Check the new version here

Popular channels

El cañón Gustav Gerät




El cañón K (E) Gustav Gerät o también conocido como cañón Dora fue un inmenso cañón ferroviario de largo alcance, con un calibre de 800 mm. Construido en Essen (Alemania), fue utilizado durante la Segunda Guerra Mundial contra las fortificaciones de la ciudad de Sebastopol, en la península de Crimea. Hasta el día de hoy, es la pieza de artillería más grande que se ha construido jamás.

Características y dotación

El mayor cañón jamás construido tuvo una vida operativa de 13 días, durante los cuales disparó un total de 48 proyectiles. Necesitaba un convoy ferroviario de 25 vagones para ser transportado, 1.400 hombres de dotación y 3 semanas para ser montado.

La cantidad de mano de obra necesaria para ensamblar el “Dora” era enorme. Cada uno de los 80 cm K (E) tenía un destacamento completo de no menos de 1.420 hombres al mando de un coronel. Este disponía de su propio cuartel general y personal de planificación. La dotación principal era de alrededor de 500 hombres, la mayoría de ellos necesarios para el complicado proceso de mantenimiento y manejo de la munición. Una vez en acción, estos 500 hombres permanecerían junto al cañón, pero el resto del personal estaba formado por varias unidades auxiliares, incluyendo una de inteligencia para determinar qué objetivos debían bombardearse. Otro importante número de tropas estaba destinado a los dos batallones de artillería antiaérea ligera, que siempre acompañaban al cañón cuando viajaba y que se encargaban además de algunas tareas de ensamblaje. Una vez que el cañón estaba en posición, estos batallones antiaéreos procuraban que no se acercaran intrusos por el aire. Dos compañías de centinelas patrullaban constantemente el perímetro de la posición (en una ocasión, estas compañías fueron rumanas) y en todo momento había un pequeño grupo de ingenieros civiles de Krupp que trataban los aspectos técnicos del monstruo e instruían a los soldados. Las tropas ferroviarias y el personal administrativo de costumbre completaban la dotación.

Incluso usando este pequeño ejército, llevaba entre tres y seis semanas el ensamblar el cañón con la ayuda de las dos grúas puente de 10 t que habían sido diseñadas especialmente para la tarea. Sólo el situar correctamente el material necesario para el ensamblaje ya era una tarea maestra de planificación ferroviaria, pero de alguna manera se logró llevarla a cabo y a principios de 1942 el “Dora” estaba listo, junto con el resto del dispositivo de asedio y toda la voluminosa cantidad de munición necesaria.

Hay que recordar que se ordenó la construcción de 3 piezas, de la cuales se terminaron 2 y solo una entró en acción. A la pieza de artillería K(E) 80 cm se le denominó "dora" y hay que diferenciar entre las 2 piezas que se terminaron Gustav y Dora. "Gustav" fue la única que entró en combate durante el Sitio de Sebastopol (1941-1942) y "dora" fue enviada stalingrado pero no llegó a entrar nunca en acción.


Historia

Durante siglos, el propósito de las maquinarias de asedio ha sido el bombardear una fortaleza situada hasta rendirla o abrir una brecha para que pudieran penetrar las tropas de asalto. Los alemanes estaban dispuestos a repetir este procedimiento a escala masiva. Procedente de todos los rincones de Europa, el ejército alemán reunió un enorme parque de artillería de todos los tipos, desde los cañones de campaña de pequeño calibre hasta los obuses de gran calibre anteriores a la Primera Guerra Mundial. Algunos eran alemanes originalmente, pero otros eran viejas piezas capturadas y a estas se añadieron los adornos de los cohetes y la artillería superpesada. En esta categoría entraban los morteros autopropulsados de 60 cm conocidos como Karl-Gerät y el último golpe de propaganda representado por el primer uso operacional del “Dora”.

Retirada del servicio activo

No hubo nada más que hacer para el “Dora”. Pasó algún tiempo en el campo de tiro de Rugenwalde disparando ocasionalmente proyectiles de demostración y siendo utilizado para las pruebas de algunos nuevos proyectiles anti-fortificación, y en un momento dado se habló de cambiarle el cañón de 800 mm por otro de 520 mm para aumentar su alcance. Este proyecto no se llevó a cabo, como tampoco otro para montar el cañón de 800 mm en un afuste autopropulsado con orugas para que pudiera utilizarse en batallas urbanas. Se invirtió un esfuerzo considerable en la planificación de esta estrafalaria idea antes de abandonarla, aunque no era más impracticable que el proyecto original del 80 cm K (E), que absorbió una inmensa cantidad de hombres y material de todo tipo, todo para disparar 48 proyectiles sobre las anticuadas fortalezas de Crimea.

En mayo de 1945, los componentes del “Dora” estaban dispersos por toda Europa Central. Los transportes ferroviarios cuidadosamente planeados habían sido atacados constantemente por aviones aliados y las piezas que todavía estaban intactas fueron destruidas por sus propias dotaciones y abandonadas para el asombro de los Aliados. Hoy, todo lo que queda del “Dora” son algunos proyectiles en museos.










































0
0
0
0No comments yet