El Poderoso Dolar

¿Que podemos comprar, adquirir o rentar al rededor del mundo con un dolar?

Pues bien linces celestiales de la pradera dorada... He aquí algunas posibilidades al rededor del mundo.

En Groenlandia te alcanza para 1 litro de gasolina.



En Venezuela, dependiendo del automóvil, podría alcanzarte para llenar un tanque de gasolina.


En Zimbabue puedes adquirir una gran variedad de productos. En Harare, en el mercado popular se ofrece de todo, desde ropa hasta alimentos, todo por un dólar



En Canadá es posible comprar una manzana orgánica por 1 dólar.



En Haití puedes conseguir cuatro platos de arroz.



En Bélgica una caja de goma de mascar.



En Brasil una torta con mortadela.



En Australia serás capaz de hablar durante un minuto en un teléfono celular.



Mientras que en Honduras puedes ir a cualquier punto de la ciudad.



En la ciudad italiana de Ganji puedes alquilar una casa por un día.



En Finlandia puedes usar un baño público.



En Dinamarca puedes comprar una barra de chocolate Kinder maxi.



En Jordania eso mismo te alcanza para una lata de Pepsi, una bolsa de papas fritas con aire y, para el postre, un chocolate.



En Japón te alcanza para comprar un onigiri.



En Indonesia puedes enviar las bolas de arroz por un tubo y comprar una comida decente.



En China puedes beber una botella de cerveza local (con un sabor terrible, dicho sea de paso).



En la República Checa te alcanza para beberte tres tarros de cerveza en un supermercado.



En el Reino Unido un snack de huevo de codorniz en escabeche.



En Vietnam te alcanza para dos docenas de huevos de codorniz.



En Egipto puedes hartarte con seis sándwiches de falafel.



En Portugal puedes tomarte una taza de espresso.



En Suiza, por un dólar eres merecedor a una pequeña rebanada de su prestigiado queso.



En Tailandia un curry verde tailandés con arroz.



En Kenia te alcanza para 8 bolas de repollo, 4 tomates y 4 cebollas.



En Irlanda para una bolsa de papas fritas.



En Nepal puedes probar un famoso platillo autóctono.

Y... Finalmente...

En Noruega no te alcanza para nada.


CREO QUE ME QUEDO CON LA REPÚBLICA CHECA... POR LA CERVEZA Y CLARO

POR DENISE MILANI