Check the new version here

Popular channels

El horror del genocidio en Ruanda






El horror del genocidio en Ruanda 20 años después




Una mujer que agoniza intenta amamantar a su hijo junto a cientos de cadáveres en el campamento de refugiados Munigi. Entre abril y julio de 1994, unas 800.000 personas, casi todas de la minoría étnica tutsi, fueron asesinadas por la etnia hutu.





Cráneos y huesos de un grupo de personas que fue masacrada en una iglesia, lugar donde habían buscado refugio. La matanza empezó luego de que el avión del presidente ruandés, el hutu Juvénal Habyarimana, fuera abatido sobre Kigali, la capital del país. Al día siguiente fue asesinado el primer ministro, también de la etnia hutu.





Un ruandés debilitado por la desnutrición apoya la cabeza en una repisa en un campo de refugiados abarrotado de huérfanos en Ndosho, Zaire.





Cientos de refugiados hutus descansan cerca de una carretera y del campo de refugiados de Mugunga. Luego de la muerte del presidente y del primer ministro, sus reemplazantes de la etnia hutu elaboran listas de personas que deben ser eliminadas, en su mayoría tutsis, pero también hutus que se niegan a participar en las matanzas.





Ropa de quienes buscaron refugio en una iglesia y fueron masacrados. Al inicio de la operación se cortaron las calles de Kigali, mientras los milicianos y militares revisaban las casas en busca de tutsis.





En poco tiempo las masacres se extendieron a todo el país, provocando la huida de millones de personas.





Hombres mujeres y niños fueron asesinados a machetazos o destrozados por granadas y obuses.





Un hombre amputado camina junto a tres hombres que se protegen del frío en un campamento de refugiados.





En apenas 48 horas, las ciudades fronterizas zaireñas de Goma y Bukavu vieron llegar a 1,2 millones de refugiados ruandeses, que vivían en miserables condiciones.





Un hombre y un niño permanecen heridos luego de una trifulca por comida en un campo de refugiados.





Un niño se cubre la nariz debido al hedor que emanan los cadáveres.





Una niña refugiada mira una fosa común donde decenas de cuerpos han sido sepultados.





Un soldado de Zaire inspecciona las armas que fueron confiscadas a las tropas del gobierno de Ruanda.





Miles de ruandeses que escaparon de la masacre reciben alimentos en un campo de refugiados.





Una niña hutu en un paso fronterizo de Zaire (hoy República Democrática del Congo.





Un gigantesco campo de refugiados instalado en Tanzania.





Refugiados ruandeses cruzan la frontera de Tanzania





Una ruandesa que lleva a un niño en la espalda se derrumba en una carretera que conecta el campo de refugiados de Kibumba y Goma.





Niños refugiados ruandeses suplicaron a los soldados de Zaire que los dejen pasar. Antes de que los uniformados cerraran la frontera sus madres la habían cruzado.





Refugiados ruandeses hutus que se alojan en el campamento de Mukaruka esperan el transporte para regresar a Kigali.





Cráneos de algunas víctimas de las masacres son exhibidos en un museo de Kigali.





Restos de parte de los más de 2.000 tutsis que murieron masacrados en la iglesia del pueblo de Nyarubuye.





Museo que recuerda el genocidio de Ruanda.



0
0
0
0No comments yet