Canales populares

Escalofriantes fotos históricas que nunca viste





Las fotos antiguas, históricas, poseen de por sí un aire enrarecido, incluso cuando el tono de la imagen es feliz. Será por el blanco y negro, la sensación del sepia, el aspecto desgarrado o directamente dañado de la imagen… o quizá se trate sencillamente de la noción del tiempo que se fue, para nunca regresar. Te presentamos algunas de las fotografías históricas más impactantes, que ponen los pelos de punta:




El cuerpo de un soldado soviético congelado, apuntalado por los combatientes de Finlandia con el fin de ahuyentar a las tropas soviéticas.






La pierna de John Bentley, de 92 años de edad, se encuentra entre las cenizas. Presuntamente murió por el fenómeno de la combustión humana espontánea. El fuego se limitó al baño e hizo un agujero en el suelo.







Si bien la imagen no es en sí escalofriante, el evento que retrata sí que lo es: el dueño de un hotel se encuentra vertiendo ácido en la piscina, mientras en ella se encuentran personas negras. Sucedió en Estados Unidos, en 1964.





La última fotografía de Regina Kay Walters, una niña de 14 años, retratada por el asesino serial Robert Ben Rhoades, antes de matarla en una cámara de torturas, que construyó dentro del acoplado de un camión de 18 ruedas.





Esta es la cabeza momificada de una monja, recordada por haber sido la primera en ser poseída por un espíritu diabólico.






Este es el aspecto de un soldado de las fuerzas confederadas, tras sobrevivir a la prisión de Andersonville Camp, una vez finalizada la Guerra de Secesión.






Este es el torso de un sobreviviente de la explosión nuclear de Hiroshima.






Horatio Gordon Robley posa junto a su colección de cabezas momificadas de maoríes tatuados, también conocidos como Mokomokai.





Si bien esta imagen técnicamente no está 'photoshoppeada', es en realidad un engaño. Sin embargo, es impresionante ver cómo se las arreglaron para embaucar a la gente de tal manera, en 1937.





Esta es la imagen del corazón momificado de Auguste Delagrange, después de haber sido traspasado con la estaca que se ve a un lado. Fue ejecutado en 1912, acusado de ser un vampiro que mató a unas 40 personas.





No es sabido qué sucede realmente en esta imagen, que retrata a un ventrílocuo y su muñeco, ambos igualmente espeluznantes.





Un espía ruso, sonriendo justo antes de ser ejecutado, en Finlandia, en 1942.








sígueme!
0No hay comentarios