About Taringa!

Popular channels

El monstruo del Mar Caspio

Siguiendo la linea de surrizola.

El monstruo del Mar Caspio

A finales de los años 60 un satélite de la CIA detectó la presencia de un extraño objeto que se desplazaba a toda velocidad sobre superficie del mar Caspio. En las aldeas del lugar, algunos pescadores kazajos decían haber visto una espantosa criatura que volaba sobre las aguas. El satélite mostraba una sombra de dimensiones descomunales, que se movía con enorme facilidad en todo tipo de superficies; tan pronto se encontraba sobre la costa como cruzaba el mar a una velocidad endiablada. Sin saber aún de qué se trataba, los americanos empezaron a hablar del “monstruo del Mar Caspio”.



Años después, los servicios de inteligencia descubrirían que se trataba de un gigantesco aerodeslizador diseñado por los científicos soviéticos. Un híbrido entre el avión y el barco con 92 metros de eslora, 36 de envergadura y un peso aproximado de 450 toneladas.




El aparato había sido construido para aprovechar el denominado “efecto suelo”, el mismo que aprovechan las aves para planear sobre el agua. Se desplazaba a una altura indetectable para los radares a velocidades superiores a los 500 km/h. También era capaz de desplazarse sobre tierra, en superficies relativamente planas. Le bastaba aumentar ligeramente la potencia de sus motores para elevarse unos 300 metros, sortear todos tipo de obstáculos y lanzar sus misiles contra el objetivo.



El verdadero nombre de aquellos prototipos era el de "ekranoplanos", vehículos revolucionarios que combinaban las mejores cualidades de los hovercrafts y los aviones. En los siguientes años los soviéticos diseñaron diferentes modelos que les permitirían desplazar a largas distancias a centenares de soldados y carros de combate en un tiempo récord.







Finalmente, fue la falta de medios y la caída de la Unión Soviética lo que abocó a estos dinosaurios a la desaparición.

Video:



Mas info:

Durante la guerra fría todo era incertidumbre. Que nuevas armas desarrollar y que posibles defensas ante las mismas podría desarrollar el enemigo. Prueba de ello era que por un lado estaban los ICBM, que en caso de usarse, no habría que preocuparse por nada más. Aún así se desarrollaron otras variantes de misiles y formas de transportarlos, por si acaso el enemigo había creado una defensa efectiva contra ellos. Cualquier idea que fuese mínimamente interesante se estudiaba y en caso de ser factible se llevaba acabo para estudiar su viabilidad y aplicaciones en el ámbito militar.

La URSS, y concretamente su armada, decidió prescindir del portaaviones y edificó su doctrina naval sobre otros pilares como los submarinos y aviones. Un aspecto de la armada es su capacidad de transporte, y es que el agua es el medio por el que mayores cargas se transportan, si bien no permite grandes velocidades. En contrapartida están los aviones que permiten grandes velocidades pero menor carga. Estos además requieren de aeropuertos, limitándose así su operatividad, sobre todo en territorio enemigo.

La tendencia natural siempre ha sido unificar en un solo sistema las mejores características que ofrezcan varios. Para el transporte de tropas, logística y concretamente desembarcos anfibios, la URSS se decantó por los hovercraft que permitían la transición del medio líquido al sólido sin complicación alguna. No obstante estos no dejaban de estar limitados. Lo ideal sería un aparato que combinase alta velocidad, gran capacidad de carga y autonomía. Estaba claro que para obtener la velocidad, había que partir del avión y modificarlo. Se comenzó a estudiar que aspectos limitaban a los aviones en cuanto a carga y autonomía. Por un lado estaban las turbulencias alares o vórtices que se forman en las puntas de los planos y que restan rendimiento al aparato. Eston tienen forma de cono y su vértice se ubica en la punta del plano. Por otro se encuentra el hecho de que toda la energía de los motores transformada en velocidad va a parar a la sustentación que es la que posibilita que el avión se levante del suelo.

