Arriba de la loza, seguir con unos treinta centímetro de pared de ladrillo, formando un hueco que se llenará con el material elegido, hasta formar una superficie bien aplanada y a nivel, que cubriremos con una carpetita de cemento de aprox. 3 cm

Cuarta fase


El piso



Si hasta ahora fuimos trabajando para armar sólida y rápidamente nuestra estructura, ahora llamaremos nuestro personaje más preciso, porque todos los errores cometidos en la construcción de un piso de un horno de barro, los reencontraremos cada vez que ingresaremos en él, una bandeja o una pala; ni hablar si decidimos cocinar la pizza directamente arriba de los ladrillos.

Usar ladrillos refractarios de muy buena calidad y tierra refractaria, agregando una décima parte de cemento, para pegar los ladrillos, que se dispondrán con muy poco espacio entre sí.
El resultado de dicha operación, es una base que mirándola con el ojo bien cerca del ladrillo de una esquina, se vea sin huecos ni protuberancias.

Quinta fase

El compás 3D



Que querés que diga... a mí personalmente me emociona este momento... el piso liiiiiso liso, con esos ladrillos color arena... listos para implementar el brazo de los hospitales africanos...

Empezamos otra vez a construir:

Trazando las diagonales de la base del horno, marcamos el centro en la intersección de las líneas. Agujerear con una mecha para cemento de 10 mm. que hospedará un taco para tirafondo, siempre de 10mm.
Ahora, hay que ser creativos y encontrar una bisagra que se pueda atornillar a la palanca de madera de un lado y al piso (con el tirafondo) del otro.
Verificar que el brazo se mueva bien, sea horizontalmente que verticalmente como en el dibujo. Del otro lado de la palanca, clavamos una maderita que sea del mismo tamaño del lado largo de un ladrillo refractario. La idea, es poder usar la palanca, no solamente como medida, sino también como apoyo del ladrillo mientras se coloca (los beneficios se van a notar cuando la bóveda empieze a cerrarse).

Sexta fase


La boca del horno



Cortar en forma de medialuna dos maderas, de la dimensión que queramos dar a la entrada de nuestro horno; aproximativamente, el ancho será la tercera parte del diámetro del horno, mientras que para el alto será la quinta parte; distanciamos las dos tablas, entre si, unos diez centímetros, con espesores de madera.
Apoyamos esta construcción justo en el centro del lado frontal del piso y ponemos los ladrillos (siempre pegados con la mezcla de tierra refractaria y cemento) todo al rededor de las maderas.

Séptima fase


La bóveda



Empezamos a poner los ladrillos fila por fila, desde un lado al otro de la boca del horno. De alguna forma (arreglensela) hay que dejar ahora el agujero para la chimenea que tendrá de diámetro la mitad del ancho de la boca del horno.
Seguir poniendo ladrillos completando cada vez el círculo, usando siempre el compás 3D y la mezcla de tierra refractaria y cemento.

No vamos a poder cerrar toda la bóveda con el sistema del compás 3D.
Cuando falten más o menos unos cuarenta centímetro de diámetro, para cerrar el horno, los ladrillos empezarán a no aguantar más la pendiente, es el momento de sacar el compás 3D de los hospitales africanos y construir un pequeño andamio que llegue justo al nivel de la parte baja de la última hilera de ladrillos. Con arena, se hace una montañita bien redonda que simule la proyección del compás 3D, para que se pueda seguir poniendo ladrillos apoyándolos arriba de la arena, hasta poner (bien a presión) el último ladrillo arriba de la bóveda.

No se bien que decir respecto a cual sea el mejor dibujo para cerrar una bóveda, cada vez fue distinto y supongo que para nosotros así va a ser para siempre, lo que es seguro, es que una vez cerrada la bóveda, también si todavía la tierra refractaria no se ha secado,se puede subir arriba del horno, que no se va a romper.

Octava fase

chimenea y aislación



Al rededor del agujero empezar a construir la chimenea (redonda o cuadrada es lo mismo) lo mejor es que no sea menos de un metro y medio de altura.

Teniendo nuestra linda bóveda bien construida, cubrir toda la superficie de la misma, con una buena capa de tierra refractaria.

Lo que tenemos que hacer ahora es seguir la linea de ladrillos-comunes de la base, hasta llegar veinte centímetro más arriba de la parte más alta de la bóveda.
Al rededor de la bóveda sería indicado poner una buena capa de lana de vidrio, botellas llenas de arena (prescindible) y tierra hasta llegar al nivel de los ladrillos.

Cerrar con una buena carpeta de cemento y...



Novena y última fase

¿prender el horno?

¡NO!

Hay que dejar secar dos o tres días y después ir prendiendo un fueguito mínimo. No para que caliente, sino para que siga secando.

Repetir la operación por tres días y...

ahora sí

¡prender el horno!



La mejores comidas que vi en mi vida estuvieron echas en horno de barro

Fuente http://www.willaldea.com.ar/revista/numero-1/Horno-barro.htm
0
0
0
1
0No comments yet
      GIF
      New