Popular channels

Corea del Norte, el paraíso del adoctrinamiento



Corea del Norte, el paraíso del adoctrinamiento


El régimen intenta evitar que la población sepa lo riquísima que es Corea del Sur.

NAIARA GALARRAGA (ENVIADA ESPECIAL) Pyongyang 7 SEP 2014 - 00:29 CEST23


Viajeros en el metro de Pyongyang el pasado lunes. / Wong Maye-E (AP)


Yun Nam Il, un diminuto chaval de 15 años con pañuelo rojo al cuello y los pantalones sujetos con un cinturón a doble vuelta, acababa de llegar tras un día en tren a Mangyongdae para visitar la choza en la que nació Kim Il-sung, fundador de la dinastía norcoreana. Cuando los periodistas extranjeros lo abordaron, una mujer se colocó a su espalda y sin recato le susurraba al oído antes de cada respuesta. Él declaró que de mayor quiere “ser un soldado que defiende al mariscal Kim Jong-un”. Es el eslabón más burdo del sofisticadísimo sistema de control social y de la información impuesto para que nadie descubriera que la vecina Corea del Sur es riquísima. Su PIB per cápita es 20 veces el norcoreano (800-900 dólares, según el experto Andrei Lankov, autor The Real North Korea: Life and politics in the Failed Stalinist Utopia). En las Alemanias la diferencia era de uno a tres.

Los norcoreanos tienen prohibido viajar al extranjero, casarse con foráneos, requieren autorización para viajar en el país. La televisión solo emite propaganda, noticias —saben de las guerras de Ucrania y Gaza, también del ébola— y películas, pero solo autóctonas o de las extintas Unión Soviética y de la Alemania comunista. Hasta los noventa el aislamiento era tal que creían vivir en un paraíso.

Pero hay fisuras crecientes. Preguntar al foráneo sobre Corea del Sur ya no es tabú. Proliferan los DVD piratas de telenovelas surcoreanas, en la frontera con China se puede alquilar un móvil para hablar con el extranjero, si te descubren con una radio manipulada (todas tienen el dial sellado) cabe evitar el castigo con un soborno. Existe una intranet autóctona como sucedáneo del inaccesible Internet.

Pero el terror a la delación es constante. Uno de cada 40-50 adultos es un informante a sueldo, estima Lankov. Existe vigilancia vecinal (los inminban son grupos de 20-40 familias que se vigilan unos a otros) y social: todos pertenecen al partido único, al sindicato, la liga juvenil o la de mujeres. La disidencia es inexistente porque el castigo es cruel hasta el infinito. El acusado, y toda su familia, son internados en campos de prisioneros. Con unos 100.000 es el país que tiene proporcionalmente más prisioneros políticos.


(No encuentro el código para insertar el video de la primera fuente, lo siento)


*Nota relacionada.

El escaparate de Corea del Norte, el país más impenetrable del mundo


7 SEP 2014 - 11:38 CET



Estudiantes cruzan un puente sobre el río Taedong en Pyongyang, la capital de Corea del Norte, a finales de agosto tras participar en acto multitudinario en un estadio. En la ciudad viven 2,5 millones de fieles al régimen, (el 10% de la población del país) de familias que han demostrado absoluta lealtad a la dinastía de los Kim durante generaciones.




El parque acuático Munsu, en Pyongyang, es uno de los proyectos grandiosos construidos por Kim Jon-un desde que heredó el poder absoluto de su padre a finales de 2011. Tiene cascadas, toboganes, piscinas cubiertas y al aire libre en los que cientos de críos, mujeres y hombres chapoteaban a finales de agosto.




Dos norcoreanas fotografían los caballos en el recién inaugurado club hípico de Pyongyang a finales de agosto. Trotar media hora cuesta, según el listado de precios expuesto, 40.000 won a un adulto y la mitad a los niños. Es una cifra que supone entre 5 y 10 veces el salario medio.




Réplica de la plaza Kim Il-sung en el parque temático abierto en 2012 en la capital norcoreana, fotografiada el 31 de agosto. La plaza real, presidida por sendos retratos de Kim Il-sung (fundador de la dinastía) y de su hijo Kim Jong-il, es el corazón de Pyongyang y el escenario de las conmemoraciones y grandes desfiles militares.




Una empleada de la Casa de Estudio del Pueblo posa con sendos ejemplares de 'El Quijote' en coreano (a la izquierda) y de 'Cien años de soledad' a finales de agosto. La biblioteca alberga unos 30 millones de volúmenes y cientos de personas acuden allí a diario a buscar información en la Intranet local. Los norcoeranos no tienen acceso a la red global de Internet. Como todos los norcoeranos adultos, la bibliotecaria luce un retrato del líder en la solapa izquierda.




Estas nuevas torres de viviendas se alzan sobre el río Taedong, que divide la capital norcoreana. Pyongyang, donde existen rascacielos, parques cuidados y calles impolutas, es el escaparate del régimen. Allí viven los más leales y, aunque es la ciudad con los mejores servicios, también padece cortes de electricidad.




Varias pasajeras y una revisora en el metro de la capital de Corea del Norte, construido hace cuatro décadas, a finales de agosto. Ahora tiene dos líneas que suman casi 20 paradas. Pero los visitantes extranjeros solo pueden viajar entre dos estaciones, entre Puhung y Yong Gwang. El billete cuesta 5 won. Los autobuses y los tranvías van abarrotados, las colas son largas y se ven algunas bicicletas (que cuestan el salario de 2-3 meses). En los últimos años ha aumentado el tráfico de coches.




Una norcoreana fotografía con su móvil uno de los combates de lucha libre celebrados en Pyongyang el fin de semana pasado, veladas con las que el régimen pretende retomar la diplomacia del deporte.




Una vecina de Pyongyang camina el lunes pasado por la plaza Kim Il-sung de la capital norcoreana. La proliferación de los mercados paralelos a la economía estatal (de venta o trueque de lo producido en huertas particulares) y los negocios de las empresas mixtas con extranjeros han generado una mejora económica que es visible en la ciudad. Como todos los norcoeranos adultos, la joven luce un retrato del líder en la solapa izquierda.




Varios norcoreanos consultan la Intranet local en el Palacio de Estudio del Pueblo, en Pyongyang, a finales de agosto. La red global de Internet es inaccesible desde el país asiático.




Un grupo de escolares de visita a la plaza Kim Il-sung el lunes 1 de septiembre practica su inglés con una foránea. Los niños norcoreanos son de talla menor a los surcoreanos como consecuencia de la brutal hambruna de finales de los noventa, que mató a unas 600.000 personas, según las estimaciones más reciente, y la persistente escasez de comida.




La proliferación de los mercados paralelos a la economía estatal ha derivado en la aparición de algunos coches de lujo, como este BMW aparcado ante un restaurante de Pyongyang a finales de agosto. El color de la matrícula indica que el automóvil es de propiedad estatal. Los del Ejército llevan matrícula negra; los de empresas mixtas, roja y los diplomáticos, azul.
0
0
0
0No comments yet