El pueblo debajo de una roca y otros lugares extraños reales

El mundo nos suele dar muchas sorpresas cuando viajamos, tanto agradables como bastante decepcionantes. Sin embargo, no siempre la imaginación humana es capaz de idear qué es lo que le espera a la vuelta de la próxima esquina. A continuación les presentamos los lugares que parezcan locos e imposibles incluso a un viajero experimentado



1. Un islote en forma de corazón en Fiji. Incluso tiene un pequeño hotel.



2. Setenil de las Bodegas. Una ciudad en España cuyos 3.000 residentes viven debajo de una roca.



3. El Parque Nacional de Yosemite, en California (EE.UU.). Se extiende a través de las laderas orientales de la cadena montañosa de Sierra Nevada y tiene en promedio una elevación de 600 a 4.000 metros.



4. Una capilla en la Antártida hecha con contenedores de transporte marítimo.



5. Una cueva marítima en las Islas de Apóstolos, en Wisconsin (EE.UU.). Sin duda, algo más exótico que un habitual paseo por el parque.



6. Una ciudad secreta en la Roca de Peloponeso (Grecia): desde afuera, casi no se nota.



7. La ciudad secreta de la Roca del Peloponeso desde el interior.



8. Un lugar para acampar en Indonesia, en Blue Hill, en la ciudad de Tenggarong.



9. Aldeas flotantes en Tailandia.



10. Las cuevas de Frasassi. Es una red de cavernas cársticas en el municipio de Genga, Italia. Su 'Grotta Grande del Vento' tiene un área de más de dos millones de m3, lo que le podría permitir contener el Duomo de la Catedral de Milán.



11. La ciudad para los amantes del azul: Jodhpur. Es la segunda ciudad mayor del estado de Rajastán, en el noroeste de la India. Históricamente, el azul era el color con que se pintaban sus casas los brahmanes, aunque muy pronto fue adoptado por las otras castas también por su supuesta capacidad de ahuyentar al calor y a los mosquitos. Actualmente, las nuevas construcciones se siguen pintando de azul por motivos turísticos.



12. El Sótano de las Golondrinas, en el poblado de Aquismón en el estado de San Luis Potosí en México. Es una cueva de origen cárstico de 512 metros de profundidad. Tiene fama de ser la caverna vertical más bella del planeta.