el sueño de todo taringuero, ser un colgante