Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?




1. Los joiníes, miembros de una secta religiosa originaria de la India, tenían formas muy curiosas de suicidarse: se cortaban trozos de su propia carne y se los ofrecían a las aves de rapiña. Pero su variante preferida era morir de inanición. Estas y otras prácticas de autosacrificio se recomendaban en textos sagrados de los siglos XIII al XVII.




2. Algunas clínicas japonesas están especializadas en devolver la virginidad a las mujeres
mediante una sencilla y barata operación quirúrgica.




3. Las babosas son las reinas de la fiesta en el pueblo de Monte Río. Esta población californiana
se ve invadida una vez al año por gran cantidad de estos gasterópodos, y sus habitantes los
aprovechan para diversas competiciones, como la carrera de babosas, y la elección de
superbabosa: el ejemplar más grande es vestido con una capa púrpura y paseado por la ciudad
sobre un cojín, acompañado por la música de la película Rocky. El acto más popular es el
concurso de cocina: las babosas sirven de ingrediente principal en cócteles, potajes y platos de
pasta. Gana la receta más original y sabrosa.




4. En algunas culturas de la antigüedad se solía enterrar a personas vivas en los cimientos de las
futuras construcciones, para proteger el edificio de posibles infortunios. Cuentan que, cuando fue
levantada la ciudad de Tavoy, en el sur de Birmania, colocaron un delincuente en el hoyo de cada
poste, para alejar a los malos espíritus. Este rito también fue utilizado por los druidas.




5. La marihuana era de uso común en las reuniones sociales de la antigua Roma.




6. Entre los tre-ba del Tibet, todos los hijos del mismo padre compartían una única esposa. Así
que sólo celebraban una boda por familia en cada generación.




7. En el siglo XV, los trabajadores de los molinos sustituían los granos de trigo que los clientes
llevaban para hacer harina, por una mezcla indigesta de polvos minerales y cartílagos de sepias y
calamares secos. Es uno de los primeros antecedentes conocidos de la adulteración.




8. Antes de la batalla, los centuriones romanos se hacían la manicura y se depilaban el vello de
las piernas.




9. Las mujeres de Nápoles salían desnudas a la azotea de sus casas, con la esperanza de que la
Luna les hiciera aumentar el tamaño de los senos.




10. Algunos patricios romanos, como Craso, César y Pompeyo, tenían fortunas personales que se
acercaban al presupuesto anual militar del Imperio, estimado en 500 millones de sestercios. En la
actualidad, la mayor fortuna individual de los Estados Unidos no se aproxima ni de lejos al presu-
puesto militar de este país.




11. Segun los japoneses nuestra personalidad está determinada por el grupo sanguíneo, no por nuestro signo astral, según un estudio del psicólogo japonés Takeji Furukawa. Las personas de tipo 0 resultan ser los mejores empleados; las de tipo B se corresponden con gente flexible y amante de la libertad, y los de tipo A se encuentran a gusto en ambientes muy estructurados.




12. Las mujeres de los indios Pies Negros, originarios de la actual región canadiense de Edmonton,
mostraban su luto por un familiar fallecido cortándose el pelo muy corto. Si el fallecido era el
marido o un hijo -no una hija-, no sólo se cortaban el pelo, sino también una o más falanges de
los dedos, y se desgarraban la piel de las pantorrillas.




13. Una receta de belleza recogida en el Anangaranga, famoso libro erótico hindú, recomienda a
las mujeres que se pinten el rostro con cenizas procedentes de piras funerarias, recogidas dentro
de un cráneo humano.




14. El vello corporal se considera tan obsceno en Japón que, incluso en las revistas eróticas, el del
pubis se tapa siempre con un rectángulo negro.




15. En la corte de Luis XV de Francia, se creó la figura del portacorbatas, un criado cuyo único
cometido era abrocharle y desabrocharle la corbata al rey.




16. En la Grecia clásica, para saber si una mujer era estéril o no, se colocaba un ojo en la vagina; y
si al día siguiente le olía la boca a ajo, la mujer se consideraba fértil. De lo contrario, se creía que
sus conductos vitales estaban cerrados.




17. Antes de la llegada de los conquistadores españoles, las víctimas sacrificadas y devoradas
cada año por el pueblo azteca oscilaban entre 15.000 y 250.000, según los expertos.




18. Un 20 por ciento de los profesores norteamericanos de biología todavía cree que los hombres y
los dinosaurios convivieron en la misma época, a pesar de que hubo entre ellos una separación
de más de 60 millones de años.