El primer problema tenía fácil solución, pegar al avión a la suelo de forma que al volar a escasos metros, los 2 vórtices se neutralizasen contra la superficie. La solución del segundo llegó de la mano de este. Crear un colchón de aire entre las alas y la superficie de forma que generase una presión que podríamos definir como una sustentación artificial. Los helicópteros consiguen este efecto de forma natural al impulsar el aire con sus palas, pero en cuanto alcanzan cierta velocidad o hay viento este desaparece. Por su parte, los hovercrafts poseen una gran “bolsa” que evita que ese aire se disemine sin control. El nuevo vehículo tenía que desarrollar un nuevo sistema para lograr crear ese colchón. La solución se obtuvo colocando los motores (O parte de ellos) en la zona delantera, con el fin de que la masa de aire desplazada, convenientemente orientada hacia abajo (Lo que ya de por si generaba cierta fuerza ascensional), se metiese entre las alas y la superficie. Con esta configuración nacían los Ekranoplanos.

Estos poseían en las alas unos grandes flaps, de forma que cuando el avión se encontraba en reposo, estos estaban en contacto con el agua. Al iniciar los motores (Reactores, con el fin de crear un flujo mas contundente), los gases entraban bajo el ala y se topaban con lo flaps que les impedía continuar su camino, lo que generaba una gran presión que empujaba el conjunto hacia arriba a la vez que lo impulsaba. También, en la cola había motores, pero estos con la tarea exclusiva de impulsar. Cuando conseguía cierta velocidad al efecto del colchón de aire se le sumaba el de la sustentación y el ekranoplano se despegaba del agua y de la resistencia que le ofrecía. En ese momento dejaba de ascender para así neutralizar los molestos vértices. De ese modo podía recorrer grandes distancias, alcanzar velocidades de crucero de hasta 630 Km/h (Máximas de hasta 1000 Km/h) y transportar grandes cargas. De paso al tener una cota tan baja evitaba el radar.

El desarrollo real de estos vehículos comenzó en la URSS en los años 60. Para finales de la década estaba listo el primero. Las pruebas se realizaron en el Mar Caspio. La CIA, en su afán de catalogar cualquier nuevo “chisme” de los rusos lo fotografió quedando estupefacta. ¿Qué aparato era ese que con grandes dimensiones desarrollaba altas velocidades y a la vez podía operar tanto en tierra como en agua? Al menos un hidroavión no parecía. Con sus 92 metros de longitud, de ahí le vino el famoso nombre de “Monstruo del Caspio”. Con él quedó patente que la idea funcionaba. Al frente del proyecto estaba el ingeniero Rastolav Alexeyev, especializado en temas navales y aeronáuticos. No tardó en desarrollar un nuevo ekranoplano destinado a transporte de tropas y mercancías, el Orlyonok.

No obstante, era la guerra fría, y eso era sinónimo de “pongámosle armas nucleares a todo”. Ejemplo de ello era el David Crockett, un cohete estadounidense de reducidas dimensiones y un alcance a la par que portaba una cabeza táctica de escasa potencia. Podía ser transportado y armado por unos pocos soldados. De vuelta a los ekranoplanos, los soviéticos decidieron que este nuevo sistema podría ser una excelente plataforma nuclear, lo que dio lugar al Lun. Este además de la capacidad de transporte, tenía la de portar hasta 6 tubos lanzamisiles que podían equipar misiles de crucero, antibuque o nucleares de medio y corto alcance. Para el uso de estos se preveía la capacidad de remontar la cota hasta los 300 metros para realizar un ataque efectivo para después volver a la superficie.

No obstante la armada rusa no llego a poner demasiado entusiasmo en la nueva plataforma, por lo que se fabricaron unas pocas unidades. Con la llegada de la crisis económica, el proyecto fue definitivamente cancelado. Por su parte, un gran número de los ingenieros y científicos han abandonado el país en busca de mejores expectativas laborales, concentrándose un gran número en Estados Unidos, donde se han iniciado varios programas para explotar este concepto, principalmente a nivel civil. Un ejemplo de la aplicación de esta tecnología en occidente es el proyecto Pelican ULTRA (Ultra Large TRansport Aircraft).

Finalmente comentar que pienso que esto es una prueba patente de que al igual que la industria militar saca partido de toda innovación científica, también ofrece avances útiles para la sociedad.

Fuente: http://www.portierramaryaire.com/foro/viewtopic.php?t=74
12Comments
      GIF