Check the new version here

Popular channels

"El horror del orfanato católico"

"Yo era como una niña rechazada. Iba de hogar de cuidado en hogar de cuidado. Fue una niñez muy dura.

"Pero cuando llegué al orfanato vi crueldad más allá de lo que podía imaginar.

"Yo era parte de un grupo de niñas y arribamos en la mañana.

"Nos desnudaron para revisarnos. Ahí estaba esa monja con una gran olla que contenía una cosa blanca y una brocha. Nos pintó de pies a cabeza con una suerte de loción, en caso que tuviésemos piojos o algo así.

"Luego nos llevaron a desayunar, y nos dieron avena. Pero era una avena con grandes grumos. Me dieron náuseas y vomité. Me sentí físicamente enferma. Y de repente me dieron un manotazo en la cabeza y escuché un grito que me dijo: ¡Cómetela toda!"

"Ese fue el primer día".

Este es el relato de "Irene Kelly" de lo que fue su experiencia en el instituto dirigido por la Iglesia católica en Dublin, Irlanda, desde los 6 a 11 años de edad, durante la década de los 60.



"eventualmente me llevaron a la guardería. Pero ahí fue donde comenzaron a abusarme sexualmente. Llegó un punto donde ya no podía aguantar más esa situación. Así que un día decidí meter mis dedos dentro de un enchufe de corriente.

Lo único que recuerdo es que desperté y estaba un doctor al lado de mi cama. El doctor me preguntó por qué lo había hecho.

Yo le dije que por toda la crueldad y el dolor. Y una monja me interrumpió y le dijo al médico: "se lo dije, esa niña es un demonio. El diablo está dentro de ella".



Todo era caos recuerda Irene.

"Bebés llorando todo el tiempo, por dolor o por hambre o porque querían que alguien los cargara. Aun puedo escuchar esos gritos y llantos", rememora.

Para ella, la Iglesia católica debería estar avergonzada de lo que ha ocurrido.

"Han destruido la vida de tantas generaciones de niños. Nunca quise una familia, ni casarme o tener niños, porque para mí el mundo era un sitio cruel", refleja Irene.

Pero todo dio un vuelco cuando quedó embarazada por primera vez.

"El sentimiento de ese bebé me cambió. Me pregunté cómo alguien podía abusar de un ser tan pequeño que depende de ti para todo".

"Estaba asustada de ser mamá. De herirlo o ser una mala madre".

Al pensar en las otras niñas que pasaron por lo mismo y otras personas que han sufrido este tipo de experiencias, Irene advierte que hay ayuda disponible para aprender a vivir con ese pasado lo mejor posible.

"Soy una sobreviviente, y me siento mucho mejor conmigo misma. Y a cualquiera que tenga miedo de confrontar lo que vivió le diría que es muy difícil empezar y toma mucho tiempo llegar a sentirse feliz, pero yo lo he logrado. Hoy me siento feliz".

Irene es autora de un libro titulado "Pecados de una Madre", donde cuenta toda su experiencia en el orfanato de Irlanda.

0No comments yet