19. Hasta hace muy poco, y siguiendo la tradición hinduísta, las niñas podían ser obligadas a
casarse a partir de los nueve meses después de la pubertad, es decir, a los ocho o nueve años.
Esta forma de matrimonio resultaba un cruel infanticidio, como lo confirma el censo oficial del
gobierno británico en la India realizado en 1921, donde se registraron 3.200.000 jóvenes muertas
durante el año anterior a causa de las brutalidades sexuales a las que fueron sometidas por sus
propios esposos.




20. La palabra fornicar deriva del latín fornice, que significa curvatura interior de un arco, ya que
bajo las bóvedas de los puentes y callejones era donde se podían alquilar los servicios de las
prostitutas romanas.




21. En la España de Felipe III, los juegos de naipes estaban prohibidos por la ley. Sin embargo,
eran muy populares en todas las clases sociales, e infinidad de españoles se entregaban a los
mismos con gran afición... entre ellos el propio monarca.




22. En el antiguo Egipto, los días se dividían en buenos, amenazadores y nefastos, según los
hechos que en ellos hubieran ocurrido durante la época en que los dioses moraban en la Tierra.
En los días nefastos la gente no podía bañarse, montar en barca, viajar, comer pescado ni nada
que viniera del agua. Tampoco se debía matar una cabra, un buey o un pato. Otros días era
recomendable no tener trato carnal con mujeres, so pena de infección. Y otras veces, era mejor
no escuchar canciones alegres ni pronunciar el nombre del dios Seth, que tenía fama de
pendenciero.




23. En las primeras carreras de caballos, los jefes de las tribus del desierto africano obligaban a
sus équidos a pasar días sin beber una gota de agua, para después soltarlos, sin jinete, en las
proximidades de un abrevadero. El primero en llegar era el vencedor.




24. En Turín, ciudad del norte de Italia, más de 40.000 personas rinden culto al diablo.




25. A los indios sirionó del Alto Amazonas, en Bolivia, les trae sin cuidado copular delante de otras
personas, pero se mueren de vergüenza y pueden ser severamente castigados si son
sorprendidos comiendo en público.




26. Las mujeres arapesh de Nueva Guinea nunca sienten dolores menstruales. Al parecer, esto se
debe a que permanecen horas sentadas en un trozo de corteza de árbol húmeda; el frío y las orti-
gas con las que se rozan involuntariamente anulan la sensación de dolor.




27. Las madres de la tribu pondos de Sudáfrica están deseosas de que sus hijos se casen con
tantas mujeres como les sea posible, ya que las recién casadas pasan a ser auténticas esclavas
de la suegra.




28. En los harenes sudaneses, tras la pérdida de la virginidad de las concubinas a manos de los
amos, éstos, para ponerlas a salvo de los instintos de los eunucos - que conservaban su órgano
reproductor -, les colocaban en el interior de la vagina una vara de bambú de 30 centímetros que
se sujetaba con correas a las piernas de la mujer.




29. En las islas Molucas, en el archipiélago de Indonesia, la caza de cabezas sólo puede hacerse
por detrás, ya que, si el agresor ve la cara del oponente, matarlo sería un asesinato.




30. Los chinos adiestraban a los ciegos para la práctica del masaje con doble intención. Por una
porte, se pensaba que los invidentes tenían más desarrollado el tacto y, por otra, podían tratar a
la clientela femenina sin pudores.




31. Uno de los platos preferidos de los hadzas, población cazadora-recolectora de Tanzania, es la
carroña. Ésta se considera un manjar.




32. Cuando iban al mercado, los verdugos de la antigüedad no podían poner las manos sobre la
mercancía, y tenían que hacer la compra provistos de una vara, con la que señalaban lo que
deseaban comprar. Ello se debía al rechazo que hacia ellos sentía la mayoría de sus
conciudadanos.




33, En el siglo XIV, el calzado de moda en Europa era un zapato puntiagudo llamado pontaine, con
punteras que se alargaban varios centímetros, y acababan en forma de garra de pájaro, o pico de
águila. Algunos incluso tenían forma de pene, lo que motivó que los papas Urbano V y Carlos V
de Francia prohibieran su uso a los católicos. Pero ni ellos pudieron parar la desvergonzado
modo, que se prolongó durante varios años.




34. En la antigua Grecia, las mujeres no comían con sus maridos, sino que permanecían recluidas
en el gineceo, habitación para mujeres que estaba situada en la parte posterior de la viviendo.
Las únicas mujeres que podían sentarse a la mesa de los varones eran las hetairas, cortesanas
de alto nivel.




35. El 27 de agosto de 1896, estalló entre Gran Bretaña y Zanzíbar - hoy parte de Tanzania - una
guerra que duró 38 minutos








GRACIAS POR COMENTAR