El próximo Windows, es el 10

Ni Windows 9, ni solo Windows. Microsoft ha decidido saltarse un puesto en la numeración, y bautizar a su nuevo sistema operativo como Windows 10. La razón para este sutil pero llamativo cambio de nombre la ha ofrecido el propio Joe Belfiore, vicepresidente de sistemas operativos en la compañía. Estas son sus palabras:

Es por el producto en sí. Cuando veas Windows 10 funcionando en plenitud, estarás de acuerdo con nosotros en que es un nombre mucho más apropiado.


En definitiva, que el número 10, aunque solo sea por sus connotaciones de máxima puntuación, es más redondo en términos de marketing. Sonar, al menos, suena muy bien.

Minutos antes, el jefe del equipo Windows, Terry Myerson, bromeaba con el nombre que iba a recibir el nuevo producto. Myerson comentaba que Windows 9 era el nombre más lógico porque Windows 1 ya estaba hecho. Finalmente, ambos responsables de Microsoft han descartado completamente que las futuras versiones de Windows vayan a llevar el nombre de grandes gatos salvajes.

Ya es oficial. Windows 10 se acerca, y es el Windows diseñado para gobernarlos a todos, un único sistema operativo para ordenadores portátiles o de escritorio, convertibles, tabletas y smartphones. Windows 10 llega a mediados de 2015, pero probablemente lo que quieras es ver el botón de inicio en toda su renovada grandeza. Aquí está.


Este es el aspecto del nuevo menú de inicio. ¿Cómo funciona? Pues, básicamente, lo hace exactamente igual que el venerable menú de inicio en Windows 7, pero añadiendo los también útiles iconos con información en vivo de Windows 8 a la parte derecha. La barra de la parte inferior permite realizar búsquedas universales.



También es posible mover y escalar a voluntad las baldosas del menú inicio...


...o cambiar las dimensiones y forma de todo el menú de la manera en que creamos conveniente como si fuera una ventana más.



El menú de inicio no es ni mucho menos la única nueva función de Windows 10. ¿Recuerdas la característica que permitía a las ventanas de Windows 7 adaptar su tamaño a un lado u otro de la pantalla según las movíamos? Esa función es ahora mucho mejor. Por ejemplo, si desplazamos el calendario hacia un lado, sus dimensiones se ajustan automáticamente para ocupar la parte de la pantalla que necesita para ser útil.



Si abrimos otra ventana y la unimos a la anterior, su tamaño se adapta de forma automática al espacio existente. Esa función se llama Snap Fill.


Por el contrario, si llevamos alguna de las aplicaciones hacia una esquina. El asistente Snap Assist nos sugiere con qué otras aplicaciones abiertas podemos llenar ese hueco. Práctico.



Si pulsamos Comando + Tab, la pantalla nos muestra todas las aplicaciones activas en ese momento, y debajo de ellas, los escritorios virtuales. Hemos intentado arrastrar una aplicación para cambiarla de un escritorio a otro, pero parece que esa función todavía no está integrada.




Un detalle interesante es que Windows 10 puede ejecutar aplicaciones en escritorios remotos. El software ejecutado desde la nube aparece diferenciado en la barra de tareas mediante una barra inferior. Ninguno de los equipos que hemos podido probar en el breve tiempo que nos ha dejado Microsoft tenía habilitada la barra charms o la interfaz táctil porque, de hecho, ninguno era táctil. Habrá que esperar un tiempo antes de poder probar el nuevo Windows detenidamente cuando esté más completo.